Un TT debe cumplir una serie de requisitos

Cuáles son las diferencias entre un todoterreno y un todo camino

todoterrenootodocamino
Cuáles son las diferencias entre un todoterreno y un todo camino
Francisco Callejo
Francisco Callejo

Antes de dar la respuesta a esta cuestión, deberíamos hacer un inciso importante.

El término todoterreno es contemplado por la legislación como un tipo de vehículo, e inlcuso el término está recogido desde 2001 en el diccionario de la RAE –como adjetivo y sustantivo– con la siguiente acepción: «Dicho de un vehículo: Que sirve para circular por zonas escarpadas e irregulares.»

El término «todo camino», por su parte, fue acuñado por la prensa especializada del motor a finales de los 90 para referirse a aquellos modelos que comenzaban a aflorar entonces y que, empleando cierta estética similar a la de los vehículos todoterreno, estaban más enfocados para su uso sobre el asfalto –Toyota RAV4, Subaru Forester…–. Y, por el momento, este término no está recogido ni por la legislación, ni por el diccionario.

Hecha está aclaración, la respuesta a la pregunta que plantaeamos es bastante sencilla y la encontramos en la legislación que regula la calificación de cada tipo de vehículo. De modo que la Directiva 2007/46/CE (Directiva marco), en el Anexo II, definición de categorías de vehículos, indica:

“Vehículos todoterreno (símbolo G)».

  • Todo vehículo de categoría N1 (vehículo mixto adaptable ligero) cuya masa máxima no supere las 2 toneladas y todo vehículo de categoría M1 (turismo), se considerará vehículo todoterreno si dispone de:

1. Al menos un eje delantero y un eje trasero concebidos para ser simultáneamente propulsores, incluso con la posibilidad de desembragar la motricidad de un eje.

2. Al menos un dispositivo de bloqueo del diferencial o un mecanismo de efecto similar y pueda salvar una pendiente del 30% calculada para un vehículo unitario.

3. Además, deberán satisfacer al menos cinco de los seis requisitos siguientes:

  • Presentar un ángulo de ataque de 25 grados como mínimo.
  • Presentar un ángulo de salida de 20 grados como mínimo.
  • Presentar un ángulo de rampa (ventral) de 20 grados como mínimo.
  • 180 mm de altura mínima del eje delantero.
  • 180 mm de altura mínima del eje trasero.
  • 200 mm de altura mínima entre los ejes.

Todo vehículo de categoría N1 cuya masa máxima supere las 2 toneladas –la mayoría de los pick up–, o de las categorías N2 (camiones ligeros), M2 o M3 (autobuses) cuya masa máxima no supere las 12 toneladas, se considerará vehículo todoterreno tanto si todas sus ruedas son motrices, incluidos los vehículos en los que sea posible desembragar la motricidad de un eje, como si el vehículo satisface los tres requisitos siguientes:

  • Tener al menos un eje delantero y uno trasero concebidos para ser simultáneamente motores, incluidos los vehículos en los que sea posible desembragar la motricidad de un eje.
  • Disponer de al menos un dispositivo de bloqueo del diferencial o de un mecanismo de efecto similar.
  • Poder salvar una pendiente del 25 % calculada para un vehículo unitario.

Aplicando lo indicado por la legislación tendríamos que el BMW X5 sí es un turismo todoterreno, mientras que el Lexus RX no lo es, porque no cumple el requisito de los ángulos mencionados.

Visto así, la explicación parece muy clara y sabemos a qué atenernos; pero, a pesar de lo que dice la ley, la realidad suele ser bastante más compleja y está a bierta a matizaciones e interpretaciones. Por ejemplo, ¿quién puede negar la condición de todoterreno a los buggies que cada vez son más habituales en el Dakar o incluso los fabricados por el francés Jean Louis Schlesser y con los que logró la victoria en las ediciones de 1999 y 2000?.

Buggy Schlesser Dakar 2000

Estos vehículos llevaban tracción trasera, pero, su potencia, los neumáticos y sus magnificas cotas les permiten circular sobre terrenos abruptos, incluso mejor que muchos vehículos dotados de tracción total –4×4– y que, con la ley en la mano, merecen la calificación de todoterrenos.

Dicho esto, es el momento de plantear dos preguntas: ¿Todos los los 4×4 –entendiendo como 4×4 todos los vehículos que disponen de tracción total– son todoterrenos? Está claro que no. No hay más que ver la amplia nómina de súper deportivos de tracción total que hay en el mercado.

¿Y todos los todoterrenos son 4×4? Pues con la ley en la mano, sí; pero ya hemos visto que la realidad es algo más complicada y está sujeta a muchos matices.