Esta versión especial se comercializará con una configuración de techo duro. El SL Black Series presenta un agresivo diseño deportivo con exclusivos detalles como el spoiler trasero retráctil... Equipa un potente propulsor biturbo, desarrollado por el preparador AMG, de doce cilindros en V, seis litros de cilindrada y una potencia de 670 CV.

Mercedes SL 65 AMG Black

Mercedes SL 65 AMG Black
Autofacil
Autofacil



Un descapotable con techo duro
Por fuera es fácilmente distinguible por su kit aerodinámico –con pasos de rueda ensanchados-, el nuevo diseño del techo – con un perfil más plano y una luna trasera más grande-, el amplio paragolpes con grandes rejillas de refrigeración, el spoiler retráctil trasero –se levanta 12 cm a partir de 120 km/h-, los difusores de aire traseros de carbono que ocultan sistema de refrigeración para el eje trasero de bloqueo de diferencial, y las llantas de aleación forjada de 19’’ delante y 20’’ detrás.

58 CV más potente que un AMG normal
El motor, con sus 5.980 cc de cilindrada, genera una potencia máxima de 670 CV a 5400 rpm y un par electrónicamente limitado de 1.000 Nm entre 2.200 y 4.200 rpm. Cuenta con dos nuevos turbocompresores, desarrollados expresamente para este doce cilindros y tres válvulas por cilindro, que aseguran una respuesta más rápida y eficiente y más resistente a las altas temperaturas exteriores.

Adapta una caja de cambio automática de cinco velocidades con mando secuencial, que puede accionarse con unas levas en el volante. Todas las marchas son bloqueables para garantizar una mejor respuesta.

En cuanto a prestaciones, emplea sólo 3,8 segundos para alcanzar los 100 km/h, y 11,0 segundos para acelerar hasta los 200 km/h. La velocidad máxima es de 320 km / h -electrónicamente limitada-.

Peso rebajado

Pesa 1.870 kg, por lo que se ha conseguido una extraordinaria relación peso/potencia de 2,79 CV / kg, es decir, el SL 65 AMG Black Serie es 250 kilogramos más ligero que el SL 65 AMG normal. Este ahorro de peso se ha conseguido con la utilización de materiales ligeros y de alta resistencia como la fibra de carbono en los guardabarros delantero, el capó, la tapa del maletero…

Suspensión deportiva ajustable
En cuanto al chasis, dispone de una altura se suspensión regulable para que el conductor la adapte a sus gustos, los ejes se han ensanchado -97 mm el delantero y 85 mm el trasero-, la dirección es un 8% más directa, cuenta con un bloqueo de diferencial en el eje trasero para garantizar la tracción y un control de estabilidad –ESP- con la función ESPÓ que permite elegir al piloto tres opciones de funcionamiento -ESP, ESP SPORT y ESP OFF- para garantizar una conducción deportiva.

Respecto a los frenos, son cerámicos ventilados y perforados con las siguientes medidas de disco: 390 x 36 mm delante y 360 x 26 mm detrás.

Las pruebas dinámicas se han realizado en diferentes circuitos como Nürburgring y Nardo –Italia- y se han llevado a cabo exhaustivos estudios aerodinámicos en un avanzado túnel de viento.

La napa domina el interior
Por dentro encontramos unos asientos deportivos de cuero napa, Alcantara y numerosas inserciones de carbono en la consola central… que emulan las de un coche de carreras y una instrumentación especial con fondo blanco leds que indican el momento óptimo para cambiar de marcha. También, el habitáculo cuenta con detalles de diseño específicos del preparador AMG en todo el habitáculo y del logo de la versión especial Black Series.