Qué tener en cuenta cuando vas a comprar un coche de segunda mano

coches usados
Qué tener en cuenta cuando vas a comprar un coche de segunda mano
Autofácil
Autofácil
Adquirir un coche de segunda mano no es una tarea fácil, y es que intervienen una gran cantidad de factores: su estado en general, el kilometraje, si tiene alguna carga fiscal... sigue estos consejos para comprar un coche de ocasión con todas las garantías.

Sabemos que comprar un coche de segunda mano es un proceso largo y complicado. Hay mucha oferta y, una vez que hemos elegido el vehículo que nos interesa, hay que revisar una serie de puntos o pautas para comprobar que dicho coche está en buenas condiciones, o por el contrario este no cumple con la descripción que habíamos visto en el anuncio.

En este artículo repasaremos una serie de consejos a tener en cuenta cuando vayas a comprar un coche de ocasión. Desde qué coche elegir, qué mirar a nivel estético, en el interior o en el motor o a qué organismos recurrir para comprobar si el vehículo que vamos a adquirir tiene algún tipo de embargo fiscal o embargo.

1. Investiga sobre el coche que vas a comprar

Ya has elegido el coche que quieres. Ahora, lo que tienes que hacer es investigar y buscar información sobre dicho modelo. Así, cuando te veas con el vendedor podrás preguntarle acerca de su estado y obtener información clave.

Busca si el modelo en particular sufre algún tipo de fallo o avería habitual y pregunta si ha pasado los mantenimientos oficiales. Esto puede ayudarte a valorar si es una unidad interesante o, directamente, ir a buscar otro vehículo de segunda mano.

2. Comprueba el exterior

Un vistazo al exterior del vehículo es el primer filtro para hacernos una idea de cómo está el coche. Los desperfectos visibles obviamente te ayudarán a conseguir un precio algo más bajo. Sin embargo, hay que ir más allá y comprobar el estado de los elementos clave: comprueba que las ventanillas funcionan correctamente, que las puertas abren y cierran sin problemas o el estado de los neumáticos.

Echando un vistazo más exhaustivo, puedes comprobar el estado de la pintura, si ha perdido la laca o si esta cuenta con pequeñas burbujas. Nuestra recomendación es que al vehículo le dé la máxima luz posible, así podrás ver mejor los posibles desperfectos.

3. También hay que fijarse en el interior 

Una vez te hayas fijado en el exterior, toca echar un vistazo al interior del vehículo. Un truco para comprobar que el coche tiene los kilómetros que su propietario o vendedor dice es fijarse en elementos como el volante, los pedales o la palanca de cambios. Si estos elementos están muy desgastados puede que el coche tenga más kilómetros de los que marca el odómetro de los que aparece en el anuncio.

Tienes que probarlo todo: intermitentes, luces, limpiaparabrisas, el equipo de sonido. No te cortes, acciona todos los mandos para ver si estos funcionan y comprueba que el sistema de climatización cumple con su función. Por último, mira el maletero y la zona donde se aloja la rueda de repuesta (si la tiene).

4. Abre el capó 

Aquí deberás comprobar el nivel de aceite, de refrigerante y del líquido de frenos y que no hay fugas de ninguno de estos líquidos. Por último, comprueba el estado de las correas, ya que si están muy desgastadas puede significar que ese coche no ha seguido el plan de mantenimiento estipulado por la marca.

No obstante, si tienes dudas siempre puedes consultar con un mecánico para que lo inspeccione y diagnóstique posibles averías.

5. Prueba el vehículo 

Intenta probarlo en un recorrido que alterne carreteras convencional, autopista y ciudad. Así, podrás probar el coche en diferentes escenarios para ver si tiene algún fallo. Comprueba que el motor responde bien y no echa ningún humo raro, que no hay crujidos procedentes de la dirección.

También es esencial que pruebes el tacto de los frenos o el embrague. Si al frenar notas el pedal con un tacto demasiado blando, que el coche no mantiene la trayectoria o que la dirección tiembla podría indicar algún problema.

6. Las suspensiones 

Comprueba si tiene bien la suspensión: Con el vehículo parado, apóyate en cada una de sus esquinas y empuja hacia abajo. Si está bien, volverá a su posición inicial y no oscilará más; si no, esto indica que no están bien. También puedes circular por una carretera bacheada: si notas que las ruedas ´rebotan´ demasiado, habrá que sustituir los amortiguadores. Inspecciona visualmente los anclajes de la suspensión para localizar posibles roturas.

7. Vigila el humo del escape 

Con el vehículo a 50 km/h en segunda marcha, mantén esa velocidad unos segundos y luego acelera a fondo. Si sale humo azulado (indica consumo de aceite), el motor está desgastado; si es blanco, falta carburante en la combustión; si es negro (en los diésel es normal que sea de este color), el sistema de alimentación no está en buen estado, pues consume demasiado combustible.

Por otro lado, y cuando el motor alcance su temperatura normal, detente y déjalo a ralentí. La temperatura no debe subir. De lo contrario, existe un problema de refrigeración.

8. La caja de cambios es clave

En marcha, comprueba que al accionarlo no se escuchan ruidos extraños ni que notas resistencias fuera de lo normal. Reparar una caja de cambios puede costar 1.500 euros aproximadamente, mientras que una nueva te costará desde 3.500 euros.

9. Pregunta por el libro de mantenimiento 

No todo el mundo lleva su coche a un servicio técnico oficial, aunque es recomendable preguntar por el libro de mantenimiento para ver su historial de revisiones. En caso de no tenerlo, puedes probar suerte con las facturas. No todo el mundo las guarda aunque, de tenerlas, te dirán en qué talleres ha estado el coche y qué revisiones o averías ha tenido.

10. Pide un informe a Tráfico

Este punto es muy importante antes de decantarte por la compra del vehículo, y es que si el vendedor acumula algún tipo de deuda o carga fiscal en el coche y no te lo dice, podrías tener algún problema. Por eso, debes solicitar un informe a Tráfico en el que aparece si el coche está embargado o precintado.

También es importante en este punto que la información del coche proporcionada por el vendedor coincida con los datos que tiene Tráfico. Así, podrás ver los km reales que tiene, si ha pasado o no la ITV o la fecha de la primera matriculación, entre otras cosas.

 

Noticias Coches de Ocasión

reserva de dominio

Todo lo que debes saber sobre la reserva de dominio: la clave en la transferencia de vehículos

Por lo general, en la compraventa de vehículos el proceso a seguir es siempre el mismo. Un propietario, profesional o particular, trata de vender un vehículo y busca un comprador para ello. En ocasiones, el comprador acude al negocio o directamente contacta por cualquier vía. Si las condiciones son adecuadas para ambas partes, se procede con una transferencia de titularidad y se procede con el pago correspondiente.

Autofacil