Mercedes-AMG GT Black Series: la bestia está suelta

38 Mercedes-AMG GT Black Series: la bestia está suelta
Fotos Mercedes-AMG GT Black Series 2020
Javier Arús
Javier Arús

Ha pasado bastante tiempo desde que disfrutamos por última vez de un Black Series, pero los responsables de Affalterbach han puesto solución a esta cuestión. Se trata de la versión más extrema del AMG GT.


Los cambios estéticos que se perciben en la parte delantera son que el capó adquiere agresivas nervaduras que se ven en otros muchos productos AMG, junto con grandes tomas de aire para enfriar el motor. Como se ve en las fotos, permanece la misma rejilla frontal derivada de la variante de competición AMG GT R GT3, al igual que los pasos de rueda ensanchados y el enorme splitter delantero.

También podemos observar las aberturas en las aletas delanteras, vistas por primera vez en el GT R Pro, y que sirven para reducir las turbulencias sobre los pasos de rueda delanteros. El Black Series también recibe secciones negras a lo largo de los umbrales laterales, en el capó y en la parte trasera.

Mercedes-AMG GT R GT3

Pero, sin duda, lo más destacable es el alerón trasero de doble plano ajustable (se puede variar su inclinación en 20 grados) que se asienta casi tan alto como la línea del techo del GT R… y que indudablemente generará aún más carga aerodinámica en circuito que la que consigue la versión R Pro (la marca dice que puede llegar a 400 kg a 250 km/h). Debajo del ala hay un nuevo difusor, con cuatro tubos de escape redondos que reemplazan la configuración de escape triple del AMG GT normal.

Por dentro, destaca una tapicería de cuero nappa y microfibra en color negro y con costuras en naranja, un cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas, un volante deportivo específico con controles AMG adicionales, pantalla multimedia de 10,25 pulgadas, o asientos AMG Performance. De manera opcional, en algunos mercados se ofrecerá el llamado AMG Track Package, que incluye unas barras antivuelco de titanio, baquet de fibra de carbono y un extintor de 2 kilogramos.

Mercedes-AMG GT interior

Este será el primer modelo Black Series en contar con un motor turbo desde el SL65 Black Series de 2008. El punto de partida es el motor 4.0 V8 biturbo, pero con un cigüeñal plano: la potencia asciende hasta los 730 CV a 6.700 rpm con un par máximo de 800 Nm disponible entre 2.000 y 6.000 rpm. Esto implica que este modelo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y alcanzar los 200 km/h desde parado en apenas 9 segundos. La velocidad máxima se queda en unos respetables 325 km/h.

El aumento de la fuerza se consigue gracias al empleo de unos nuevos colectores de escape, árboles de levas modificados e intercoolers más grandes. Los dos turbocompresores son de tipo twin scroll y son capaces de meter más cantidad de aire forzado al propulsor para elevar la potencia significativamente. Todo este aluvión de caballos y newton metro se traslada al suelo a través del eje trasero mediante una caja de cambio automática de doble embrague y siete marchas.

Mercedes-AMG Black Series

El equipo de frenos, por su parte, cuenta con discos cerámicos de serie. Además, las llantas son forjadas y llevan neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 R especialmente diseñados para este modelo en medidas 285/35 ZR19 para el eje delantero y 335/30 ZR20 para el trasero.

Al igual que con la mayoría de los modelos Black Series que se han presentado anteriormente (en el caso de este AMG GT, su precio rondará los 380.000 euros), este probablemente será el principio del fin para la producción de GT cuando se estrene a finales de este año, con ventas que seguirán en una producción limitada. Dicho esto, el próximo AMG GT se presentará a lo largo de 2022 y, tal y como se están desarrollando los acontecimientos en la industria automotriz, es probable que sea el último AMG Black Series que no presente alguna solución electrificada.

Mercedes-AMG GT-R Black Series

 

Mercedes-Benz AMG GT