71.ª llamada a revisión

GM anuncia la revisión de otros 524.000 vehículos

GM anuncia la revisión de otros 524.000 vehículos
Pablo Recuenco
Pablo Recuenco
General Motors (GM) ha anunciado la llamada a revisión de otros 524.384 vehículos de sus marcas Cadillac, Saab y Chevrolet en Norteamérica por dos defectos que han sido detectados, según la automotriz estadounidense, tras tres accidentes en los que dos personas resultaron lesionadas.


Con esta última campaña de prevención anunciada, se eleva a 71 el número de veces que se ha llamado para hacer revisiones a vehículos durante este año a nivel mundial. Un récord histórico en la industria automovilística global. La mayor de las revisiones anunciadas se produjo el viernes, con más de 430.000 Cadillac SRX y camionetas deportivas Saab 9-4X llamadas a revisión.

GM anunció en comunicado que el problema podría venir de que algunas tuercas en la suspensión trasera pudieran no haber sido apretadas apropiadamente. Eso podría hacer que el ajustador de la convergencia se separe de la suspensión, causando un accidente. El retiro del SRX afecta a los modelos de 2011 al 2015 y de las Saab a los modelos de 2011 y 2012. GM, asimismo, ha confirmado que el problema ha causado tres choques y dos heridos. Los concesionarios inspeccionarán los vehículos e instalarán nuevas piezas si es necesario. Los SRX no vendidos ya están siendo inspeccionados.

Chevrolet SparkEl anuncio correspondiente a la otra llamada a revisión afecta a casi 94.000 Chevrolet Spark de los modelos de 2013 al 2015 en Estados Unidos y Canadá. En este caso, el óxido podría haber provocado que un enganche secundario del capó falle y pueda abrirse inesperadamente sobre el parabrisas, bloqueando la visión del conductor. GM dice que no conoce de choques ni lesiones causados por el problema hasta el momento pero que los concesionarios van a remplazar el enganche cuando la pieza esté disponible. Unas 13.000 unidades Crevrolet Spark han sido bloqueadas en los concesionarios hasta que se haga la reparación.

La compañía se enteró del problema en marzo cuando recibió quejas de tres enganches oxidándose prematuramente en Gran Bretaña. En los tres casos, el capó se abrió cuando el coche estaba en marcha, de acuerdo con la documentación presentada por GM a los reguladores en Estados Unidos. La compañía recibió además 10 quejas en garantía en Estados Unidos por enganches oxidados.

GM determinó que el problema se debió a una capa anticorrosión que no cumplía con las especificaciones de la compañía. La capa protectora fue cambiada en la producción el 31 de julio.