Si tu coche no es eléctrico y aparcas en una plaza reservada para la recarga, te multarán

Cristina Muñoz
Cristina Muñoz
En alguna ocasión todos hemos visto algún coche aparcado en una plaza reservada y que no estaba autorizado para ello. En el caso de las plazas reservadas para la recarga de eléctricos puede darse esta situación, y también conlleva una sanción.

Cada vez hay más coches que pueden tener la necesidad de enchufarse ya que a los modelos 100 % eléctricos se suman los híbridos enchufables. Este tipo de vehículos pueden aparcar en alguna plaza reservada para la recarga siempre que necesiten hacer uso del punto de carga. Pero, ¿qué pasa si aparco mi coche en una de ellas y no voy a recargar o ni siquiera mi automóvil es enchufable?

Qué señal indica que es una plaza reservada para eléctricos

Las plazas reservadas para la recarga de coches eléctricos deben contar con la señal S-17, que indica que ese espacio está reservado para el aparcamiento de ese tipo de vehículos. Aunque también son válidas las señales R-307 o R-308, que establecen la prohibición de parar, estacionar, o ambas cosas. Todas estas señales irán acompañadas de una placa en la que se indique un texto similar al siguiente: «Excepto vehículos eléctricos en proceso de recarga» e, incluso, concretar un tiempo máximo de uso.

Parking
Señal S-17
Parada y estacionamiento prohibido
Señal R-307
Estacionamiento prohibido
Señal R-308

En estas plazas sólo pueden estacionar aquellos conductores que vayan a recargar sus coches eléctricos. De esta forma, una vez se haya acabado el proceso de recarga, el usuario deberá dejar la plaza libre para que otro conductor que lo necesite pueda enchufar su coche. Y, por este motivo, estas plazas de aparcamiento cuentan con esa placa en la que se establecen sus limitaciones de uso, donde se indica el tiempo máximo de recarga.

Cuál es la multa si aparco en un punto de recarga

Según establece la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, estacionar en una plaza que esté destinada a otro fin se considera una infracción grave y la multa es de 200 euros, sin pérdida de puntos. Además, si lo considera necesario, la policía puede retirar tu vehículo con la grúa municipal y llevar tu coche al depósito.

Como hemos indicado, esta multa se aplica tanto a aquellos conductores de eléctricos o híbridos enchufables que no estén utilizando esa plaza reservada para recargar su coche, como para aquellos vehículos que no son enchufables porque llevan motores de combustión, utilizan GLP (Gas Licuado del Petróleo), etc.

No obstante, para ser sancionado esa plaza reservada a la recarga de vehículos eléctricos debe ir acompañada de las señales que hemos explicado ya que, de no ser así, como puede ocurrir en centros comerciales, no se les podrá multar.