Cómo circular en moto protegidos del calor en verano

verano en moto
Cómo circular en moto protegidos del calor en verano
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Te contamos todo lo que necesitas saber para pilotar en moto de la manera más fresca posible pero sin renunciar a la seguridad.

Las altas temperaturas del verano no son buenas amigas de los motoristas y, antes de nada, debemos decirte que pasar calor en la temporada estival es una constante. A pesar de los consejos, vas a pasar a calor. Es lo que tiene ir correctamente protegidos. Eso sí, existen algunos consejos y trucos para que el calor no sea insoportable.

También es habitual ver como algunos motoristas salen a la carretera en manga corta, pantalones cortos, sin guantes, con cascos ‘tipo Calimero’ e incluso en chanclas. Según datos de la aseguradora AMV, más de la mitad de las abrasiones que sufren los moteros en el año se concentran en los tres meses de verano.

Los pies, piernas, brazos y manos suelen ser las partes de cuerpo más afectadas y las que mayor contacto tienen con el asfalto cuando se produce una caída. Y si van desprotegidas, o no convenientemente cubiertas, serán las que mayor daño sufran. Por ello, los expertos de AMV han recopilado una serie de consejos para que los moteros puedan ir seguros este verano sin pasar calor.

El casco: qué modelos son más frescos

rush helmet 1

A pesar de que el casco de motorista es obligatorio por ley y que su no utilización, llevarlo mal abrochado o llevar uno que no sea homologado o certificado según la legislación vigente puede suponer, según la última reforma de la Dirección General de Tráfico (DGT), la pérdida de cuatro puntos y una multa de 200 euros, todavía hay muchas personas que no lo utilizan en verano. Y ya no es solo la sanción que nos pueda caer por no utilizarlo, es que hay que concienciarse que el 65 % de los impactos que un motorista sufre en una caída se producen en la zona del rostro y que llevarlo puesto nos puede salvar la vida en caso de accidente. De hecho, su uso reduce las lesiones en la cabeza en un 70 % y la mortalidad en un 40 %.

Existen varios tipos de cascos que muchos motoristas eligen para sus trayectos en esta época del año debido a que son algo más frescos, como son los cascos modulares, los jet y los abiertos, pero ninguno de ellos proporciona la protección y seguridad de uno integral. Los expertos de AMV, además de recomendar siempre la utilización de este último frente a los otros han querido comparar los pros y contras de todos ellos:

  • Casco integral: está compuesto de una sola pieza, por lo tanto, se ajusta mejor a la cabeza, no se mueve al circular y no deja zonas sin protección, son mucho más aerodinámicos, y gracias a ello resultan más cómodos y seguros para conducir a velocidades elevadas. Además, debido a su forma ejercen menor resistencia al viento. También evitan que el aire se cuele en el interior, disminuyendo los niveles de ruido cuando estamos circulando.
  • Casco modular: están formados por dos piezas, la que cubre la mandíbula inferior suele ser abatible, se unen por medio de un mecanismo de apertura y cierre que permite subir la parte de abajo por encima de nuestra cabeza. Si este mecanismo no está en buen estado y ambas piezas no están bien ensambladas, repercutirá negativamente en la estabilidad y eficacia del casco. Además, son más pesados que los integrales. Muchos conductores aprovechan cuando están en los semáforos para subirlos y poder tener algo más de aire para después volverlos a bajar, provocando una continua distracción que no es recomendable cuando circulamos, otros olvidan bajarlos al ponerse en marcha, disminuyendo su protección y arriesgándose a ser multados si circulan así y el casco no tiene la doble homologación. También hay cascos modulares en los que esta parte de abajo se puede quitar convirtiéndose así en un casco abierto o jet.
  • Casco jet: no tienen parte de abajo que cubra la mandíbula inferior, y aunque sean los más frescos, son los menos recomendables en cuanto a seguridad, ya que esta parte queda desprotegida en caso de accidente y hay que recordar que el 35 % de los impactos sufridos por los motoristas se producen en la zona de la mandíbula. Se pueden utilizar en ciudad y para trayectos cortos pero mejor no hacerlo en carretera o autopista en recorridos más largos.

Los guantes: siguen sin ser obligatorios

guantes-moto

Los guantes de moto no son obligatorios todavía, y aunque la DGT propuso que lo fueran, en la última modificación del reglamento del 26 de marzo de este año no se ha incluido esta medida, pero se cree que a medio plazo lo serán, siguiendo los pasos de Francia, donde, por cierto, sí que lo son. Por lo que no está de más ir pensando en comprar unos, empezando por este verano, pero no valen unos cualquiera, tienen que ser específicos de moto. Y es que, cuando circulamos en moto, nuestras manos suelen ser las primeras en sufrir en caso de accidente, y más si se produce a baja velocidad, ya que, por instinto, las utilizamos para amortiguar el impacto cuando caemos al suelo, si no llevamos guantes nos arriesgamos a sufrir cortes, arañazos, abrasiones, quemaduras, moratones, contusiones y todo tipo de fracturas.

Afortunadamente hay multitud de guantes de moto que se pueden encontrar con muy buena relación calidad-precio, los hay de invierno, de entretiempo, para ciudad, para carretera, para realizar deportes… y por supuesto, los hay de verano. Si en invierno en lo que debemos fijarnos es que nos protejan del frío y de la humedad de la lluvia, en verano, como hemos visto, lo que más preocupa es el calor, que hace que nos suden las manos por lo que deberemos fijarnos en que sean ligeros, transpirables y con buenos orificios de ventilación.

Pero, además, no nos podemos olvidar de la seguridad y deben de proporcionarnos una óptima protección en los dedos, nudillos, la palma de la mano y muñecas, que queden bien ajustados y que sean aptos para pantalla táctil, ojo, hay que recordar que está prohibido usar el móvil mientras conducimos. Pero sí podemos utilizar el GPS u otros dispositivos electrónicos antes de ponernos en marcha. Por cierto, no uses guantes cortos. Estos dejan la mitad de los dedos al descubierto y en caso de caída no ofrecen mucha protección.

Chaquetas y pantalones: busca modelos específicos de verano

chaqueta-moto

También en esto existen modelos especiales para el verano. En cuanto a las chaquetas, lo primero que debemos de tener en cuenta es que nos protejan adecuadamente los hombros, antebrazos, codos, tronco y espalda y después el tejido, que sean ventiladas con entradas de aire en el pecho, los laterales y la espalda. Normalmente suelen ser de cordura, algo más económicas o de cuero, un poco más caras. Lo que sí que es imprescindible es que no nos queden anchas, ya que se moverán durante la marcha provocando el “efecto vela” y nos harán estar incómodos e incluso nos provocarán dolor, por lo que es fundamental que se ajusten bien en el cuello, muñecas, brazos y cintura.

Los pantalones largos especiales de verano también son importantes a la hora de protegernos ante una caída y de mantenernos frescos. Existen en el mercado multitud de tipos en función del material que estén hechos y de la utilidad que le vayamos a dar, los de cordura con ventilación son ideales para carretera, además suelen incluir protecciones en las rodillas, espinillas y caderas y suelen quitarse con cremalleras laterales por lo que podemos llevar debajo unas bermudas para quitárnoslos cuando lleguemos a nuestro destino y estar más frescos.

Otra opción, muy de moda actualmente, son los vaqueros de moto, confeccionados en tela vaquera o denim, a simple vista casi no se diferencian de los normales, pero en su interior tienen refuerzos, normalmente de Kevlar. Este tipo de pantalón es ideal para ciudad. Actualmente la utilización de chaquetas integrales y de pantalones largos especiales no son obligatorios, pero al igual que pasa con los guantes, se está estudiando el que lo sean a medio plazo, también lo serán los chalecos con airbag.

El calzado: nada de chanclas

botas-moto

Nos pueden multar por conducir en chanclas o sandalias en verano, aunque su uso no esté prohibido como tal, es decir, la norma dice que “los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos”, por lo que un agente puede denunciarnos si considera que este tipo de calzado limita nuestra capacidad para controlar la moto y nuestra libertad de movimientos.

Para el verano existen botas de caña corta, que, además de ser muy cómodas, protegen hasta el tobillo y disponen de zonas reforzadas y, cómo no, perforaciones para ir más ventilados. Conviene señalar que utilizar zapatos, zapatillas o mocasines nos ofrece un factor de protección del 46%, frente al 96 % de las botas especiales para motoristas.