Actualidad

Un BMW 116d… Con dos caras

portada 1
Un BMW 116d... Con dos caras
Javier Arús
Javier Arús
Las normas no escritas con las que BMW bautiza a sus modelos se están volviendo más enrevesadas. tanto que, en casos como éste, se requiere un buen puñado de horas para aclararse...


Desde mediados de 2012, quien acuda a un concesionario de BMW interesado en comprar un Serie 1 diesel puede terminar muy confundido. Así ha acabado uno de nuestros lectores, que simplemente pretendía adquirir un 116d… y, ahora, está hecho un auténtico lío. Y tenemos que reconocer que nosotros, al tratar de ayudarle, también hemos tenido algún problemilla.
Resulta que, en la actualidad, BMW comercializa dos modelos con la denominación 116d: un 116d ‘a secas’ y un 116d que añade un apellido revelador: Efficient Dynamics –esta coletilla identifica a los modelos de enfoque ecológico de la marca alemana–. Hasta aquí, todo parece normal. De hecho, nuestro lector, y cualquiera, esperaría que tras tal dualidad se escondiera el típico recurso que usan muchas marcas para estas versiones verdes: relaciones más largas, aerodinámica mejorada, centralita electrónica retocada… Sin embargo, cuando examinas las fichas técnicas de ambos BMW, la cosa se complica… porque aquí se ha ido más allá.De hecho, el 116d y el 116d Efficient Dynamics no emplean el mismo motor. Ni siquiera dos propulsores distintos de cilindrada similar. Resulta que el 116d ‘normal’ utiliza la mecánica diesel de dos litros de cilindrada N47 D20, que entrega 116 CV a 4.000 rpm y ofrece un par motor de 260 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm. Entonces, nos dirigimos a la ficha del Efficient Dynamics, y descubrimos… que también emplea un motor que entrega 116 CV a 4.000 rpm y 260 Nm de par entre 1.750 y 2.500 rpm. Pero no se trata del mismo 2.0, sino del N47 D16, un nuevo propulsor diesel de 1.6 litros que, casualidades de la vida, registra exactamente las mismas cifras de potencia y par que su alter ego con bloque de dos litros. Para amplificar aún más la confusión, ambos cuestan lo mismo: 26.000 euros. Francamente, empezamos a sospechar que en márketing la han pifiado… salvo si el objetivo era confundir al personal.
portada
Pinto, pinto, gorgorito…

“Misma potencia, mismo par, mismo precio… entonces, ¿cuál me compro?”, nos escribía en su e-mail nuestro lector. No nos extraña nada su confusión. Dispuestos a desfacer el entuerto, inspeccionamos más de cerca a ambos contendientes y descubrimos…. que también pesan lo mismo: 1.385 kg. Demonios, eso parecía imposible. Así que le preguntamos a BMW, que nos respondió que «el peso de los dos modelos es el mismo. Aparte del motor, hay más cambios». Como la respuesta no era esclarecedora, escarbamos más, y averiguamos que ambos propulsores emplean el mismo bloque de aluminio, sólo que el N47 D16 tiene agujeros más pequeños –78 mm de diámetro en lugar de 84– para los cilindros. Pensamos que es una forma ‘algo artificial’ de crear dos motores distintos y, a priori, parece un ‘derroche de metal’ en el caso del Efficient Dynamics.

Por eso, seguimos buscando y descubrimos una diferencia que, a la postre, será sustancial: ambos utilizan una caja manual de seis marchas, pero los desarrollos del cambio del 116d Efficient Dynamics son un 7% más largos. Al parecer, eso repercute en una variación en el consumo medio a favor del Efficent Dynamics: declara 3,8 l/100 km por los 4,3 l/100 km del 116d ‘motor 2.0’. Esto supone que, con los 52 litros de gasóleo que caben en el depósito, el modelo ecológico registra una autonomía teórica de 1.368 km frente a los 1.209 km del 2.0. Si se recorren unos 25.000 km al año, estamos hablando de unos 200e de ahorro. Así que los desarrollos resultan ser la clave en todo este asunto, tal y como nos comentan en BMW: «Al trabajar a unas revoluciones inferiores para obtener la misma velocidad, es mejor utilizar un motor con menos inercias internas». Así que, como los pistones del 1.6 son más pequeños, el motor trabaja de una forma más equilibrada.

Entonces… ¿caso resuelto? No tan deprisa. Hablemos de las prestaciones, cuyas diferencias son claramente inapreciables: el 116d ‘motor 2.0’ acelera de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos –sólo 0,2 seg. más rápido que el 1.6– y alcanza una velocidad máxima de 200 km/h –5 km/h superior al 116d Efficient Dynamics–. Ahora bien, unos desarrollos más largos provocan que las recuperaciones en el motor pequeño sean bastante peores –tarda dos segundos más en pasar de 80 a 120 km/h en 4ª velocidad–, por lo que las sensaciones de conducción varían en función del uso que se le dé al coche –ver ‘Al volante’–.

Vale, ya sabemos algo más, pero… ¿cuál comprar? Vamos a ser directos: ninguno. Porque, por sólo 1.300 euros más –desde 27.300 euros–, existe un 118d de 143 CV que declara un consumo medio de 4,4 litros y que no tiene ni los desarrollos extralargos y los pequeños cilindros del modelo ‘verde’, ni el propulsor de respuesta claramente ‘capada’ del modelo ‘motor 2.0’ –como habrás supuesto, el propulsor del 118d es idéntico al que emplea el 116d ‘motor 2.0’, solo que con una programación electrónica distinta–.

«espejito, espejito… ¿por qué, al mirarme en ti, me veo más flaco y delgadito?»

N47 d20 2.0 (116d)
Motor: Turbodiesel, 4 cil. en línea, 1.998 cc, turbo de geometría variable Mitsubishi TG035, intercooler, admisión de geometría variable –mediante flaps de turbulencia–.
Cilindros: 84 x 90 mm (diam. x carrera).
Compresión: 16.5:1
Potencia máx.: 116 CV a 4.000 rpm
Par máx.: 260 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm.

Sin diferencia de precio: Según la web de BMW –www.bmw.es–, ambos propulsores cuestan lo mismo, tanto en carrocería 3p –25.200e– como en 5p –26.600e–.

N47 D16 1.6 (116d Efficient Dynamics)
Motor: Turbodiesel, 4 cil. en línea, 1.598 cc, turbo de geometría variable BorgWarner BV35, intercooler, bloque y culata de aleación de aluminio.
Cilindros: 78 x 83,6 mm (diam. x carrera).
Compresión: 16.5:1
Potencia máx.: 116 CV a 4.000 rpm
Par máx.: 260 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm.