I Informe sobre Vehículo Autónomo y Conectado de Anfac

La DGT y Anfac buscan legalizar los coches autónomos de nivel 3 en España para 2023

coches autonomos DGT ford
La DGT y Anfac buscan legalizar los coches autónomos de nivel 3 en España para 2023
Enrique Espinós
Enrique Espinós
En España, se permite actualmente la circulación de coches autónomos con nivel 2 de autonomía, aunque la patronal de fabricantes estima que el 23% de los vehículos a la venta ya incorpora la tecnología de nivel 3. Desde la DGT prometen una regulación que permita la conducción a nivel autónomo 3 para finales de 2023.

Tras las últimas polémicas sobre la prohibición de la UE para comercializar vehículos térmicos a partir de 2035 o la preocupación por el precio de la gasolina, parecía que el desarrollo de los coches autónomos había desaparecido de la actualidad del sector. Pero un estudio elaborado por la patronal de fabricantes de automóviles en España, Anfac, y que pretende tener continuidad en el tiempo, el «Informe sobre vehículo autónomo y conectado» pone de manifiesto que España podría mejorar mucho en este campo y que, en nuestro país, los coches autónomos a la venta ya ofrecen, de media, un nivel de autonomía superior al 3.

De hecho, este informe sobre coches autónomos considera que se da «el momento oportuno para poner en marcha un reglamento específico que asiente las bases para la entrada y circulación de vehículos con niveles de autonomía 4 en las carreteras españolas durante este año, tal y como ya realizan países de nuestro entorno como Francia y Alemania».

coches autonomos DGT información

Y la DGT da la razón a Anfac, al menos en parte. Durante la presentación de este informe en Madrid, Jorge Ordás, el subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT; explicó que la aspiración de la Tráfico “es contar con una regulación a partir de nivel 3 de autonomía en un plazo de un año y medio». Una regulación con la que ya cuenta Alemania (aunque por ahora, sólo para Mercedes) en autopistas y en determinadas condiciones y que desde Anfac, creen que “deberíamos copiar”, en palabras de su director, Juan López-Tafall.

Ordás, mientras tanto, prevé que esta normativa llegue antes de final de la legislatura, y cree que, con ella “podremos ver a conductores sin las manos en el volante en determinadas ocasiones», una de las características del nivel 3 de conducción autónoma.

Descubre cuáles son los niveles de conducción autónoma de los vehículos

Coches autónomos: así está el panorama en España

El informe de Anfac  tiene como objetivo “comparar la situación de España respecto a otros países” en aspectos que condicionan el desarrollo de los coches autónomos. Y se ha desarrollado en base a una serie de indicadores internacionales: el resultado es un indicador global de varios subindicadores que miden el nivel de ciberseguridad, conectivdad, inversión tecnológica y calidad y conectividad de carreteras.

Así, en el indicador global, España obtiene una puntuación de 50,5 puntos sobre un total de 100, lejos de los países líderes como EE.UU. (67,8 puntos), Suecia (63,3 puntos) o Finlandia (62,5 puntos).

Como puntos fuertes en cuanto al futuro de los coches autónomos, España destaca por sus infraestructuras de carreteras, algo que destaca también Ordás: “Tenemos una amplia red de carreteras que vertebra el país y debemos esforzarnos en tenerlas perfectamente señalizadas y mantenidas” y “desde la DGT pensamos que no hay que esperar a que se actualice la carretera para llegar al nivel 3 de conducción autónoma”. Aún así, el subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT reconocía que, en estos momentos “apostamos por el desarrollo del vehículo autónomo más que por el desarrollo de la conectividad de la vía”.

coches autonomos DGT sin manos

Y es algo que resulta algo contradictorio, ya que el informe de Anfac establece como flaquezas de nuestro país la notable capacidad de mejora en inversión de nuevas tecnologías (inteligencia artificial, tecnologías de la información) y, también, en las redes de conectividad.

En cuanto a los vehículos en sí, el estudio de Anfac establece el nivel potencia de autonomía del mercado, que indica el nivel medio de conducción autónoma que podría proporcionar la tecnología disponible por las marcas de coches; y el nivel real de oferta, que es el que se logra partir de las funciones de conducción autónoma disponibles hoy día en el mercado. Así, y en cuanto a turismos, España tendría un nivel potencial de 3,3 sobre 5; mientras que los vehículos comerciales ligeros obtendrían una puntuación de 2,8 sobre 5.

En cuanto al nivel real de oferta, y siempre referido a turismos; el informe explica que la normativa vigente no permite circular a modelos con conducción autónoma superior a nivel 2, por lo que, en nuestro país, el 62% de los modelos en oferta ofrecen este citado nivel 2, mientras que sólo un 23% ya incluye la tecnología necesaria para una conducción autónoma de nivel 3: entre estas tecnologías se pueden citar el sistema de mantenimiento de carril o el control adaptativo de velocidad.