Visión de futuro

Evos Concept: El Ford que lo sabe todo sobre ti

evos 1
ford evos concept tres cuartos
Autofacil
Autofacil


ford evos concept tres cuartos

Con unas dimensiones de 4,50 metros de largo, 1,97 metros de ancho y 1,36 m. de altura, se situaría en el segmento C de los compactos, pero frente a éstos resulta mucho más ancho. Su deportividad se aprecia en la posición adelantada de capó y parabrisas, pero los pilares en los que se sostiene este último quedan mucho más atrasados. Además, el Evos Concept presenta puerta con apertura de alas de gaviota, como los GT clásicos. Los parabrisas delantero y trasero quedan unidos por el techo panorámico, componiendo entre todos ellos una amplia superficie acristalada.

Al abrirlas, se entra en un interior de solo cuatro plazas, dentro del cual se han ensayado una serie de tecnologías para los Ford de los próximos años. Por ejemplo, el coche es capaz de reconocer al conductor y adaptar los controles de dirección y motor al estilo propio de quien se pone a los mandos. En lugar de investigar a un retrato robot de conductor, Ford ha optado por buscar formas de que los distintos reglajes casen con cada uno. El asiento del conductor viene en un llamativo color rojo.

Y además también monitoriza el estado del conductor: Cansancio, condición física… Incluso accede a los datos de calidad del aire y evita recorridos complicados para los alérgicos… O bien regula el fitro del coche en función de las exigencias puntuales. La otra innovación es la conectividad del coche con nuestra casa: El Evos es capaz de apagar las luces del garaje cuando partimos o seguir con el programa de radio que estábamos escuchando en nuestra cocina.

El sistema híbrido enchufable del Evos Concept es el mismo que montará el C-Max Energy, que llegará a Europa en 2013. En la práctica, funciona como un eléctrico «range extender»: El principal modo de funcionamiento es el motor eléctrico, pero para optimizar el consumo de energía y contribuir a la carga de las baterías puede echar mano del de combustión. El propio vehículo sabría cuándo hace falta echar mano del motor de combustión, obteniendo una autonomía de más de 800 km. Ahora está por ver cuántas de estas tecnologías pasan a la producción en serie y cuánto habrá que esperar.

Galería de imágenes