Sólo mide 3,04 metros

Volkswagen Nils, el monoplaza para la ciudad

nils 01
Volkswagen Nils
Autofacil
Autofacil


El pequeño modelo de Audi no será la única propuesta del grupo alemán en este campo, ya que Volkswagen exhibirá en el Salón de Frankfurt el Nils, un monoplaza minimalista y funcional, con carrocería de aluminio, puertas de ala de gaviota y propulsión 100% eléctrica. Su longitud es de sólo 3,04 metros, con una anchura de 1,39 metros. El dato de anchura se ve aumentado gracias a las cuatro grandes ruedas exteriores, ya que la carrocería es de apenas 0,86 metros. La altura es de 1,2 metros. Con estas escuetas dimensiones, la configuración sigue el diseño de un coche de Fórmula 1: conductor en el centro, motor detrás y ruedas de aluminio descubiertas. Las llantas son de 17 pulgadas, con unos estrechos neumáticos 115/80 delante y 125/80 detrás. Para dar luminosidad al habitáculo y facilitar la entrada y la salida del vehículo, sobre todo cuando está estacionado en espacio pequeños, el Nils utiliza puertas vidriadas de alas de gaviota. A pesar de su pequeño tamaño, el Nils deja hueco para un maletero, aunque de dimensiones muy reducidas: según el comunicado oficial deja espacio para realizar la compra básica, es decir, una caja de botellas y una bolsa.

La propulsión corre a cargo de un motor eléctrico -que pesa sólo 19 kg- de 15 kW (unos 20 CV), capaz de desarrollar picos de 25 kW (34 CV) a corto plazo y un par de 130 Nm, una potencia que a simple vista puede parecer escasa, pero que es más que suficiente para mover los 460 kg del Nils con soltura. No en vano alcanza una velocidad máxima de 130 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en menos de 11 segundos. La energía es suministrada por una batería de iones de litio, con la que consigue una autonomía de 65 kilómetros con una sola recarga. Lo mejor de todo es que el tiempo de carga en un enchufe convencional de 230 voltios es de dos horas. La propulsión corre a cargo de las ruedas traseras y equipa ESP.

Como estamos ante un vehículo de estudio, los ingenieros de Volkswagen se han permitido el lujo de introducir dispositivos más típicos de segmentos superiores, como la frenada automática en caso de colisión, la regulación automática de la distancia con el vehículo precedente, una gran pantalla TFT como cuadro de instrumentos, una pantalla táctil para controlar las funciones del navegador, la radio, el teléfono… La iluminación también está a la altura, con elementos de xenón y LED en los faros, los pilotos traseros y los intermitentes.