Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+: el SUV de alto rendimiento se actualiza

Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+: el SUV de alto rendimiento se actualiza
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


La variante más deportiva del Mercedes-Benz GLC se renueva unas semanas después de que el resto de la gama se actualice. Las modificaciones afectan al GLC de cinco puertas y a su versión con carrocería Coupé, si bien no hay cambios en su motor V8 biturbo de 476 CV -510 CV en los 63 S-.

Mercedes ha elegido el Salón de Nueva York para desvelar la actualización del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y su variante con carrocería coupé, el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ Coupé. Ambos modelos incorporan las modificaciones de diseño, equipamiento y tecnología que estrenaron el resto de versiones de la gama hace unas semanas, si bien no hay cambios a nivel mecánico, aunque sí en la puesta a punto para mejorar su comportamiento dinámico.

Mercedes_AMG GLC 63

En el plano estético, hay que hablar de nuevos faros delanteros led, pilotos traseros rediseñados que también utilizan la tecnología led. También cambian las cuatro salidas de escape, que siguen integradas en el difusor trasero, pero ahora tienen forma trapezoidal y se han oscurecido. De la misma manera, el catálogo de llantas de aleación se amplía con una nueva alternativa de 21″ con diseño multirradio -las de serie tienen 20″- y la paleta de colores añade la tonalidad Gris Grafito metalizado.

Mercedes-AMG GLC 63 Coupé

En el interior, estrena el volante con controles táctiles que ya hemos visto en los últimos modelos de Mercedes-AMG y el sistema de infoentretenimiento, que se gestiona desde una pantalla táctil central de 10,25″, pasa a ser el MBUX con funciones avanzadas, como el control por gestos o el asistente personal que responde a la llamada «Hey Mercedes». También abandona la instrumentación analógica del modelo anterior para incorporar un panel digital con pantalla de 12,3″ que ofrece diferentes visualizaciones y todo tipo de información. Otra de las novedades viene dada por la nueva tapicería oscura con pespuntes amarillos de la variante 63 S.

Interior Mercedes-AMG GLC 63

Bajo el capó sigue escondiéndose un motor de gasolina V8 4.0 biturbo que desarrolla 476 CV en el GLC 63 y 510 CV en el GLC 63 S. Este bloque se asocia a una caja de cambios automática AMG SPEEDSIFHT MCT de nueve velocidades y a la tracción total 4MATIC+ para permitir al SUV alemán acelerar de 0 a 100 km en 4 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h; el 63 S, por su parte, es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 3,8 segundos y puede seguir acelerando hasta los 270 km/h si equipa el paquete opcional AMG Driver’s Package.

Diferencial autoblocante trasero de serie

Asientos Mercedes-AMG GLC 63 S

Las puesta a punto, eso sí, cambia gracias al nuevo diferencial autoblocante trasero, que es de serie en las dos variantes disponibles, tanto en el GLC como en el GLC Coupé, y permite mejorar la motricidad en las curvas, siempre ayudado de la suspensión neumática adaptativa y del selector de modos de conducción AMG Dynamic Select, que ahora incluye el programa «deslizante» Slippery.

 

Mercedes-Benz GLC