¿Por qué somos malos conductores?

11 malos hábitos al volante mientras circulamos que debemos mejorar

Conductor comiendo un bocadillo
11 malos hábitos al volante mientras circulamos que debemos mejorar
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Todos tenemos algunos malos hábitos al volante que debemos mejorar. Al conducir con lluvia o nieve, al frenar, circular por las rotondas, etc. Te sorprenderemos con algunas y te decimos cómo cambiar esos hábitos.

1.- Las rotondas, esas desconocidas

Eres mal conductor si… En las glorietas se recomienda ir siempre por el carril derecho; y si no lo haces así, al menos no cierres al coche que sí circula por el carril de tu derecha ni cuando entras en la glorieta, ni cuando sales. Él siempre tiene preferencia.

Cómo hacerte buen conductor: Ve por la derecha. Y, si no lo haces, respeta la prioridad del que va por la derecha y, también, mantente siempre en tu carril, sin trazar invadiendo los otros carriles como si no hubiera nadie.

2.- Usa bien el carril izquierdo

Eres mal conductor si… vas siempre por el carril izquierdo, aunque no estés adelantando, algo sancionado con 200 euros de multa. Esto también es extensible al carril central cuando el derecho está completamente libre.

Cómo hacerte buen conductor: Utiliza el carril izquierdo sólo cuando vayas a adelantar, y colócate a la derecha cuando hayas terminado. Y, ya de paso, pon siempre el intermitente.

Por otro lado, si eres tú quien va por el carril izquierdo y quiere adelantar, pero tienes delante a un conductor que no se quita, no le achuches ni trates de adelantarle por la derecha. Mantén la calma hasta que te vea y se retire, y puedes darle una pequeña ráfaga de luces por si no te ha visto. En función de lo que hagas, recuerda que achucharle o adelantar por la derecha puede ser considerado hasta conducción temeraria, algo que puede acarrearte multas de 500 euros, seis puntos de carnet… y hasta algún mes de retirada del permiso de conducción si el agente así lo considera.

tres-reglas-basicas-glorieta

3.- La distancia de seguridad

Eres mal conductor si… no mantienes una distancia de seguridad respecto al vehículo que te precede que, en caso de frenada brusca de este vehículo, te permita detenerte sin colisionar (para vehículos de más de 3.500 kg de masa, establece una de 50 metros). Deberás respetar esa distancia (siempre que no tengas intención de adelantar) o, si no, te podrán sancionar con una multa 200 euros.

También serás un mal conductor si llueve y no aumentas más esa distancia. En caso de frenada brusca, no tendrás espacio suficiente para detenerte o para cambiarte con seguridad de carril, comprobando previamente que puedes hacerlo (para lo cual es importante mirar habitualmente los retrovisores, como decíamos antes).

Cómo hacerte buen conductor: ¿Te has fijado en esos palitos blancos reflectantes que hay en todas las carreteras? Pues bien, están colocados cada 50 metros, al menos en teoría. Y, aunque fuesen 47 metros, siempre serán una buena referencia para saber qué distancia debes mantener.

tramos-mas-peligrosois-carretera

4.- Los carriles de aceleración

Eres mal conductor si… Deberás mejorar en caso de que no aproveches el carril para acelerar y ganar suficiente velocidad; también serás un mal conductor si te metes a las bravas (algo sancionado con hasta 200 euros y 4 puntos si causas peligro), haciendo que sea el que viene por la vía principal el que tenga que cederte el paso a ti.

Otro defecto es no facilitar el acceso a los que se incorporen cuando vamos por la vía principal; y, por último, está la otra variante de este último caso, aquellos que van por la vía principal y, en su afán de facilitar el acceso, obligan a realizar maniobras peligrosas a los que vengan por detrás.

Cómo hacerte buen conductor: Si hay mucho tráfico y ves que no vas a poder incorporarte a la vía, frena al inicio del carril y aprovéchalo para acelerar a fondo en cuanto veas un hueco. No tengas miedo por acelerar a fondo.

En cuanto a lo de facilitar el acceso, significa precisamente eso, que debemos facilitar siempre que sea posible y que no afecte a la circulación de los que van por la vía principal. El que tiene que ceder el paso es el que se incorpora, no al revés. Si no lo hacemos así, podemos provocar graves situaciones de peligro, pues por la vía principal pueden venir otros conductores despistados, a una velocidad demasiado elevada o que, simplemente, no nos hayan visto porque les tape otro coche.

5.- Las frenadas

Eres mal conductor si… Frenar de forma brusca es malo tanto por seguridad (es más fácil perder el control, o que otro coche nos alcance por detrás) como por mecánica (los neumáticos, discos y pastillas sufren más). Por otro lado, y en curva, frenar en apoyo, sobre todo si es un cambio de rasante o hay humedad o suciedad en la carretera, es muy peligroso, pues estamos pasado mucho peso al eje delantero del vehículo y liberándolo del trasero, que se puede desestabilizar con más facilidad, y eso que los controles de estabilidad son un salvavidas muy bueno…

Cómo hacerte buen conductor: Anticípate y mira siempre lo más lejos que puedas. Eso hará que muchas veces te baste con levantar el pedal de acelerador para llevar la velocidad adecuada y, si tienes que frenar, podrás hacerlo de una forma más suave y progresiva. En curva, intenta llegar al inicio con todos los deberes hechos: con la marcha adecuada y a una velocidad razonable que te permita trazar sin tener que frenar (o, si tienes que hacerlo, que sea con suavidad).

Volkswagen pone fecha de caducidad a los coches con caja de cambios manual

6.- Lleva la marcha adecuada

Eres mal conductor si… sueles circular en marchas excesivamente largas cuando necesitas aceleración y en otras demasiado cortas cuando ya no necesitas esa aceleración. ¿La razón? En el primero caso, consumiremos carburante, pero a costa de hacer sufrir a la mecánica; en el segundo, estaremos consumiendo más de lo necesario y, si el motor está frío, tampoco le estaremos haciendo ningún favor.

Cómo hacerte buen conductor: Intenta utilizar marchas más bien largas cuando no necesites mucha aceleración, y reduce una o dos velocidades cuando necesites ganar velocidad con rapidez. En un diésel actual, ir en marchas largas supone moverse por debajo de unas 2.000 rpm, y hacerlo en las cortas te hará moverte por encima de 3.000 rpm.

En los gasolina, ese régimen es mucho más variable, y aumenta en función de si es turbo o atmosférico. En el caso de los primeros, en la mayoría de los casos las largas te mantendrán por debajo de 2.500 rpm y las cortas, por encima de 3.500 rpm; si es atmosférico, lo normal es que las relaciones más largas te permitan moverte por debajo de 3.000 rpm, mientras que las cortas te harán superar las 4.000 rpm.

iStock 185595085 1

7.- Conduce correctamente con lluvia…

Eres mal conductor si… no pones las luces para ver y que te vean (en caso de lluvia intensa incluso debes conectar las luces antiniebla traseras y delanteras; si no lo haces, podrían sancionarte con 200 euros), no conectas el sistema de climatización para evitar que se te empañes las lunas, no aumentas la distancia de seguridad porque el agarre disminuye…

Cómo hacerte buen conductor: En cuanto veas las primeras gotas de lluvia, conecta las luces y el sistema de climatización y aumenta la distancia de seguridad, además de frenar y girar con un poco más de suavidad. ¡Ojo! Eso no significa que te empanes y circules a la mitad de velocidad de como lo harías en seco, otro fallo muy habitual; basta con ser un poco más suave (damos por hecho que siempre debes ser tan previsor como te sea posible).

Conduccion en nieve

8.- Conduce de forma adecuada con nieve

Eres mal conductor si… hay bastante nieve en la carretera y tratas de circular sin cadenas (ojo, te multarán con 200 euros si lo haces cuando sea obligatorio) o sin los neumáticos adecuados. Si las ruedas no tienen agarre, no tienes nada que hacer.

Cómo hacerte buen conductor: Valora la situación. Si hay muy poca nieve y las ruedas están en contacto con el asfalto, es probable que puedas circular aunque despacio y extremando la precaución. Si no, es mejor detenerse. Por otro lado, a poco que vivas en zonas frías o donde suela nevar de vez en cuando, piensa en instalar unos neumáticos todo tiempo en tu coche o, si son zonas muy frías, unos de invierno para los meses más duros; con ellos podrás circular con seguridad y control (aunque a baja velocidad, claro).

9.- Los modos de conducción en los PHEV

Eres mal conductor si… tienes un híbrido enchufable y utilizas el modo eléctrico para ir por carretera, y el térmico para moverte por ciudad.

Cómo hacerte buen conductor: Los eléctricos son especialmente eficientes a baja velocidad. Por eso, reserva la carga de la batería para moverte por ciudad o a menos de 50 km/h. En cuanto salgas a carretera y superes los 80-90 km/h, no lo dudes: conecta el motor térmico… salvo que tengas carga bastante de batería como para llegar a tu destino y volver a cargarlo en un enchufe.

10.- El aparcamiento

Eres mal conductor si… por ejemplo, llegas a un supermercado y ‘tiras’ el coche de cualquier manera, ocupando tu plaza y parte de la de al lado; o aparcas en las plazas reservadas a personas con movilidad reducida sin serlo (algo sancionado con 200 euros, lo mismo que hacerlo en un vado o en doble fila)…

Cómo hacerte buen conductor: Basta con que utilices el sentido común y pienses en los demás.

11.- Por favor, no aparques ‘a oído’

Eres mal conductor si… aparcas al toque, esperando a dar contra el coche que tienes delante o detrás. 

Cómo hacerte buen conductor: Ese típico roce aparentemente inocente daña en muchos casos tu vehículo y, lo que es más importante teniendo en cuenta que es culpa tuya, el otro, así que no aparques nunca así.