La casa americana continúa potenciando a su deportivo estrella. Esta versión solo está homologada para circuito y posee 640 CV y pesa 73 kg menos que el modelo de calle.

Dodge Viper SRT10 ACR-X, un trueno con ruedas

01 viper acr x press
estática
Autofacil
Autofacil


No todo en el motor actual es híbrido y ecológico. Afortunadamente, los «animales» de Chrysler han vuelto a crear un coche no apto para mentes con consciencia ecológica y , en general, para gente en su sano juicio. Ya tienen lista la versión para circuito del Dodge Viper SRT10. Las siglas SRT obedecen a Street Racing Technology, es decir, a la división deportiva de Dodge y el 10 es por su motor V10. ACR es un acrónimo de American Club Racer. Todos estos acrónimos nos indican que estamos ante un vehículo diseñado específicamente para la competición, destinado a probar su valía en varias copas monomarca de la casa americana (Viper Racing League).

En el video puedes oír el atronador ruido que provoca el 8.4 litros V10, el cual se ha potenciado para entregar 40 CV más que el SRT10 estándar. El coche en conjunto ha adelgazado 73 kg respecto al modelo de calle. La potencia máxima son 640 CV con un par motor máximo de 793 Nm a 5.100 r.p.m. Más que suficiente para competir en los eventos de la National Auto Sport Association (NASA Proracing) e incluso en categorías superiores como el GT.

Al ser un coche de circuito, se ha montado una estructura antivuelco, asientos deportivos y en general han mejorado la aerodinámica. Asimismo, el depósito está protegido y las suspensiones son específicas para circuito. El escape no posee ningún tipo de limitación, como puedes comprobar en el video.

El régimen máximo de giro de motor es de 7.000 r.pm y el velocímetro marca 355 km/h de velocidad máxima. Su tiempo en Laguna Seca es tres segundos más rápido que el Viper de calle. Lo mejor de todo es su precio: 75.000 euros de puro veneno americano.