500 € de media

Ahorra dinero practicando una conducción eficiente

2012 10 10 IMG 2012 10 10 132531 056337600 1237975828
Comprobar las presiones con frecuencia es fundamental para consumir poco combustible
Autofácil
Autofácil
Un estudio del fabricante de neumáticos Continental revela que el 40 % de los conductores europeos admite no tener ni idea de cómo se puede realizar una conducción más eficiente, que ahorre combustible. Si eres uno de ellos, te damos algunos consejos.


El mismo informe calcula que cada conductor podría ahorrar 500 euros de media poniendo en práctica técnicas que permiten gastar menos combustible; en total, un 20 % menos de gasto anual -un país como España ahorraría más de 1.000 millones de euros-. El desconocimiento acerca de cómo practicar una conducción más eficiente choca con las nueve de cada diez personas a las que preocupa el aumento de los precios de los carburantes. Algunos conductores llegan a tener miedo de que la escalada de precios les obligue a dejar de usar su vehículo.

El estudio también preguntó por los aspectos que más peso tienen en la decisión de compra de un coche para los europeos: La protección del medio ambiente es tenida en cuenta por un 56%; el 78% estaría dispuesto a comprarse un híbrido, el 71% un bio-diesel y el 61% un eléctrico puro.

Si quieres ahorrar dinero mediante una conducción eficiente, recuerda revisar la presión de los neumáticos con cierta regularidad: Hacerlo cada dos semanas es una buena frecuencia. Una presión adecuada reduce la resistencia a la rodadura, lo que a su vez disminuye el consumo de combustible. Tampoco te olvides de comprobar el correcto alineado y equilibrado de las ruedas. Si sueles llevar bultos en el techo, remolques, etc, cuando no los necesites procura retirar todos los elementos que sólo sirvan para fijar la carga, pues el ahorro de peso puede llegar a reducir el consumo un 10 %. Y, por supuesto, sé precavido: Planifica los trayectos de antemano y procura estar atento a las noticias sobre el tráfico.

Si tu coche es moderno, una vez al volante y con el motor arrancado, no esperes para ponerte en marcha. Con los motores de los últimos años no hace falta respetar una fase de calentamiento. Antes de salir, tampoco utilices el calor del motor para quitar el hielo del parabrisas en invierno: Usa mejor una rasqueta, con la que no gastarás ni una gota de combustible. Respetar los límites de velocidad también te hará ahorrar dinero: Como ejemplo, circular a 110 km/h supone un 9 % más de consumo que hacerlo a 90 km/h. Pasa lo mismo con la distancia de seguridad: Respetarla no sólo te evitará accidentes, sino también frenadas bruscas con las que se desperdicia energía y harán que necesites más para reanudar la marcha. Acelera siempre con suavidad y circula en la marcha más larga posible -eso sí, sin hacer sufrir al motor-. Y, finalmente, cuanto menos pongas el aire acondicionado, menos consumirás