Día Mundial Sin Tabaco

6 razones para no fumar al volante

fumadores coche 1
6 razones para no fumar al volante
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
No está prohibido fumar mientras conduces, pero puede ser causa de distracción y, por tanto, de accidente. En el Día Mundial Sin Tabaco, te contamos las razones por las que no debes fumar al volante.


Todo el mundo es consciente de los perjuicios causados por el tabaco, pero millones de personas en todo el mundo sigue fumando a diario, tanto es así que, a lo largo del año, se producen más de siete millones de muertes a consecuencia del tabaco. Con el objetivo de crear una mayor conciencia y de animar a los fumadores a dejar esta práctica, la Organización Mundial de la Salud celebra cada 31 de mayo el Día Mundial Sin Tabaco.

En la parte que nos toca, fumar al volante es motivo de distracción y, por tanto, de accidente. A pesar de ello, en España no se considera una infracción, pero existen otras razones por las que te animamos a no fumar cuando conduces. Te contamos los seis motivos por los que, según Norauto, debes dejar el tabaco cuando te montas en el coche.

1. Riesgo de multa

Como hemos dicho, fumar no es motivo de infracción según el código de circulación, pero las autoridades competentes pueden sancionarte si consideran que supone una distracción.

2. Por respeto a los pasajeros

De los siete millones de muertes causadas por el tabaco cada año, prácticamente un millón corresponden a fumadores pasivos, es decir, los que respiran el humo de un cigarrillo pero no fuman. Dentro de un vehículo, el espacio es reducido y el resto de pasajeros se ve obligado a respirar el humo de tu cigarro. Aunque debería prohibirse en todas las circunstancias a la hora de conducir, fumar en el coche con pasajeros dentro y, sobre todo, con niños, debería ser sancionable.

3. Distracción evidente

Fumar coche

El mero hecho de encender un cigarro implica desviar la vista de la carretera durante, al menos, cuatro segundos. En este tiempo, puede pasar cualquier cosa y el conductor no estaría preparado para reaccionar ante el imprevisto. Si a esto le sumamos la búsqueda del paquete de tabaco, sacar el cigarro de la caja, encender el mechero y empezar a fumar, la distracción es mucho mayor.

4. Merma la capacidad de reacción

Mientras se sujeta el cigarrillo con una mano, se reducen las posibilidades de reaccionar correctamente ante cualquier imprevisto. Es una cuestión de física, al fin y al cabo, cuando agarramos algo con la mano, es imposible sujetar el volante con las dos manos de forma correcta y con firmeza.

5. Deterioro del vehículo

En los coches en los que se fuma con asiduidad, los elementos del interior acaban deteriorándose, sobre todo el techo es blanco o la tapicería es de colores claros. También afecta al sistema de climatización, ya que el filtro del habitáculo reduce su eficiencia y, como consecuencia, el aire que se respira en el interior del coche es de peor calidad.

6. Cuestión de olores

El tabaco no solo afecta al aspecto de los elementos del interior del vehículo, puesto que también causa malos olores. Si fumas, no serás tan consciente de ello, pero tus pasajeros no fumadores se darán cuenta rápidamente. Por otro lado, si quieres vender tu coche en el mercado de ocasión, perderá valor por el mal olor y el mal aspecto de algunos materiales.