Probamos por primera vez la naked más agresiva de BMW, un modelo que viene a competir de tú a tú con las motos más populares de los gigantes japoneses.

BMW F800 R

BMW F800 R
Autofacil
Autofacil


BMW F800 R

Esperada desde hace tiempo, la naked -peso medio- de BMW cautiva a bote pronto. Manejable y dócil, potente y corpulenta, eficaz y económica- es un referente en el segmento mas competido del motociclismo europeo. La F800 R dará que hablar por su afable carácter, rotundas prestaciones, equilibrio dinámico y precio a tono de sus rivales italo-japonesas. Y tratándose de una BMW, eso es mucho. Sería fácil decir que BMW se ha subido al carro del segmento naked de cilindrada media cuando éste se ha consolidado como el más floreciente del sector, pero resulta que los alemanes siempre han tenido en su gama una versión R, de Roadster, incluso durante los largos años que cualquier moto realzaba su estética vistiéndose con algún tipo de carenado, por pequeño que fuera. De ahí, la acepción -naked-, por desnuda, cuando las despojaron de abalorios.

El -target- de esta recién nacida es verdaderamente muy amplio. Por concepto, satisfará a un rango muy abierto de usuarios, al menos  esa es la intención de BMW, que la presenta como moto para principiantes y para expertos, para ciudad y carretera, para hombres y mujeres. El gran reclamo de la F800 R para irrumpir en el mercado es su contenido precio, poniéndose al nivel de las rivales naked-medias. Por vez primera, una BMW no se desmarca por precio, todo lo contrario: entra en liza con japonesas e italianas a paridad de euros. El P.V.P. deja de ser el escollo que frene las decisiones de compra de una moto bávara. Está en precio y al nivel de características-prestaciones de sus rivales, incluso las derrota a todas en par-motor, una de sus mejores virtudes, sino la principal. De todas formas, para lograr situar el precio de salida en 7.999 e-(más portes) han debido hilar muy fino en el conjunto del equipamiento original de serie y dejar los sofisticados refinamientos habituales BMW para la lista de opciones y accesorios. Ello no significa que la F800 R llegue más desnuda de lo que permiten las buenas costumbres, pero no va más allá de lo imprescindible para pasar con recato el -test de pudor-.

Sigue leyendo acerca de la Prueba de la BMW F800 R en Formulamoto.es