Prueba Land Rover Defender Bowler 2022: un paso previo al Dakar

7 Prueba Land Rover Defender Bowler 2022: un paso previo al Dakar
Prueba Bowler Defender 2022
Richard Meaden
Richard Meaden
¿Sueñas con atravesar dunas y participar en las larguísimas etapas del Dakar? Tal vez, la Bowler Defender Challenge sea el primer paso para conseguir tu objetivo.

Si eres de los que se imagina circular a más de 300 km/h rumbo a la primera chicane de la recta de Mulsanne, con las barreras y los árboles convertidos en una imagen borrosa en tu visión periférica, o si en una reunión a través de Zoom haces garabatos de coches de carreras cuando deberías estar tomando notas, entonces probablemente tengas claro por dónde empezar. Algo como un Radical sería el primer paso lógico hacia Le Mans, de igual forma que el karting y, después, la Fórmula Ford son los primeros peldaños de la escalera hacia la Fórmula 1.

¿Pero qué pasa si sueñas con dunas y larguísimas etapas del Dakar, contigo al volante? ¿Qué pasa si el BRX Hunter que probamos hace un tiempo es tu idea de cúspide de la competición? Probablemente debas empezar por algo como la Defender Challenge. Este campeonato monomarca de siete carreras combina rallyes tradicionales como el Trackrod de Yorkshire, en Inglaterra, con otros de montaña más extremos.

Bowler Defender Challenge interior

Participé en el Scottish Borders Hill Rally en 2014 y honestamente no me he reído nunca tanto, mientras al mismo tiempo trataba de ser competitivo. La combinación de rodar a fondo por cortafuegos y secciones técnicas de día y de noche, que ponían a prueba la tracción al límite (y mis nervios), me pareció una verdadera aventura.

Eso fue en el antiguo coche de la Defender Challenge, que era… interesante de conducir. Basado en un Defender 90 de serie, con motor 2.2 turbodiésel, era increíblemente capaz sobre terreno exigente, pero ir rápido podía resultar aterrador y había que mantener a raya el sobreviraje, puesto que de otro modo podía darte un gran latigazo, enroscarse y posiblemente hasta volcar. Este nuevo coche de la Defender Challenge es muy diferente.

Al igual que la generación anterior, este Defender ha sido construido por Bowler, famoso por crear iconos de los raids como el Wildcat y el Nemesis. Drew Bowler, fundador de la compañía, desgraciadamente murió en 2016, y cuando en 2019 Jaguar-Land Rover adquirió Bowler, me preocupó un poco que se convirtiera en una división olvidada dentro de la empresa. Por suerte, no parece ser el caso y hay varias caras conocidas en la presentación del nuevo coche, todos entusiasmados de asegurar que Bowler sigue siendo muy independiente, pero ahora tiene un acceso muy valioso a las instalaciones de desarrollo y pruebas de JLR.

Bowler Defender Challenge

Claramente han aprovechado dichas instalaciones… ya que, aunque a primera vista el coche de la Challenge parece un Defender de serie con pegatinas y mayor altura (25 mm, por si te interesa), cambian muchas cosas. Al abrir la puerta del conductor, y antes incluso de entrar, puedes apreciar que se han recortado 71 mm de la parte inferior de la puerta para permitir que la protección de bajos de aluminio, de 6 mm de grosor, envuelva los umbrales de las puertas.

También hay otras mejoras bajo la carrocería del Defender, ya que se han reforzado las torretas de suspensión y los subchasis delantero y trasero, hay nuevos soportes para el motor y la caja de cambios y, lógicamente, una jaula antivuelco FIA en el interior. Se han integrado faros adicionales delante y detrás, las llantas Bowler de 18 pulgadas son un 25 % más resistentes, hay amortiguadores Fox a medida, se ha aumentado la capacidad de refrigeración y, para redondearlo todo, se ha instalado la mayor hilera de eyectores de agua para el limpiaparabrisas que he visto nunca.


El motor es un cuatro cilindros turbo de gasolina, con 300 CV, y el cambio es automático de ocho velocidades.


Si calculas todo el ahorro de peso de vaciar el vehículo original, y añades todos los elementos metálicos adicionales, el resultado es un coche que pesa más o menos lo mismo que el de serie. El motor 2 litros Ingenium de gasolina y cuatro cilindros, así como el cambio automático de ocho velocidades, apenas se han tocado, así que hay 300 CV y 535 Nm de par. No es la motorización de competición más excitante, pero se traduce en un razonablemente rápido 0 a 100 km/h en 6,7 segundos.

Ir sentado tan alto, aunque encajado en el asiento baquet y atado por el arnés, es una sensación extraña al principio. De hecho, el ambiente del habitáculo es curioso ya que está vaciado y casi al desnudo, pero se mantiene casi toda la estructura del salpicadero, incluida la gran pantalla táctil. Con el aire acondicionado encendido, sin duda, resulta un lugar más espacioso y cómodo en el que pasar tiempo que la versión antigua.

Bowler Defender Challenge

Uno de los cambios que podrías no apreciar inicialmente es que Bowler ha retrasado todo el salpicadero hacia el habitáculo para hacer hueco a los refuerzos adicionales y para colocar el selector de marchas más a mano del conductor. No es que necesites usarlo una vez pones el Defender en modo Drive, ya que hay una única leva al estilo WRC tras el volante, que puedes usar para cambiar de marcha (empujas para bajarla y tiras hacia ti para subirla), o simplemente puedes dejar que la caja trabaje por sí sola para concentrarte en el terreno que hay por delante. Esta última opción puede sonar a herejía para algunos, pero me imagino que viene muy bien al principio cuando tienes mucho a lo que acostumbrarte.

Desde luego hay gran variedad de terrenos en la pista de pruebas preparada por Bowler: desde asfalto hasta profundas roderas y algunos saltos. Te sientes muy lejos de la superficie que recorres, pero cuanto más tiempo pasas al volante más aprendes a confiar en el Defender y entiendes que sencillamente no tienes que sentir gran parte de lo que pasa debajo de ti. Te apoyas en las roderas y puedes tomarte grandes libertades en muchos de los vértices. Los saltos resaltan el buen trabajo que hacen los amortiguadores, ya que los aterrizajes están perfectamente controlados.

Incluso cuando el coche coge un poco de ángulo en el aire, a más de 100 km/h, todo se mantiene en calma cuando las ruedas vuelven a tocar tierra. En una curva a izquierdas sobre asfalto, rápida pero ciega, el Defender desliza un poco más en cada vuelta, pero cuando cargas la suspensión puedes sentir que el apoyo está ahí. Todo se mantiene sorprendentemente plano e, incluso cuando empieza a sobrevirar, la velocidad de la dirección y la respuesta del chasis permiten mantener a raya el derrape con facilidad.

Bowler Defender Challenge

Puedes tomarte libertades y, aunque en ciertos momentos has de ser paciente y dar cierto margen debido al peso y la altura del vehículo, lo puedes conducir de forma agresiva. No debería ser ninguna sorpresa que la conducción del nuevo coche de la Defender Challenge sea tan buena.

Cuando conduje el 110 de serie en África, el año pasado, encontré un cómplice muy predispuesto al ser conducido de manera agresiva en arena o pistas de grava. Un 90 normal con este motor cuesta 65.000 euros, así que es lógico que con todo el trabajo adicional, necesites pagar casi el doble por esta versión de Bowler. El precio, no obstante, también incluye la inscripción y la asistencia para el Campeonato Defender Challenge, y creo que este es un vehículo con el que podrás hacer más aventuras en los años posteriores, incluso algunas en las que acabes codo con codo con coches como el BRX.


El habitáculo vaciado mantiene mucho del 90 de serie, incluida la chocante pantalla táctil.


Aunque los fríos y embarrados parques de asistencia introductorios de Inglaterra, Gales y Escocia puedan parecer a un mundo de distancia de los calurosos y arenosos vivac del Dakar, en mi experiencia, como primer escalón seguirán siendo toda una aventura.

Bowler Defender Challenge

Ficha técnica Land Rover Defender Bowler Challenge

  • Motor: 4 cilindros en línea, 1.984 cm3, turbo
  • Potencia: 300 CV a 5.500 rpm
  • Par: 535 Nm a 1.500-4.500 rpm
  • Peso: 2.200 kg
  • Relación peso-potencia: 7,3 kg/CV
  • Aceleración 0-100 km/h: 6,7 segundos
  • Velocidad máxima: 193 km/h (aprox.)
  • Precio: 117.000 euros (incluye inscripción y asistencia en las 7 carreras de la Defender Challenge 2022)

 

Land Rover Defender

0 Comentarios