Debido al descenso de la contaminación

Finalizan las restricciones de tráfico en Madrid

contaminacion1 2
Finalizan las restricciones de tráfico en Madrid
Victor Delgado
Victor Delgado
Las restricciones de tráfico que tuvieron lugar el sábado en Madrid ya han sido levantadas debido al descenso de la contaminación.


Este pasado sábado 10 de marzo el Ayuntamiento de Madrid activó el escenario número 2 del Protocolo Anticontaminación para la capital de España. Debido a ello, la limitación de velocidad para circular por la M-30 y los accesos a Madrid era de 70 km/h, mientras que quedaba totalmente prohibido estacionar en las plazas y horario del SER -con las consabidas excepciones de vehículos ‘verdes’, residentes, servicios esenciales, etc.-. Pues bien, la medida tomada por el consistorio ha funcionado y los valores de contaminación han descendido. ¿El resultado? El final de las restricciones hasta nuevo aviso.

Así las cosas, las estaciones de medición han registrado un descenso en los niveles de dióxido de carbono en el aire, lo que unido a las previsiones meteorológicas de los próximos días, que anuncian diversas lluvias en la capital de España, ha llevado al Ayuntamiento a levantar las restricciones con las que comenzó en los últimos días laborables de la semana pasada -recordemos que ya el viernes 9 de marzo se limitó la velocidad máxima en la M-30 a 70 km/h, fruto de la activación del escenario número 1-. Y es que durante este sábado ni los parquímetros ni las aplicaciones de estacionamiento para el SER expendían tiques; además, informaban sobre la prohibición de aparcar.

Recordemos que la alta concentración de gases contaminantes en Madrid ha hecho que la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, ya haya puesto en marcha estas medidas en otras ocasiones. En caso de que hubiese continuado la contaminación tras el sábado de restricciones, se habría activado el escenario número 3 del Protocolo Anticontaminación: solo podrían haber circulado por la ciudad los vehículos con matrícula par o impar -esta medida ya fue experimentada por los madrileños a finales de diciembre de 2016-.