Sí, pero en determinadas ocasiones

¿Puede un coche de carreras circular por la calle?

Miguel Tineo
Miguel Tineo
Si alguna vez has coincidido con el recorrido de un rally, es probable que te hayas preguntado si es legal que estos coches de carreras circulen por la calle. Y sí lo es, pero con muchas restricciones.

Los coches de carreras son coches de carreras. Por eso, su mecánica, su carrocería o hasta sus neumáticos son específicos para competir. Y eso hace que, lógicamente, no cumplan con la tarjeta de Inspección Técnica del coche de serie. Si se trata de un coche específico para circuitos, da exactamente igual, porque nunca circularán por carretera abierta. Pero, en el caso de los rallyes o de los raids, estos coches tienen que moverse entre los tramos cronometrados por carretera abierta, circulando a la vez que el resto de usuarios de la vía, que suelen ser totalmente ajenos a la carrera.

renault clio rallye rias baixas

Si quieres un coche nuevo con descuento haz click aquí

Por eso mismo, todos los coches de rallyes y de raids deben tener su homologación correspondiente para competir. Y, aunque la tienen, suele ser tan diferente respecto al coche de calle del que derivan que, directamente, en la tarjeta de la ITV se indica que es un coche expresamente de competición y que no cumple con todo lo que sí cumple el modelo de calle.

Así las cosas, y con el reglamento de circulación en la mano, los coches de rallyes y de raids no podrían circular por la calle en ninguna ocasión. Sin embargo, existen dos situaciones en las que sí pueden hacerlo, siempre y cuando tengan seguro en vigor, impuesto de circulación al día y, también, hayan superado la ITV (que es específica para los coches de competición: se controla el alumbrado, el número de chasis, el correcto estado de suspensiones, rótulas, etc…)

Citroën C4 Loeb WRC

El primer supuesto es en el propio recorrido del rallye. Estos coches compiten en tramos cronometrados y cortados al tráfico pero, para ir de uno a otro, circulan por vías abiertas al tráfico. Ahí tienen permiso para circular sin problema, siempre siguiendo las mismas normas de tráfico que cualquier otro conductor.

El otro supuesto es que pueden circular para ir desde el lugar donde estén (una casa, un taller, una nave…) hasta el lugar donde comience el rallye. Siempre que sea en el recorrido de ida y de vuelta al rallye, estos coches pueden moverse libremente durante 48 horas antes y después de la carrera en sí. De nuevo, deben respetar todas las normas de circulación como cualquier otro coche, y deben llevar toda la documentación en regla. Además, deben demostrar que están inscritos en la prueba a la que se dirijan.