Es importante mantener la calma

Cinco maniobras con tu coche que te pueden salvar la vida

conduccion1
Cinco maniobras con tu coche que te pueden salvar la vida
Victor Delgado
Victor Delgado
Saber cómo reaccionar ante imprevistos con el coche es fundamental; por eso, te contamos cómo actuar en ciertas situaciones límite.


El que coger el coche sea un acto cotidiano suele restar consciencia de lo peligroso que puede llegar a ser éste en situaciones de riesgo, en las que existe la posibilidad de llegar a poner en peligro nuestra propia vida, la de los demás ocupantes y conductores y hasta la de los peatones. Además, ahora que empiezan los desplazamientos vacacionales con la llegada del calor, se multiplican las posibilidades de sufrir algún imprevisto. Con el fin de que sepas cómo actuar en cada escenario, hemos enumerado ciertas maniobras que pueden resultar cruciales. En cualquier caso, es muy importante que siempre mires al lugar hacia dónde quieres ir para evitar distracciones externas y permanecer concentrado.

Controlar un derrape

Necesitaremos tratar con suavidad todos los controles del coche: volante, pedales y cambio de marchas. Así evitaremos brusquedad en las reacciones del vehículo. Para recuperar el control del conjunto cuando la zaga lo ha perdido habrá que realizar un contravolante; es decir, girar hacia el lado contrario al que nos empuja la inercia para corregir la trayectoria.

Sortear un obstáculo a alta velocidad

En este punto que el coche incorpore ABS es de gran ayuda. En caso de no tenerlo habrá que ejercer menos presión sobre el freno, mientras que si dispone de él que vibre y suene significa que está funcionando. Será necesaria una gran pericia y mantener la cabeza fría, pues lo esencial es girar sin ser seco hacia el lado libre de la calzada y volver de nuevo al sentido en el que íbamos, pero ojo: tendremos que observar continuamente que no invadimos la trayectoria de otros coches.

Cómo actuar en un aquaplanning

Se trata de una pérdida de adherencia -y del control total sobre el coche- debido a que el neumático no es capaz de evacuar toda el agua que se encuentra en el asfalto, ´deslizándose´ sobre ella. La actuación correcta es mantener el volante recto y dejar de pisar el acelerador sin frenar, esperando a que vuelva el contacto entre la carretera y el neumático.

Hacer una frenada de emergencia

Como hemos comentado anteriormente, si al pisar fuerte el freno -y el embrague a tope para evitar que se cale- éste vibra y suena es buena señal, ya que el ABS está actuando, por lo que habrá que pisar todavía más fuerte. Sin embargo, si el coche carece de ABS habrá que pisar fuerte freno y embrague al principio, pero como las ruedas se bloquearán, tendremos que suavizar nuestra fuerza sobre el pedal del freno para que vuelvan a girar.

Dominar un subviraje

Lo contrario al derrape o sobreviraje. Suele decirse que el subviraje es cuando ves el árbol contra el que vas a colisionar y el sobreviraje cuando solo lo escuchas -golpeándose con la trasera de tu automóvil-. Pero ambos se pueden corregir: en el subviraje deberemos reducir el ángulo de giro y dejar de pisar el freno progresivamente. De esta manera, el coche volverá al sentido deseado.