Llegará en marzo de 2019

BMW Serie 8 Cabrio, toda la información

bmwserie8cabrio
BMW Serie 8 Cabrio, toda la información
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
La gama BMW Serie 8 se amplía con la variante descapotable Serie 8 Cabrio. Su diseño es similar al del Serie 8 Coupé y también tiene cuatro plazas en su interior, pero pierde el techo duro para incorporar una capota de lona clásica. La oferta mecánica es idéntica.


Era cuestión de tiempo, aunque no hemos tenido que esperar mucho para conocerlo: BMW ya ha desvelado el Serie 8 Cabrio, la variante descapotable del Serie 8 Coupé. Como el modelo de techo duro, tiene una carrocería de dos puertas y un interior con cuatro plazas, pero, gracias a una capota de lona clásica, permite disfrutar de la conducción a cielo abierto. Su diseño, obviamente, cambia, sobre todo con la capota plegada, pero respeta las líneas de la variante coupé.

BMW Serie 8 Cabrio traseraDentro, no hay modificaciones, por lo que dispone del mismo espacio para los pasajeros y tiene el mismo diseño. Lo que sí cambia es el maletero que, en lugar de los 420 litros del coupé, tiene 350 litros de capacidad, si bien los respaldos traseros son abatibles en proporción 50:50; de serie, el portón trasero es eléctrico. Otra de las particularidades del Serie 8 Cabrio es el deflector de viento, que se coloca tras las plazas traseras para reducir la corriente de aire en el interior. Opcionalmente, BMW ofrece la calefacción para el cuello integrada en los reposacabezas delanteros, mientras que el cuero de la tapicería incorpora la tecnología Sun Reflective para evitar que se caliente y se deteriore con la exposición al sol.

BMW Serie 8 Cabrio interiorTambién es diferente la estructura del bastidor, en este caso más rígida qiue en el Coupé y con un refuerzo específico para los bajos, además de un marco del parabrisas reforzado y de la protección antivuelco, que se despliega con una carga pirotécnica tras los asientos posteriores en caso de vuelco.

Dos motorizaciones

BMW Serie 8 Cabrio lateralCuando llegue al mercado en marzo de 2019, la oferta mecánica estará formada por dos motores, el diésel 840d xDrive y el gasolina M850i xDrive. El primero es un seis cilindros en línea de 320 CV que va ligado a una caja de cambios Steptronic Sport de ocho velocidades y a un sistema de tracción integral inteligente BMW xDrive; el segundo es el motor más potente de la gama, un V8 de 530 CV que también se asocia a la transmisión automática Steptronic Sport y a la tracción total xDrive. Ambos incorporan de serie la suspensión M adaptativa, la dirección activa integral y los neumáticos de diferentes dimensiones en cada eje. El diferencial M Sport con control electrónico de deslizamiento es de serie en el eje trasero para el M850i y opcional en el 840d; el más potente también cuenta de serie con estabilización activa.

A gusto del cliente

BMW Serie 8 Cabrio capotaPor supuesto, las opciones de personalización son enormes, como en el Coupé. Para empezar, se puede escoger el paquete deportivo M para el 840d -de serie en el M850i-, que incluye paragolpes delantero con entradas de aire mayores, diseño distintivo de los estribos y el paragolpes trasero, llantas M de aleación de 19 pulgadas, equipo de frenos deportivos M, asientos multifuncionales, volante M de cuero y umbrales en las puertas iluminados con el emblema M. El M850i añade a todos los elementos mencionados la extensión del faldón delantero, llantas M de 20 pulgadas, frenos específicos deportivos M, neumáticos de altas prestaciones, elementos exteriores exclusivos en Cerium Grey, molduras interiores de acero inoxidable con diseño de malla y umbrales iluminados con el emblema de la versión. Los clientes pueden personalizar todavía más su coche con el programa BMW Individual o con el paquete exterior M de carbono, que incluye varios elementos fabricados en CFRP -plástico reforzado con fibra de carbono-, como las cubiertas de los retrovisores o los embellecedores que rodean las salidas de escape.

 

BMW Serie 8