¿Se puede viajar en avión con un patinete eléctrico?

patinete-electrico-avion
¿Se puede viajar en avión con un patinete eléctrico?
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Las baterías de litio suponen un peligro ante la posibilidad de sobrecalentamiento. De ahí que muchas aerolíneas pongan muchas trabas para llevarlo como equipaje, aunque no todas.

Con un efecto parecido a la llegada de Internet o los teléfonos móviles, el patinete eléctrico es un elemento más de la vida diaria de una gran cantidad de personas. Se ha demostrado que es una alternativa realmente eficaz frente al transporte tradicional: requiere un mantenimiento mínimo y se puede cargar en muy poco tiempo.

Tanto es así que muchas personas también optan por llevarse el patinete eléctrico de viaje, pero, ¿es posible viajar en avión con él? La situación es complicada, y es que las aerolíneas no permiten llevar el patinete eléctrico como equipaje de mano o incluso facturado. ¿El motivo? Sus baterías de litio pueden sufrir sobrecalentamiento, arder o explotar, algo que podría ser fatal en pleno vuelo.

Pero no todo está perdido, ya que hay algunas aerolíneas que sí permiten su transporte. Eso sí, tienen que ser aviones de carga, los cuales siguen una normativa muy estricta. Por eso, la aseguradora Zurich Klinc ofrece algunas recomendaciones para que puedas facturar tu patinete eléctrico.

Factura tu patinete eléctrico

Lo primero de todo, contacta con la aerolínea para confirmar que puede acompañarte en el viaje. En caso afirmativo, deberás seguir los siguientes pasos:

  • Desmonta y envuelve las piezas extraíbles por separado
  • Extrae el aire de las ruedas (si no son macizas)
  • Empaqueta las piezas en una caja con las características concretas especificadas por la aerolínea
  • Forrar y fijar con cinta adhesiva las partes que sobresalgan de la caja
  • Asegúrate que la batería está descargada o al porcentaje de carga que permita la aerolínea
  • Prepara y presenta los documentos de fábrica del patinete.

Si todo va bien y tu patinete eléctrico llega sano y salvo a su destino, ya sea de vacaciones o de trabajo, deberás consultar la normativa de la ciudad y no olvidar el casco, ya que en la mayoría de las ciudades es obligatorio su uso. Tampoco está de más planificar con antelación los trayectos o llevar una bolsa de transporte para guardar el patinete sin dejarlo a la vista.

 

0 Comentarios