Un mecánico se cansa de las averías del filtro de partículas: "Son una ruina" - Autofácil
Connect with us

Buscar

Filtro de partículas

Técnica

Un mecánico se cansa de las averías del filtro de partículas: «Son una ruina»

El filtro de partículas es muy importante porque se encarga de reducir las emisiones contaminantes de los coches, pero también es una fuente de averías. Este mecánico se ha cansado de esta pieza.

En 2009, la entrada en vigor de la normativa Euro 5 obligó a que los fabricantes de automóviles tuvieran que incorporar un filtro de partículas en todos los vehículos diésel. ¿El motivo? Reducir la contaminación generada las impurezas de las partículas que emiten los coches diésel que, aunque no son las más peligrosas, sí tienen una alta capacidad para entrar en el organismo de las personas.

El problema es que el filtro de partículas diésel tiene una vida útil cuya duración depende de muchos factores. Y es que la acumulación de partículas sólidas del humo de la combustión en su interior acaba pasándole factura y provocando averías.

¿Qué es un filtro de partículas?

El filtro de partículas, también conocido como FAP DPF, es un elemento ubicado en el tubo de escape que se encarga de retener todas las partículas sólidas generadas por los motores diésel.

Cuando el filtro de partículas se llena de esas partículas, él mismo se encarga de incinerarlas, reduciendo de esta forma el nivel de emisiones contaminantes. Se trata de un proceso llamado regeneración.

Para llevar a cabo la regeneración, el filtro de partículas necesita que circulemos con el vehículo durante una media hora aproximadamente por encima de unas 2.500 rpm. Así, los gases de escape alcanzaran una temperatura lo suficientemente elevada (de unos 600 grados) para que se incineren las partículas sólidas.

Filtro de partículas

Si se circula poco por encima de 2.500 rpm, entonces cuando el filtro esté lleno de partículas, el motor realizará el ciclo de regeneración inyectando más carburante, algo que aumentará la temperatura de los gases de escape. Estos ciclos duran unos 20 minutos y se producen cada 1.000 ó 1.200 km, en función del uso que se haga del vehículo; en ellos el consumo aumenta un 10-15 % y el sonido el motor se vuelve más grave.

Durante los 20 minutos que dura el ciclo de regeneración del filtro de partículas diésel no se debe parar el motor porque si se interrumpe en más de tres ocasiones, un testigo de la instrumentación nos indicará que debemos ir a un taller para hacer la regeneración; cuesta unos 50 euros. Si no lo hacemos, se puede averiar y el precio del filtro de partículas ronda los 1.200 euros de media, y pueden superar los 2.500 euros con la mano de obra en un taller.

¿Por qué se averían los filtros de partículas?

Como explica el mecánico del vídeo que aparece aquí debajo «los filtros de partículas se averían porque se obstruyen de carbonilla al trabajar el motor en bajas revoluciones y no poder alcanzar la temperatura necesaria para su regeneración». Además, los filtros de partículas llevan bastantes sensores que se van estropeando.

Los sensores son la auténtica ruina…

¿Por qué los sensores de los filtros de partículas son una ruina? Porque un filtro de partículas diésel lleva muchos sensores y cada uno es susceptible de sufrir una avería. Por ejemplo, uno de ellos es el sensor de presión del diferencial que muestra el mecánico; en la imagen del vídeo cada uno de los pequeños agujeros que se pueden ver lleva un sensor y, en total, ese motor lleva ocho, pero hay motores que llevan muchos más.

En el vídeo, el mecánico explica como la reparación de la avería de un sensor del filtro de partículas puede alcanzar los 400 euros. Aunque lo peor es que, a la semana de llevar a cabo el arreglo, se te puede encender otra vez el testigo de avería en el motor y es porque se rompió otro sensor distinto. Pero el mecánico va más allá y asegura que, a los dos meses, te puede pasar lo mismo y que se deba a la avería de otro sensor más del filtro de partículas.

Por lo tanto, según señala el mecánico, en dos meses llevaríamos gastados 1.200 euros en total por la reparación de tres sensores distintos del filtro de partículas. Además, el mecánico del vídeo alerta de que cuando se produce la primera avería de un sensor luego van a ir los demás detrás; en total, el motor que él utiliza en el vídeo tiene ocho sensores y, por lo tanto, serán ocho averías seguidas.

Galerías de fotos

Vídeos

Radar Velocidad radares térmicosRadar Velocidad radares térmicos

Radares y multas

Existen algunos trucos para evitar las multas por exceso de velocidad de los radares de la DGT. Hemos reunido 5 consejos fáciles de seguir.

Apertura ojo 400 voltiosApertura ojo 400 voltios

Técnica

Muchos cargadores para coches eléctricos anuncian potencias de hasta 360 kW... pero la velocidad real de carga puede estar limitada por la tensión a...

Apertura como funciona práctico fácilApertura como funciona práctico fácil

Técnica

En esta entrega de la saga de vídeos "Cómo Funciona" de Autofácil nos centramos en cinco sistemas o equipamientos que simplifican la experiencia al...

Te puede interesar

Dacia

¿Te imaginas una furgoneta camper por menos de 20.000 euros? Su nombre sería Dacia Sandman y podría ser una realidad en 2025.

Qashqai

Nissan da un lavado de cara a su coche más popular apostando por la tecnología y por un renovado diseño, aunque mantiene las mismas...

Niro

El Kia Niro es un SUV compacto que tiene una gama de motores muy amplia. En este caso analizamos la oferta de financiación del...

Lada

El Lada Niva todavía se vende en muchos países y se puede comprar por un precio inferior a 8.500 euros, pero ¿es una buena...