Sistema Audi AI active suspension

Audi A8: así se prepara para un impacto lateral

Audi A8: así se prepara para un impacto lateral
Pablo García
Pablo García
El Audi AI active suspension es un nuevo sistema de seguridad que se enmarca dentro de las evoluciones tecnológicas aplicadas al tren de rodaje.


Detectar el golpe antes de que pase para prepararse. Ésa ha sido una de las premisas de Audi a la hora de desarrollar el nuevo buque insignia de la marca, el Audi A8. Gracias al empleo de una red eléctrica de 48V -que poco a poco se irá haciendo común en el resto de coches del mercado- podemos contar con una serie de elementos eléctricos, alimentados con esta red eléctrica, diseñados para velar por nuestra seguridad.

En el caso del A8, una de las aplicaciones más llamativas se encuentra en su tren de rodaje, en este caso, en la suspensión opcional denominada Audi AI active suspension. Entre sus funciones, existe una capaz de elevar ocho centímetros un lado de la carrocería -en tan sólo medio segundo- si el sistema detecta que se va a producir un impacto lateral de manera inminente. Con esto se reduce el daño en los ocupantes hasta en un 50% en zonas como el tórax y el abdomen, ya que el impacto se produce en una parte del vehículo con mayor resistencia como es el chasis.

Un motor eléctrico en cada rueda

Para conseguir que la carrocería se eleve, el Audi A8 cuenta con un motor eléctrico por rueda que actúa sobre el brazo de la suspensión. Cada uno de estos motores acciona un engranaje que se acopla a un eje que va por el interior de la barra de torsión mediante un sistema de correa dentada. Esta barra lleva una bieleta que ejerce fuerza sobre la suspensión.

Además de elevar la carrocería, el A8 cuenta con el sistema Audi pre sense 360º, que tensa los cinturones, pone los asientos en posición vertical, cierra las ventanillas y el techo solar para preparar el coche ante un posible accidente, minimizando aún más los daños.

Galería de fotos del nuevo Audi A8

 

Audi A8