Está cargado de tecnología

ZF presenta su coche urbano inteligente

zfglobalpressevent03
ZF presenta su coche urbano inteligente
Karam El-Shenawy
Karam El-Shenawy
ZF se sube al carro de los coches del siglo XXI con el Smart Urban Vehicle, un coche, eléctrico, que demuestra que soluciones concretas para el tráfico urbano individual están hoy día disponibles con solo interrelacionar las tecnologías y sistemas existentes con el conductor y su manera de conducir.


Con el Smart Urban Vehicle el Grupo ZF muestra su potencial en la interrelación inteligente de sistemas de asistencia de chasis, tracción y dirección, presentando una solución ejemplar para el sector del coche compacto de ciudad. El resultado es un vehículo extremadamente maniobrable, libre de emisiones -es completamente eléctrico– y capaz de interrelacionarse con el conductor y el medio ambiente.
 
La pieza fundamental de este concepto es la tracción puramente eléctrica eTB del eje trasero con sus dos motores situados muy cerca de las ruedas (electric Twist Beam), un concepto totalmente novedoso. Otra gran novedad es el eje delantero con su ángulo de giro de hasta 75 grados, que aumenta sobremanera su agilidad y maniobrabilidad. Dos sistemas de asistencia al conductor ofrecen además mayor seguridad y eficiencia.
ZF Smart Urban Vehicle

Más relevantes aún son las ventajas del nuevo concepto del eje delantero en conjunto con la función de asistencia Smart Parking Assist, con el cual, el conductor no sólo es capaz de maniobrar el vehículo incluso en espacio muy reducidos, sino que además lo podrá hacer desde fuera del vehículo a través de dispositivos electrónicos como un Smartphone o Smart Watch.
 
ZF Smart Urban VehicleLa función PreVision Cloud Assit, conectada a una nube (cloud), aumenta el confort y la eficiencia. El vehículo, por ejemplo, puede reducir automáticamente el par de tracción antes de entrar en una curva, disminuyendo la velocidad sin utilizar los frenos mecánicos.

El conductor también puede estar en contacto directo con su vehículo a través del volante: un reconocimiento táctil cubre toda la superficie del volante y ofrece por lo tanto la conexión a los sistemas de asistencia y a las funciones automáticas de conducción. El conductor además cuenta con un display OLED a la altura de la vista en el volante, que facilita más datos al conductor.