Cajas negras en tu coche: 8 cosas que debes saber

cajas negras centralita
Cajas negras en tu coche: 8 cosas que debes saber
Enrique Espinós
Enrique Espinós
Desde el 6 de julio, los coches y las furgonetas ligeras de nueva homologación en Europa deberán contar con hasta ocho sistemas de ayuda, entre los cuales el más polémico y novedoso son las llamadas cajas negras. ¿Cómo te afectará su implementación?

A partir de julio de 2022, todos los coches de nueva homologación que se vendan en la Unión Europea deberán equipar hasta ocho nuevos sistemas ADAS (Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción) de ayuda a la conducción. Es lo que señala el Reglamento 2019/2144 del Parlamento Europeo del 27 de noviembre, también conocido como Reglamento General de Seguridad (RGS). Además, a lo largo de 2020 y 2021, diversos Reglamentos de la ONU y de la UE han detallado la implementación concreta de estas ayudas.

La cuestión de la inclusión de las cajas negras en los vehículos particulares ha causado cierto revuelo por posibles cuestiones de invasión de la privacidad o cómo y para qué se utilizarán los datos que recojan estos dispositivos. Por eso, en este reportaje, respondemos a todas estas cuestiones.

El experto: Rodrigo Encinar, responsable de I+D de CESVIMAP, el Centro de Experimentación Seguridad Vial MAPFRE

1.- ¿Qué son exactamente estas cajas negras?

Estos dispositivos se conocen formalmente como EDR (Event Data Recorder o Registrador de Datos de Eventos). Tienen aproximadamente el tamaño de un móvil y, según la DGT, podrían ir ubicadas bajo el asiento del conductor, atornilladas al chasis del vehículo. Si bien otros expertos señalan que es probable que estas cajas negras se añadan a las ya existentes centralitas del airbag, que normalmente se ubican bajo la consola central del vehículo, justo antes de la palanca del cambio.

Independientemente de su ubicación, estas cajas negras tienen como fin registrar y almacenar determinada información del vehículo para, en caso de accidente, poder conocer lo que ha ocurrido en los instantes previos al siniestro, pero también durante y después del mismo. Por eso, irán grabando datos (ojo, nunca grabarán sonidos ni imágenes) de forma cíclica para que, en caso de accidente, cuenten con el registro de los mismos durante los 30 segundos previos al siniestro y durante los cinco posteriores.

2.- ¿En qué vehículos deberán montarse?

La implementación de las cajas negras y el resto de las asistencias (ver punto 6) será obligatoria sólo para los coches y furgonetas ligeras nuevas que se homologuen a partir del 6 de julio. Esto significa que no afectará a los vehículos que ya están a la venta y sufran un restyling desde la citada fecha, ya que las actualizaciones de los vehículos no se homologan.

Eso sí, la normativa de la UE establece también que, a partir de 2024, estas cajas negras y el resto de ayudas señaladas (ver punto 6) deberán equiparse obligatoriamente en todos los coches y furgonetas ligeras nuevos que se vendan en Europa, aunque hayan sido homologados antes del 6 de julio de 2022. Aun así, Encinar explica que, en 2024, esta adopción no tiene por qué ser exhaustiva para todos los vehículos ya que «los fabricantes pueden declaran una serie de vehículos como ‘Fin de serie’* y que estos queden exentos de incorporar todas estas asistencias».

*Para ello, cada fabricante deberá exponer ante el Ministerio de Industria correspondiente a cada país el número de unidades de
vehículos (con su número de serie incluido) que no ha conseguido vender antes de la fecha de entrada en vigor de la normativa…
y que no cuentan con todas estos ADAS. El Ministerio de Industria de cada país normalmente aceptará la venta de los mismos.

Radar de velocidad

3.- ¿Qué datos registran estas cajas negras?

Estos dispositivos recogerán hasta 15 tipos de datos distintos, entre los que destacan la velocidad del vehículo, la frenada, las revoluciones del motor, la fuerza del impacto frontal y lateral, los movimientos de dirección o la posición del acelerador… Asimismo, registrarán el funcionamiento de distintos sistemas de seguridad como los airbags, los cinturones de seguridad y los asistentes de conducción. Todos los registros tendrán, por supuesto, una referencia cronológica, ya que esta caja siempre registrará la hora y fecha del siniestro.

4.- ¿Quién podrá acceder a estos datos y para qué?

La obtención de datos de las cajas negras, que podrán recogerse conectándoles un equipo específico CDR (Crash Data Retrieval, puedes ver cómo funciona en bit.ly/CajaNegraCDR) que, a su vez, irá conectado a un ordenador; será responsabilidad única de las autoridades de cada país, según expone el RGS. Este Reglamento insiste en la privacidad de los conductores y señala que no existirá “la posibilidad de identificar al propietario o al poseedor de un vehículo concreto sobre la base de los datos almacenados”.

Esto quiere decir que, tal y como señala la DGT, estas cajas negras no guardan “datos personales, como el nombre, la edad o el sexo del conductor” e insiste en que “no sirven para dirimir la culpabilidad en un accidente, pero sí para analizar las causas e incentivar a mejorar la conducción”.

  • LA PRIVACIDAD DE ESTOS DATOS, ¿SEGURA?

La privacidad de los datos recogidos por estas cajas negras podría estar en entredicho incluso a pesar de que la norma referente a estas aún no ha entrado en vigor. Es lo que se puede extrapolar a partir de la sentencia emitida, el pasado mes de enero, por un Tribunal de la ciudad alemana de Colonia, cuyo magistrado ha otorgado acceso a los datos de la caja negra de un vehículo accidentado a la aseguradora del mismo, justificando su decisión porque “los asegurados están obligados a aportar todo lo que sirva para aclarar las causas de un siniestro, en virtud de su obligación de informar”.

Esta sentencia puede generar jurisprudencia en todo el resto de la UE, no en vano, esta idea está incorporada en la normativa de muchos otros países; sin ir más lejos en la española. Y es que el artículo 16 de la Ley de Contrato de Seguro señala una obligación muy similar: “El tomador del seguro o el asegurado deberá dar al asegurador toda clase de informaciones sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro”. En esta idea podría entrar la consulta de las cajas negras.

5.- ¿Afectará la presencia de estas cajas negras al precio de la póliza de tu seguro?

“No, o al menos no durante el año en el que ocurra un siniestro, ya que una compañía debe mantenerte el precio”, explica Carlos Lluch, director técnico de la Correduría Lluch&Juelich. Eso sí, Lluch tiene claro que, pese a que la intención de la UE es que sólo las autoridades puedan acceder a los datos de estas cajas, si las aseguradoras acuden a juicio (y debido el artículo 16 de la Ley de Contrato de Seguro), “podrán acceder a los datos de los siniestros de sus clientes”.

En lo que sí puede afectar el acceso de estas compañías a los datos de una caja negra es “a que la aseguradora deba abonarte o no una indemnización si, teniendo un seguro a todo riesgo, sufres un siniestro”, señala Lluch. Y es que el artículo 16 indica también que “la pérdida del derecho a la indemnización sólo se producirá en el supuesto de que hubiese concurrido dolo (ánimo de causar daño) o culpa grave”. De esta forma, si la caja negra de tu coche demuestran que actuaste correctamente (con velocidad adecuada, frenando si tocaba) tendrán que abonarte la indemnización; pero si conducías mal, podrán no hacerlo”.

Hay que tener en cuenta que, “aunque la aseguradora acceda a los datos y vea que tuviste un siniestro debido a que conducías, por ej., muy rápido; a la hora de calcular las bonificaciones o penalizaciones que determinan (entre otros factores) el coste de una póliza, no tendrá en cuenta ni las circunstancias ni la gravedad de ese accidente. Eso sí, puede suceder que tras acceder a esos datos, la compañía no quiera tenerte como cliente y te envíe una carta indicándote que no va a renovar tu póliza».

«Si te vas a otra compañía, para calcular el precio de la póliza, esta mirará el fichero de siniestralidad de conductores SINCO y únicamente verá que has tenido un siniestro el año anterior, por lo que, simplemente, te aplicará el recargo correspondiente: les dará igual la gravedad de este», concluye

ISO asistente inteligente de velocidad

6.- Y el resto de sistemas obligatorios a partir de julio son…

Junto a las cajas negras, se trata de otros siete ADAS, cuyas primeras versiones, tal y como señalan desde CESVIMAP, “algunos fabricantes ya empezaron a incorporar en torno a 2015”. Esta cuestión, y el hecho de que algunas de estas ADAS sean elementos indispensables para que los vehículos logren una buena puntuación en test como el de EuroNCAP, han contribuido a que estén muy extendidas en los vehículos nuevos.

  • ISA o Inteligent Speed Assistant (Asistente Inteligente de Velocidad)

Se trata de una evolución del actual sistema de reconocimiento de señales que ya equipan de serie multitud de vehículos. Este dispositivo ISA avisará al conductor de que está sobrepasando la velocidad límite de la vía, y lo hará no sólo mediante señales en el cuadro de instrumentos u otros “medios eficaces” según reza el RGS, sino también a través de vibraciones en el acelerador.

Ahora bien, el ISA podrá ser desconectado a voluntad del conductor y, además, será posible que, aun llevándolo activado, este también pueda superar la velocidad indicada de la vía pisando el acelerador

Cámara trasera
  • Cámara trasera con detección de tráfico cruzado

Los vehículos deberán equipar una cámara trasera que ayude al conductor en las maniobras de marcha atrás que, además, según explica CESVIMAP, “deberá informar al conductor de la presencia de personas u objetos detrás del vehículo, con el fin de evitar colisiones”. Eso sí, por Ley no es necesario que esta cámara incorpore un sistema de frenado automático para evitar dichas colisiones.

  • Sistema de frenada autónoma de emergencia

Casi extendido en la totalidad de los vehículos nuevos, este sistema aplica de forma automática los frenos del coche (lo hace en el último momento posible) cuando detecta que, de no hacerlo, puede producirse una colisión por alcance.

En función de la velocidad a la que circule el vehículo, los sistemas pueden aplicar directamente la frenada o alertar al conductor para que sea él quien frene… antes de hacerlo ellos; esto último ocurre cuando el vehículo circula a más de 50 km/h. Ojo, el proyecto aprobado por el Parlamento Europeo establece que el conductor podrá desactivar este sistema, pero tendrá que hacerlo con el vehículo detenido y el freno de estacionamiento activado.

  • Luces de frenado de emergencia

Se trata de una función de las luces de freno posteriores (normalmente un rápido parpadeo) que indica a los vehículos que circulan por detrás de nosotros que nuestro coche está decelerando bruscamente. Se ha demostrado especialmente efectivo para alertar a conductores distraídos, y está muy extendido en el mercado.

  • Interfaz para la conexión de un alcoholímetro

Será obligatorio que los coches y furgonetas ligeras equipen un interfaz que, a su vez, posibilite la instalación de un alcoholímetro antiarranque o alcolock, aunque, por ahora, este no será obligatorio: así lo ha dicho el director de la DGT, Pere Navarro, quien ha afirmado que “no está en la agenda”.

Cosa distinta ocurre con los vehículos de transporte de pasajeros por carretera (autocares) que, si llevan este interfaz, a partir de julio deberán utilizar un alcoholímetro antes de arrancar: si el nivel de alcohol es superior al permitido, el vehículo no arrancará, y lo mismo ocurrirá si el conductor desactiva el alcoholímetro. Así lo indica ya el texto reformado de la Ley de Tráfico (en la nueva disposición 15º): “A partir del 6 de julio de 2022, los vehículos de categoría M2 y M3 que dispongan de interfaz normalizada para la instalación de alcoholímetros antiarranque destinados al transporte de viajeros deberán disponer de alcoholímetros antiarranque. Los conductores de estos vehículos vendrán obligados a utilizar estos dispositivos».

Además, la inclusión de este interfaz (y el uso del alcolock) será obligatoria en los autocares de nueva matriculación a partir de julio de 2024.

centralita alerta distracciones
  • Sistema de monitorización de somnolencia y de pérdida de atención del conductor

El RGS ha aprobado la inclusión de este dispositivo que “evalúa el estado de alerta del conductor analizando los sistemas del vehículo y que, en caso necesario, le da un aviso», según explica CESVIMAP. En la práctica, este sistema emplea información procedente del volante y de la cámara que controla que permanecemos en el carril para detectar trayectorias erráticas que podrían suponer que el conductor se está quedando dormido. Si es así, el coche emite una alerta en el cuadro de instrumentos recomendando un descanso.

Junto a él, también será obligatoria la inclusión de un sistema de reconocimiento de distracciones, que ya se traduce en algunos sistemas de monitorización de la mirada del conductor, mediante una cámara situada en la columna de dirección del coche. Ahora, tal y como señala Encinar, el RGS insta a que «no se graben ni se conserven estos datos, que además nunca deberán ser dispuestos a disposición de terceros y se borrarán inmediatamente después de su tratamiento».

  • Sistema de mantenimiento de carril LKA

A diferencia del sistema de alerta de abandono involuntario de carril o LDW por sus siglas en inglés (Lane Departure Warning), que nunca interviene la dirección; el LKA (Lane Keeping Assist) es un sistema por el que el coche, y a través de una cámara, vigila que no nos salgamos del carril… y, si es necesario, realiza correcciones en la dirección.

El RGS estipula que en algunas circunstancias como, por ejemplo, en caso de deficiencias en las carreteras (en las que el LKA no pueda funcionar bien), este sistema debería apagarse automáticamente. Y si no lo hiciera, el conductor podría desactivarlo manualmente, aunque sólo de forma temporal.

ITV

7.- ¿Se podrá comprobar el funcionamiento de estas ADAS al pasar la ITV?

«Ahora mismo no”, indican a Autofácil auditores de la ENAC (Entidad Nacional de Acreditación), uno de los organismos que, junto a los departamentos de Industria de las distintas comunidades autónomas, inspeccionan y controlan el funcionamiento de las estaciones de ITV en España. ¿El motivo? Que el Manual de Procedimiento de Inspección de Estaciones, publicado por el Ministerio de Industria, “no recoge aún las pautas a seguir para la inspección de estas ayudas”.

Se espera que, en un futuro, las ediciones de este Manual comiencen a recogerlas. Pero será difícil ya que, por ejemplo y pese a la inclusión en 2018 de la inspección de determinados sistemas del vehículo conectando un ordenador (vía OBD) a aquellos matriculados a partir de 2006, “ahora mismo sólo se puede comprobar el correcto funcionamiento de los sistemas anticontaminación; no del resto, cuyos códigos de identificación y comprobación no son unitarios y varían entre las distintas marcas y modelos”.

8.- ¿Qué objetivo persigue la UE con la inclusión de estas ayudas obligatorias?

Aumentar la seguridad vial y reducir la siniestralidad en carretera. Y es que, según un estudio llevado a cabo por el Parlamento Europeo, la adopción de estos sistemas podrían llegar a evitar 25.000 muertes y más de 140.000 heridos en la UE a lo largo de los próximos 18 años.

Y es que la inclusión de estos sistemas de ayuda a la conducción (a la que se unirá, a partir de 2024, la incorporación de otras ayudas añadidas) se ubica dentro de la estrategia Visión Cero, que para 2050 pretende que, dentro de la UE, no existan víctimas mortales causadas por accidentes de tráfico. Por su parte, y según explica CESVIMAP, estos ADAS ayudarían a subsanar los errores humanos, causa de hasta el 90 % de los accidentes de tráfico.

La DGT también explica que la información recolectada por estas cajas negras ayudará a obtener “una mayor calidad y precisión en los datos de accidentes, mejorando la evaluación de la nueva tecnología de seguridad y su funcionamiento”, pero también supondrá un mayor “conocimiento de los umbrales de lesiones para mejorar la seguridad pasiva, con una mejor comprensión de los daños físicos”. Por último, señala que estos datos serán “una herramienta útil desde los aspectos legales en la reconstrucción de accidentes y para aplicaciones específicas de Seguridad Vial y lucha contra las infracciones”.