Dos primeros espadas del segmento scooter nacional no podían dejar de equipar un sistema de frenada antibloqueo para aumentar el siempre esencial aspecto de la seguridad sobre dos ruedas. Kymco incorpora el ABS en todas sus versiones SuperDink.

Kymco Superdink 125/300 ABS

superdink
Kymco Superdink 125/300 ABS
Autofacil
Autofacil


El efecto SuperDink ha revolucionado el mercado scooter desde su lanzamiento en 2009. Su propuesta de diseño futurista y relación calidad-precio de primera le ha valido acceder a los puestos de cabeza de las listas de venta y, además, servir de guía para otras marcas. No en vano, el Honda PCX, el scooter más vendido en la actualidad en España, sigue estas premisas.

Y dado este protagonismo, tanto en términos de mercado como dentro del catálogo de la firma taiwanesa, donde el SuperDink 125 es el modelo KYMCO más vendido en todas las provincias (al contrario de lo que ocurre en firmas como Honda, con fuerte localización como el caso del Scoopy en Barcelona), no es de extrañar que en 2011 se presente la novedad de una versión equipada con frenada ABS. Cuando se habla que en territorio europeo será un equipamiento obligatorio a partir de 2013, por el momento en modelos a partir de 250 cc. En KYMCO se adelantan a esta medida y no sólo se introduce en su versión de superior cilindrada, el SuperDink 300, sino también en su exitoso -octavo de litro-.

Sin embargo, en esta ocasión la principal atracción recae sobre el 300, ya que ha aprovechado la presencia de un nuevo ABS para acumular un sustancial número de cambios. Desde una profunda revisión del motor, que ha traído una superior potencia en toda la banda de rpm, hasta la introducción de novedades estéticas, en este caso compartidas con el 125, podemos hablar de un SuperDink 300 totalmente nuevo, ya que la versión básica también recibe todas sus modificaciones.

Sigue leyendo en Formulamoto.es