Clásico - Agosto 1958-febrero 1964 - desde 108.350 pta (en 1958) - Un motor de gasolina de 31 CV

Renault Dauphine

57
Renault Dauphine
Autofácil
Autofácil


Cuando Fasa-Renault cesó la fabricación de su primer coche, el Renault 4-4, aún tenía unos 120.000 clientes sin satisfacer…

A los que no defraudó ya que,-desde agosto de 1958, la marca ofreció una especie de súper 4-4 con una habitabilidad, prestaciones y presencia mayores y mejores: el Dauphine, un modelo presentado en Francia en marzo de 1956 y ganador del Rallye de Montecarlo en 1958.

¿Cuánto costaba?

Su precio de venta, en octubre de 1958, era de 108.350 pta -sin impuestos-, un precio intermedio entre el de un 4-4 y el de un Seat 1400 y un 50% más caro que un Seat 600.

Distintas versiones

El Dauphine español correspondía, en principio, al modelo francés de la segunda serie sin las ruedas con llantas en estrella.

En 1960 se le anunció la suspensión Aerostable, que incluía tacos de goma en la suspensión delantera y esferas rellenas de aire comprimido en la trasera.

En 1961 incorporó intermitentes delanteros en vez de los laterales de las primeras versiones. En febrero de ese mismo año se ofreció la posibilidad de comprarlo a plazos, una novedad en el mercado de entonces.

En enero de 1963 se lanzó una efímera versión Popular con paragolpes pintados en el color de la carrocería y puertas sin forrar tratando de abaratar su precio.

Como Clásico

La fabricación del Dauphine en España terminó en 1964, aunque en Francia continuó hasta diciembre de 1967.

A diferencia del francés, “nuestro” Dauphine nunca ‘tuvo derecho’ a frenos de disco ni a embrague automático, ni tampoco una versión deportiva de 55 CV llamada 1093.

Por dentro

En aquellos tiempos, que un coche como el Dauphine dispusiera de cuatro puertas, cristales delanteros descendentes y traseros deslizantes, calefacción, un maletero de 200 litros y luz interior, ya era más que suficiente para considerarlo como un automóvil bien equipado.

Así iba

La prensa especializada de la época le cronometró una velocidad máxima de entre 108 y 116 km/h. Tardaba 47 segundos en recorrer un kilómetros y su consumo medio se cifraba entre los 5,75 y los siete litros cada 100 km, no llegando a los nueve litros cuando alcanzaba su velocidad máxima.

Conclusión

El Dauphine fue otro intento de Renault de fabricar un rival del VW ‘Escarabajo’, más elegante, amplio, económico, habitable y potente; es decir, un 4-4 mejorado.

En ambos casos faltó algo fundamental para batir al modelo de VW: más fiabilidad y calidad de fabricación; sin embargo, muchos ‘renolistas’ pasaron del 4-4 a un Dauphine… y de éste al R 8.

Compacto de referencia…

Lo bueno… La prensa especializada valoraba de forma muy positiva su escaso consumo -similar al de un Seat 600-, sus ‘alegres’ prestaciones, la ‘elasticidad’ de su motor, su manejable caja de cambios, su estética y su dirección suave y precisa.

Y lo malo… Por el contrario, se le achacaba una suspensión seca, su volante descentrado hacia la derecha y una tendencia a irse de detrás en curvas, por lo que lo más recomendable era realizar una conducción sin brusquedades para evitar ‘sorpresas’ en la trayectoria.

Clásicos : Renault Dauphine
Sustituyó al exitoso Renault 4-4
Desde 108.350 pta* (en 1958)
Un motor de gasolina de 31 CV
3,95 m de largo y 630 kg
Maletero de 200 litros
Agosto 1958-Febrero 1964
En españa se fabricaron 41.872 uds. entre 1958 y 1964

Ficha Técnica

lásicos : Renault Dauphine
Motor: (motor gasolina) de cuatro cilindros, longitudinal, situado en el eje trasero y con 845 cc; enfriado por agua, con distribución de balancines y válvulas en cabeza.
Tracción: Trasera.
Largo x ancho x alto (m): 3,95 m x 1,52 x 1,44.
Cambio: De tres velocidades, con palanca en el suelo y primera sin sincronizar.
Frenos: Hidráulicos de tambor.
Dirección: De cremallera
Peso: N/D
Depósito: N/D
Suspensión: De cuatro ruedas independientes.
Llantas: N/D
Neumáticos: N/D
Maletero: N/D