Los motores con turbo modernos, ¿es necesario dejarlos enfriar al ralentí?

turbo
Los motores con turbo modernos, ¿es necesario dejarlos enfriar al ralentí?
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras

La fiabilidad del turbo es una de las principales preocupaciones de muchos conductores. ¿Es bueno dejar que se enfríe al ralentí para evitar averias?


«Tengo entendido que, al hacer un viaje largo, se debe dejar el motor al ralentí durante un espacio de tiempo corto (1 o 2 minutos) para que el turbo baje la temperatura y se lubrique. Un amigo me dice que no; que los turbos modernos llevan un sistema que hace que, aunque paremos el motor, el turbo siga girando y lubricándose hasta que se enfría. ¿Quién tiene razón?» M. Castillejo (Valencia)

Más información

Respuesta de Álvaro Sauras, Jefe Técnico de Autofácil: Manuel, tienes tú razón… y tu amigo, en cierto modo, también. Los turbos de los motores gasolina se calientan más que los de los diésel, porque los gases de escape de un diésel salen mucho más fríos. Debido a esto, el calentamiento de los turbos y el oil cooking (la degradación del aceite debido al calentamiento cuando deja de circular al apagar el motor) es un problema propio de motores de gasolina.

Turbo Garrett

En segundo lugar, los turbos no se calientan por hacer viajes largos o cortos, sino por la potencia que está desarrollando el motor y, así, bastan dos minutos rodando en circuito para dejar el colector de escape y el turbo de un motor de gasolina al rojo vivo. De momento, ningún coche lleva un sistema de circulación de aceite para el turbo que siga manteniendo el caudal del mismo una vez que se apaga el motor. Tampoco hay ningún sistema que mantenga al turbo girando con el motor apagado. Pero algunos coches utilizan tecnologías para refrigerar el turbo tras apagar el motor.

La técnica más rudimentaria es el siphoning, que confía en la convección que se produce debido a la diferencia de temperatura en el fluido de refrigeración y que consigue cierta circulación natural del agua de refrigeración. Funciona, pero la mejor es la que emplean los motores con bomba eléctrica de agua, en los que el agua se puede mantener circulando tras quitar el contacto. En ambos casos, lo que se refrigera es la camisa exterior de árbol del turbo, y no directamente el aceite y los cojinetes del turbo.