Planifica, descansa y no tengas prisa

Consejos para conducir seguro en verano

conducirverano
Consejos para conducir seguro en verano
Autofacil
Autofacil
La llegada del mes de agosto trae aparejada la clásica operación salida / regreso de las vacaciones de verano, en la que el tráfico presenta mayor conflictividad debido al incremento de desplazamientos, la elevada intensidad de circulación y el alto número de trayectos en horario nocturno.


Con la ayuda de CEA –Comisariado Europeo del Automóvil– hemos establecido esta serie de recomendaciones para viajar por carretera de la manera más segura, recordando siempre que la prevención es la mejor arma para evitar un accidente de tráfico.

A la hora de ponerte en carretera, cmo conductor, debes extremar las precauciones, ser prudente y cumplir las normas de Tráfico. Además, te ofrecemos los siguientes consejos para que tu conducción sea más segura:

  • Programar el viaje con antelación y revisar toda la documentación que se debe llevar (permiso de circulación, carnet de conducir, seguro, asistencia en viaje, acreditación de haber pasado la ITV, etc.).

  • Revisar todos los elementos mecánicos del vehículo como agua, aceite, líquido de frenos, luces y neumáticos. Precisamente, el estado de los neumáticos es determinante para evitar siniestros, no en vano, uno de cada cien accidentes está provocado por ruedas defectuosas.

  • Descansar adecuadamente antes de iniciar el viaje. No iniciar nunca un viaje si no se encuentra descansado o no tiene previsto compartir las horas de conducción. Dormir inadecuadamente duplica la posibilidad de tener un accidente y, además, un conductor fatigado mira las señales y el retrovisor hasta cuatro veces menos.

  • Planificar el itinerario. Hay que elegir la ruta más idónea y que presente mayor seguridad, independientemente el tiempo que sea necesario invertir. Las autopistas son las vías más recomendables por su seguridad.

  • Viajes en grupo. Es bastante frecuente salir de vacaciones con familiares y amigos en varios vehículos. En este caso, se suelen disparar algunas conductas de riesgo, como el adelantamiento precipitado. Por este motivo, es conveniente circular a un ritmo similar y sin pretender realizar el viaje en cada momento juntos.

  • No fijarse un horario de llegada. Un error grave y frecuente es establecer una hora de llegada al lugar de destino, puesto que un posible retraso puede hacer que se quiera recuperar el tiempo perdido y con ello incrementen las conductas de riesgo, como el aumento de velocidad o los adelantamientos indebidos.

  • Horas de más peligro. Es preferible viajar durante el día, sobre todo si se tiene problemas de visión o somos proclives a quedarnos dormidos. Durante la noche, las posibilidades de sufrir un siniestro se incrementan entre las dos y las cinco de la madrugada. Del mismo modo, hay que evitar conducir entre las dos y las cuatro de la tarde.

  • Paradas recomendadas para el descanso. Numerosas investigaciones demuestran que nunca se debe conducir en una misma jornada más de ocho horas y que se debe parar cada dos horas o cada 150-200 kilómetros.

  • ComeR de forma adecuada. Durante el viaje se debe realizar una alimentación ligera y no grasa, respetando los horarios habituales de comida, siendo conveniente dar un paseo después de las comidas. También es aconsejable beber abundante agua para contrarrestar la fatiga muscular.

  • Ambiente interior en el vehículo. El coche debe estar bien aireado y a una temperatura de unos 20 grados, algo fundamental para evitar la fatiga y el adormecimiento.

  • Evitar el exceso de equipaje siempre que sea posible. Con ello mejorará la estabilidad, la frenada y el consumo.

  • Siempre, en cualquier desplazamiento, ya sea de corto o largo recorrido, deben utilizarse los sistemas de seguridad adecuados. Cinturón, casco o sillas infantiles pueden salvarnos la vida.

  • No consumir alcohol ni drogas, no superar los límites de velocidad y mantener siempre la distancia de seguridad.

  • Atención a los desplazamientos cortos en carreteras secundarias, son los más peligrosos.

  • Conducir de manera eficiente para ahorrar combustible: velocidades adecuadas, marchas lo más largas posibles –dentro de los márgenes de seguridad– y manteniendo la distancia de seguridad.