Skoda Slavia, el biplaza descapotable creado por los estudiantes de Skoda

8 Skoda Slavia, el biplaza descapotable creado por los estudiantes de Skoda
Fotos: Skoda Slavia
Javier Jimenez
Javier Jimenez

No es la primera vez que los estudiantes de la escuela de formación profesional de Skoda presentan un proyecto que nos gustaría ver en las calles. Es el caso del Slavia, una llamativa versión spider que toma como punto de partida el Skoda Scala.


La séptima creación de los estudiantes de Skoda ha sido diseñada por 31 aprendices de su escuela de formación profesional. El Skoda Slavia presenta una espectacular carrocería biplaza y combina las líneas de diseño del Skoda Scala con un diseño que hace un guiño a los inicios de la marca. Por otro, su diseño está inspirado en el Skoda 1100 OHC de 1957, un prototipo de competición.

Skoda Slavia exterior

El nombre del modelo rinde homenaje a Václav Laurin y Václav Klement, quienes vendieron bicicletas bajo la marca Slavia cuando fundaron la compañía en 1895. A nivel estético encontramos un frontal muy similar al del compacto checo. Los cambios más llamativos se pueden apreciar a partir del pilar A. Se ha eliminado el techo, instalando dos jorobas tipo speedster dando lugar a una trasera muy deportiva rematada con un discreto alerón. Otros detalles llamativos son las llantas de 20 pulgadas, heredadas del Kodiaq RS.

Para mejorar la rigidez del conjunto, se han reforzado los bajos y soldado las puertas traseras, convirtiendo así el modelo compacto y con espacio para cinco personas en un atrevido biplaza de dos puertas. El color de la carrocería, denominado Azul White Crystal, contrasta con los detalles negros de los faldones frontales y posteriores y de los umbrales laterales.

Skoda Slavia interior

Por otro lado, una serie de LEDs programables, situados debajo de los umbrales laterales, heredados del Scala Monte Carlo, y detrás de las llantas de aleación, proporcionan una iluminación ambiental exterior dinámica de color azul, rojo y blanco configurable por el usuario. La letras denominativas Skoda situadas en la trasera sirven también de intermitente, luz de freno y luz de marcha atrás.

A nivel mecánico el Skoda Slavia monta el motor 1.5 TSI del Scala, con una potencia de 150 CV y una transmisión automática DSG de siete velocidades. El sistema de frenos es el mismo que encontramos en el Octavia RS. La zona bajo el bastidor ha sido rediseñada y alberga un sistema de escape específico.

Skoda Slavia interior

Los estudiantes de Skoda no se han olvidado de cuidar cada detalle del interior de su proyecto. Llaman la atención los asientos de competición firmados por Sparco, rematados en cuero negro perforado. También encontramos cinturones de seguridad con arneses de cuatro puntos y un equipo de sonido con un subwoofer de 2.250 vatios.

Terminamos recordando que estamos ante un one-off que lamentablemente no llegará a producción pero que asegura el talento creativo que hay en las instalaciones de la compañía checa.