Controles anticontaminación: 148 Agentes de Movilidad vigilarán el humo de los coches en Madrid

Humo coche diesel
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Estos Agentes de Movilidad se repartirán en turnos de mañana y tarde en diferentes zonas de la capital española, incluida la nueva zona de bajas emisiones de Plaza Elíptica.

Si tu coche emite más de lo debido, incluso llevando en regla la ITV, podría verse obligado a pasarla de nuevo antes de tiempo. Se trata de una medida impulsada por el Ayuntamiento de Madrid para ayudar a reducir las emisiones contaminantes en la ciudad. Así queda recogido en los puntos 29 y 30 de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire, puesta en marcha desde el pasado mes de abril.

Para ello, 148 Agentes de Movilidad se encargarán de patrullar diferentes zonas de la capital, en turnos de mañana y tarde, en busca de vehículos con unas emisiones de humo excesivas. Una de las zonas más vigiladas por los agentes será Plaza Elíptica… y no por casualidad: sistemáticamente es el punto más contaminado de Madrid, hasta el punto de que está prevista la prohibición de los vehículos sin etiqueta y los autobuses diésel a partir de octubre. De hecho, está previsto que las 15 líneas de autobuses que circulan por la zona estén impulsados por gas natural o mecánicas 100% eléctricas para entonces. No obstante, aunque esta será la zona más controlada, los agentes se desplazarán a hacer controles a varios puntos de la capital.

Más información sobre las restricciones de tráfico en Madrid

¿Cómo pueden saber si mi coche contamina de más?

Así las cosas, los agentes realizarán un examen al vehículo que consideren oportuno. En él, comprobarán con equipos específicos las emisiones. Si estas superan el máximo permitido, los agentes adelantarán la revisión de la ITV, teniendo el propietario del mismo un mes para realizarla. En el peor de los casos, podrán inmovilizar el vehículo. Otro de los motivos para este último escenario es que el humo que sale del escape no permita ver correctamente al resto de usuarios de la carretera.

Si el coche es enviado al depósito municipal, el propietario sólo podrá sacarlo tras haber aceptado un documento en el que se le obliga a reparar el fallo que provoca las emisiones, acudir a la ITV y que esta se pase favorablemente. En cuanto a las multas, si el propietario ha hecho caso omiso de los requerimientos y le vuelven a pillar la sanción es de 750 euros, o bien, de hasta 1.500 euros, si hay un escenario anticontaminación activado. Además, si este se opone a que las autoridades realicen el examen de emisiones, la cuantía de la sanción puede ser de hasta 3.000 euros.

Las multas pretenden reducir el tráfico

Uno de los principales factores determinantes en Madrid es el tráfico rodado. Por ello, Borja Carabante, delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de la capital, recordaba que “es preciso reforzar el control sobre las emisiones de los motores de combustión, contribuir a la mejora tecnológica y promover otros modos sostenibles, como el transporte público, la bicicleta y la movilidad peatonal para conseguir un cambio de modelo de ciudad. Madrid 360 es la herramienta clave para lograrlo”.

Recordemos que Madrid 360 es la nueva Ordenanza de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid en la que aparecen reflejados la reducción de la contaminación, así como una mejora del tráfico y de la Seguridad Vial, entre otras cosas.