Desde 130.000 euros, no requiere títulos náuticos para manejarla

¿Una caravana anfibia? Ya existe, es eléctrica y se llama Caracat

Enrique Espinós
Enrique Espinós
El nombre de esta caravana anfibia corresponde a la unión de las palabras de caravana… y de catamarán. Por lo que la Caracat deja muy claras de inicio sus aspiraciones: poder rodar por carretera y navegar por el mar, todo en un mismo vehículo.

La caravana anfibia Caracat es la última locura del mercado de autocaravanas y caravanas, que vive un verdadero auge de ventas en los últimos años en Europa. Fabricada por el especialista germano Schneider Caravaning, se trata de una caravana al uso, que se puede remolcar por carreteras  (de hasta 2,5 m de ancho) sin problema alguno pero que, asimismo, flota y se puede mover en el agua gracias a su motor eléctrico de 8 CV, aunque si se quiere más potencia, la empresa ofrece motores térmicos y eléctricos de hasta 100 CV.

La Caracat se convierte así una cómoda y elegante barcaza; y sus creadores han pensado tanto en la comodidad que, una vez en el agua, sus pontones se pueden desplegar eléctricamente, consiguiendo una superficie sobre el agua de 3,60 metros.

caravana anfibia caracat

Como destacan desde la empresa, con esta caravana anfibia tendrás una bonita embarcación sin pagar ningún coste de amarre ya que, cuando finalices la excursión, se puede remolcar y estacionar en superficie. Además, tampoco necesita ningún permiso específico para manejarla en el agua.

La caravana anfibia Caracat, que se ofrece en tres tamaños (6,60 m, 7,60 m y 8,60 metros de longitud o mejor, dicho, de ‘eslora’) cuenta con una carrocería de poliéster reforzada con fibra de vidrio y cuenta con unos acabados de lujo, con superficies de madera, revestimientos de cuero en las paredes y tela de Alcántara en el techo.

caravana anfibia caracat

Pero lo mejor de esta caravana anfibia son sus dos grandes ventanales, uno a cada extremo y que pueden abrirse por completo en el agua y, sobre todo, su techo realizado en madera de teca, que funciona como un solárium y en el que se puede montar un toldo para resguardarse del exceso de sol. Asimismo, y en su parte trasera, la Caracat puede desplegar un añadido, también de madera de teca, que funciona como un pequeño embarcadero u  otro solárium.

Una caravana anfibia a la venta desde 130.000 euros

En el interior, cualquiera de los modelos de la caravana anfibia Caracat cuenta con un completo sistema de navegación, así como calefacción, aire acondicionado, cocina de gas, un sistema eléctrico conectado a paneles solares, baño con ducha y depósitos de aguas sucias y limpias, entre otros elementos.

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta es su precio, y aunque el fabricante no lo indica en su catálogo, que puedes consultar aquí; diversos medios alemanes señalan que la Caracat más pequeña, la de 6,6 metros de longitud, está a la venta (equipamiento opcional aparte) desde unos 130.000 euros.