El Citroën ZX cumple 30 años: un clásico con sello español

zxaurad1991 a770citroencommunicationdr
El Citroën ZX cumple 30 años: un clásico con sello español
Javier Jimenez
Javier Jimenez

En septiembre de 1991 Citroën presentó el Citroën ZX, un compacto cómodo, espacioso y fiable, pensado para satisfacer las necesidades de movilidad cotidiana del público generalista. A lo largo de sus siete años en el mercado, el modelo francés gozó de diferentes versiones y carrocerías. A continuación, repasamos su historia.


Unos meses después de que se produjese el debut del mítico ZX Rally-Raid en el rally raid Baja España-Aragón y el París-Trípoli-Dakar, la firma de los chevrones presentó al mundo el Citroën ZX. Su lanzamiento estuvo respaldado por un abultado palmarés formado por cinco títulos mundiales en la especialidad de los raids, logrados entre 1991 y 1997.

Citroën ZX

La versión de producción nació a raíz de una colaboración con el centro de diseño del famoso carrocero italiano Nuccio Bertone. El ZX se ofreció con una amplia gama de motores que comprendía mecánicas de entre 1.1 y 1.9 litros, esta última, dotada de culata de 16 válvulas, para la variante deportiva Volcane. Mención aparte merece la variante más deportiva: el 2.0 de gasolina, que llegó hasta los 167 CV de potencia.

Citroën ZX

De inicio, el compacto francés presentó dos variantes de carrocería, a la que más tarde se añadiría una tercera: berlina de 5 puertas con un sistema de regulación de la banca trasera que aumentaba, según las necesidades, para el transporte de pasajeros o el espacio de carga del maletero. La versión coupé tenía ciertos aires que recordaban al Rally-Raid, mientras que el familiar, denominado ‘Break’, llegó en último lugar convirtiéndose en un auténtico éxito comercial.

La gama mecánica incluía un eficiente motor diésel y un brillante turbodiésel, ambos de gran fiabilidad y capaces de recorrer largas distancias. La puesta en marcha de las nuevas técnicas de montaje y el empleo de un chasis monocasco permitieron dar un importante salto cualitativo en el momento del ensamblaje. Gracias a ello, los vehículos transmitían mayor sensación de robustez. Este hecho se trasladó posteriormente al sustituto del ZX, el Xsara, que, con sus numerosas versiones, entre ellas el monovolumen Picasso, ocupó el puesto del compacto en la gama de la marca desde el año 1998 y hasta bien entrado el siglo actual.

Citroën ZX 30 aniversario

Ya por entonces el Citroën ZX incluía de serie una serie de innovadoras soluciones tecnológicas propias de la marca francesa como el eje trasero autodireccional, capaz de girar junto con el eje delantero gracias a unos soportes elásticos con deformación programada que ofrecían una sensación de fluidez y dinamismo en la conducción.

Disponible en diferentes niveles de acabado y con una paleta de colores de carrocería muy atractivos, el ZX fue un éxito de ventas con casi dos millones y medio de unidades matriculadas a nivel global. Más de 500.000 se produjeron en España, en el Centro de Vigo.