Guardia Civil: 30.000 controles diarios para evitar desplazamientos

multasestadoalarmacoche
Guardia Civil: 30.000 controles diarios para evitar desplazamientos
Enrique Espinós
Enrique Espinós

Con motivo del fin de semana, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil establecerá más de 30.000 controles diarios en las vías de salida de las grandes ciudades para evitar los viajes hacia segundas residencias durante el estado de alarma.


Aunque con la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, el Ejecutivo prohibió la circulación por las vías públicas exceptuando estos casos y el 18 de marzo modificó la norma para incluir la prohición de que más de una persona circule en un vehículo, una restricción que días más tarde se amplió a dos personas; Tráfico no se fía de que muchos españoles se queden confinados en sus casas.

Es por ello que, desde ayer, los agentes de la Agrupación de Tráfico están efectuando 30.000 controles de carretera, que se reforzarán a lo largo del fin de semana, en las vías de salida de las grandes ciudades. ¿El motivo? Evitar que, con motivo del fin de semana, los ciudadanos viajen hasta otras poblaciones donde dispongan de segundas residencias, incrementando así el riesgo de contagio del coronavirus.

Así lo ha manifestado la DGT en un comunicado de prensa, en el que recuerda que, estos días, se encuentra limitada la libertad de circulación de las personas por las vías públicas.

De 300 a 30.000 euros de multa

Desde Autofácil nos sumamos fehacientemente a la petición general de que todos nuestros lectores permanezcan en sus casas para minimizar el riesgo de contagio del coronavirus.

Pero, si aún así, decides correr el riesgo de viajar este fin de semana hacia una segunda residencia, debes saber que, de entrada y si viajas con alguien más en el vehículo, los agentes podrían imponerte una multa de entre 300 y 1.000 euros.

Pero, además, en caso de realizar este viaje sin mediar ninguna causa excepcional, estarías incumpliendo el Real Decreto de estado de alarma, algo que se salda, según la Ley de Seguridad Ciudadana de 2015, con sanciones de entre 601 euros y, en el peor de los casos, 30.000 euros. Además, si desobedecieras o te resistieras «a la autoridad o a sus agentes» incluso podrían aplicarte penas de presión entre los tres meses y el año.