Fernando Alonso casi bate un récord en la Fórmula 1 con su adelantamiento

Ruth García Gómez
Ruth García Gómez
El Gran Premio de Sao Paulo dejó atónitos a todos los amantes de la automoción al ver como Fernando Alonso hacía de nuevo historia.

Fernando Alonso volvió a paralizar los corazones de media España. El piloto de Aston Martín ha vuelto a dar una clase magistral de magia. ¿Cómo lo ha hecho? Es imposible de explicar, pero de nuevo volvió a incendiar el asfalto con una demostración de pilotaje que dejó a todos boquiabiertos.

La pista es lo de menos cuando Fernando Alonso se sube al volante, pero bien es cierto que parecía que Interlagos y el piloto asturiano bailaban al mismo compás, de una manera que hizo que Alonso volviera a entrar en los libros de la historia. Esa historia que lleva rellenando con su nombre desde que pisó por primera vez el mundial de Fórmula 1.

En una exhibición de destreza y maestría, Alonso demostró por qué es considerado uno de los pilotos más talentosos de todos los tiempos. Sus movimientos precisos y una intuición asombrosa, mantuvo a los aficionados al borde de sus asientos hasta cruzar la línea de meta.

En esta ocasión no podemos hablar de que sea un récord del piloto más joven o de velocidad, su nombre quedará grabado en la historia de la Fórmula 1 por el emocionante final que protagonizó junto con Checo Pérez, donde se disputaron la tercera posición del podio en una ‘photo finish’, con Alonso emergiendo como el tercero por tan solo 53 milésimas de segundo.

Alonso de nuevo entre los récords de F1

Este final de infarto se sitúa como el cuarto con menos diferencia desde que se tienen registros. El circuito de Austria fue uno de los que entró en la historia al convertirse en el tercer final más apretado. Corría 1982 cuando Elio de Angelis y Keke Rosberg cruzaban la línea de meta con apenas 50 milésimas de diferencia. Pese a este apretado resultado no conseguían igualar al Gran Premio de Italia de 1969 donde Jean-Pierre Beltoise y Peter Gethin veían la bandera a cuadros con 20 milésimas de diferencia. Pero, sin lugar a duda, Peter Gethin y Ronnie Peterson se llevan la palma en el Gran Premio de Italia de 1971 donde tan solo les separaron 10 milésimas.

La actuación de Alonso no se limitó al emocionante final. Durante casi la mitad de la carrera, mantuvo el tercer lugar del podio, resistiendo la presión de Sergio Pérez y su velocidad superior en 11 km/h, pero no fue hasta las últimas 20 vueltas cuando se desató la acción entre los pilotos hispanohablantes.

Fernando Alonso 2023

Checo Pérez mantuvo la cabeza fría y trato de entender vuelta a vuelta donde podría tener el punto clave para adelantar a Fernando en las últimas vueltas de carrera. Para ello necesitaba hacer uso del DRS, dispositivo que proporciona una velocidad extra y  cuya activación se puede realizar siempre y cuando estén a una distancia inferior de 1 segundo. Dado que Alonso no tenía esta opción, tuvo que realizar una buena gestión de los neumáticos, así como de la batería.

Fue en la penúltima vuelta cuando Pérez encontró el momento justo en la curva 1 para adelantar a Alonso, pero el piloto español hizo posible lo imposible, y en la curva cuatro del último giro se puso primero para acabar cruzando la meta en tercera posición y sumar un podio más después de esta mala racha que venían encadenando.

Tal vez, esta batalla nos recuerde aquella de 2005 donde Alonso tuvo que contener a un poderoso Michael Schumacher, pero el piloto explicó tras la carrera, que esta última fue aún más difícil debido a la introducción del sistema DRS, que no estaba presente en 2005