Por culpa de accidentes leves

Los golpes de chapa crecen exponencialmente

accidentes leves
Los golpes de chapa crecen exponencialmente
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
El pasado año hubo 1,91 millones de choques entre vehículos, la mayor cantidad desde 2010, lo que ha provocado que los golpes de chapa hayan alcanzado su cota más alta de los últimos siete años.


Cada año, y según cifras de la Organización Mundial de la Salud, cerca de 40 millones de personas resultan lesionadas en accidentes de tráfico en todo el planeta. Entre los accidentes más comunes que se detectan en los últimos años se encuentran aquellos que derivan de las distracciones provocadas por el uso de dispositivos tecnológicos mientras se conduce.

Los accidentes de tráfico leves son típicos del tráfico urbano y constituyen una magnitud que refleja la situación económica de un país. En momentos de bonanza se producen más colisiones porque hay una mayor cantidad de vehículos circulando por las calles. En años de crisis ocurre lo contrario: baja la siniestralidad. Los golpes de chapa tocaron suelo en España en 2013 y desde entonces no han dejado de crecer.

En 2017, se produjeron 1,91 millones de accidentes leves de tráfico en España, lo que en comparación con el mismo mismo periodo anterior supone un incremento del 3,14% y se trata del mayor número de incidentes de circulación sin heridos registrado desde 2010. Si dividimos estos accidentes en función de la geografía española, las comunidades autónomas más pobladas son las que anotan una mayor cantidad de accidentes en términos absolutos, algo natural y totalmente lógico dado su mayor volumen poblacional y, por tanto, de vehículos. Así, en Andalucía se produjeron 370.423 choques en 2017; en Cataluña otros 292.214; y en la Comunidad de Madrid, 269.517.

Las regiones donde más aumentaron las colisiones el pasado año fueron las Islas Baleares (5,62%), Ceuta (5,45%), la Comunidad de Madrid (4,77%) y la Comunidad Valenciana (4,71%). Los accidentes sólo bajaron en Melilla (-5,87%), Galicia (-0,86%), Extremadura (-0,29%) y Castilla y León (-0,16%).

Los accidentes leves también varían en función de la época del año y los días de la semana. Los periodos vacacionales presentan menos incidentes porque los golpes de chapa son típicos del tráfico urbano y este se hace menos denso en los momentos de descanso. En este sentido, agosto fue el mes más tranquilo del año con 138.137 accidentes y el viernes es el dia de la semana con más golpes de chapa en las ciudades. De media, se produjeron 6.279 siniestros cada viernes de 2017.