Catalizador: ¿qué pasa si me lo roban?

Rogelio Camargo
Rogelio Camargo


Los robos de catalizadores siguen a la orden del día y, por si te sucediese a ti, no está de más que conozcan algunos detalles técnicos y legales.

Hace poco más de un año te mostramos un vídeo sobre cómo unos ladrones sustraían un catalizador en menos de un minuto. Estaba grabado por una cámara de seguridad en Estados Unidos, si bien este tipo de bandas organizadas también trabajan en nuestro país. Sin ir más lejos, apenas unos días después de que llegase esta información, uno de los compañeros de la redacción de Autofácil lo sufrió ‘en sus propias carnes’

Robo catalizador
Imagen del lugar donde debería estar el catalizador de un Honda CR-V del año 2000

Qué es un catalizador

Un catalizador sirve para el control y la reducción de los gases nocivos para la salud y el medio ambiente que salen por el tubo de escape procedentes de la combustión interna de un motor de gasolina. Va colocado entre el colector de salida del motor y el primer silencioso de la línea de escape, es decir, al inicio del recorrido.

El catalizador se encarga de transformar los gases de escape en dos fases: primero, oxida el monóxido de carbono (CO) y los hidrocarburos sin quemar y los convierte en dióxido de carbono y agua; y segundo, produce la reducción de los óxidos de nitrógeno, convirtiéndolos en nitrógeno. Estas dos conversiones son posibles gracias a las temperaturas con las que llegan los gases de escape al catalizador.

catalizador coche

Por qué se roban

El ‘truco’ es que en el interior de un catalizador, además de otras sustancias activas, hay metales nobles como platino, rodio o paladio, necesarios para que se produzca la reacción química… y que tienen un alto valor en el mercado negro. Por motivos de homologación, los modelos japoneses de finales del siglo XX y principios de los 2000 tenían más cantidad de estos materiales, por lo que están entre los modelos más buscados por los ‘cacos’.

No obstante, también pueden venderse como piezas de sustitución ‘pirata’, en especial en el caso de modelos con mucha presencia en el mercado.

¿Cómo se lo llevan? Cortan con una sierra o radial a cada extremo del catalizador y salen corriendo, sin más. Además, si el coche es tipo SUV o todoterreno, ni siquiera hará falta llevar un gato hidráulico, lo que convierte a este tipo de vehículos en potenciales víctimas.

¿Cómo notaré si me lo han robado?

No te preocupes, porque lo notarás… y mucho. Al faltar un tramo de la línea de escape anterior a los silenciosos, al arrancar tu coche emitirá un sonido muy fuerte (va a escape libre). Ojo, es muy importante que no tengas el motor arrancado más de lo estrictamente necesario, ya que se puede producir alguna llamarada y se puede provocar un incendio.

Otro motivo de alarma es que el testigo de avería motor u otro específico se quede encendido, debido a que alguno de los sensores ha sido dañado o, directamente, ha desaparecido.

¿Cuánto cuesta un catalizador?

El catalizador se lleva empleando desde mediados de los años 80 y, por tanto, hay miles de referencias en el mercado. No se puede hablar de un coste preciso, aunque es, en cualquier caso, un elemento costoso: entre 500 y 2.000 euros, montaje incluido. No obstante, el precio de sustitución puede llegar a superar los 3.000 euros, ya que los ladrones no suelen ser ‘sutiles’ y rompen piezas anexas (cableado, sensores…).

¿Lo cubre el seguro?

La respuesta dependerá de dos factores principales: el tipo de póliza que tengas y las condiciones específicas de cada aseguradora. Como norma general, si tienes un seguro a todo riesgo o uno a terceros con robos, te lo cubrirán.

No obstante, si el coste de la operación es muy elevado, pueden optar por declararlo siniestro y, entonces, te tocaría reclamar el arreglo, una labor que suele ser bastante tediosa. En el caso de nuestro compañero, con un Honda CR-V del año 2000 asegurado en Mutua Madrileña con un terceros plus (incencio, robo y lunas), la compañía se hizo cargo del arreglo sin problemas.

En cualquier caso, no olvides poner la denuncia en la comisaría porque, de lo contrario, el seguro se lavará las manos por completo. No hace falta que acudas inmediatamente después del robo, aunque recuerda que sin la denuncia no podrás comenzar el proceso.