Diésel o gasolina, ¿cuál es más caro de mantener?

2017112813381553234 1
Diésel o gasolina, ¿cuál es más caro de mantener?
Nicolás Merino
Nicolás Merino
¿Qué cuesta más, el mantenimiento de un coche diésel o uno de gasolina? Esta pregunta es el punto de partida del nuevo estudio realizado por el comparador de precios de mantenimiento en talleres Tallerator.


En pleno debate sobre el futuro de las mecánicas diésel y sus emisiones, las ventas de coches con este tipo de motorización están cayendo en picado. En este punto, Tallerator, la plataforma comparadora de precios de mecánica online, ha querido comprobar el coste del mantenimiento, y ha elegido tres kilometrajes clave en la vida útil de un vehículo: 60.000, 120.000 y 240.000 kilómetros.

La revisión del coche a los 60.000 km, la más solicitada en la plataforma, es en la que se aprecia más diferencia de precio, aunque esta diferencia no llega a 20 euros. Sin embargo, a medida que se suman kilómetros, las diferencias prácticamente desaparecen, siendo residual al final de la vida útil del vehículo.

Resultados del estudio

Si el coche emplea gasoil, el precio medio del mantenimiento de los 60.000 km es de 189,14 euros en España, mientras que la media de los modelos de gasolina se queda en 171,61 euros. Esta diferencia se va haciendo menos visible a medida que se hacen kilómetros al coche, tal y como refleja el estudio realizado por Tallerator.

diesel gasolina grafico 1

Así, a los 120.000 km, el precio medio del mantenimiento es de 258,30 euros para modelos diésel en España; solo 3,39 euros menos que la media en gasolina, de 261,69 euros. Si el coche recorre muchos kilómetros, el mantenimiento de referencia suele realizarse a los 240.000. A estas alturas de vida útil del automóvil, hacer la revisión cuesta prácticamente lo mismo: la media en España es de 306,29 euros y 307,55 euros para diésel y gasolina, respectivamente.

Intervalo de mantenimiento 60.000 km 120.000 km 240.000 km
Coche diésel 189,14 € 258,30 € 306,29 €
Coche gasolina 171,61 € 261,69 € 307,55 €

De modo que la batalla por los costes de mantenimiento queda bastante igualada, donde la diferencia vendrá marcada por los kilómetros que le hagamos a nuestro coche. En la revisión de los 60.000 km, sale ganado el vehículo gasolina, mientras que el mantenimiento de los 120.000 y los 240.000 km, las diferencias son mínimas.