Prueba Dacia Spring 2021: ¿merece la pena el coche eléctrico más barato?

Prueba Dacia Spring 2021: ¿merece la pena el coche eléctrico más barato?
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras

Dacia ha presentado su primer eléctrico low-cost. Un modelo que aspira a revolucionar el mercado y lograr una gran cuota en el mercado del carsharing. ¿Merece la pena comprarlo?


El Dacia Spring 2021 es un SUV urbano 100% eléctrico con una batería de 27,4 kWh de capacidad y un motor de 45 CV (o 33 kW) de potencia, que le permite alcanzar 125 km/h de velocidad máxima y pasar de 0 a 100 km/h en 19 segundos. Ofrece una autonomía (en conducción interurbana) de unos 200 kilómetros (la homologadas según WLTP es de 230 kilómetros). Ya es posible reservarlo por internet (desde el pasado 18 de marzo) y las primeras entregas se realizarán en otoño de este año.

Actualmente, el Dacia Spring es el eléctrico más barato del mercado. Está disponible en dos acabados, Confort y Confort +, que cuestan respectivamente 17.350 € y 18.420 €. Sobre esos precios, Dacia ofrece un descuento de 800 euros por financiar el vehículo. Además se puede optar a una subvención de hasta 7.000 euros si se achatarra un coche dentro del programa MOVES 3, de manera que los precios finales pueden llegar a ser de 9.550 € y 10.620 euros, respectivamente.

Se puede definir al Dacia Spring como un coche meramente aceptable. Los acabados son malos, y las prestaciones son tan escasas como su equipamiento. No obstante, es lo bastante confortable y rápido como para hacer un uso convencional de él. Dado que la diferencia de precio con modelos como el Renault Twingo Electric, el Seat Mii electric o el Skoda Citygo iV apenas llega a los 1.000 euros, recomendamos tratar de subir ese peldaño, porque compensa ampliamente por calidades, confort y tacto de conducción.

El origen del Dacia Spring

dacia spring 2021 frontal

El Dacia Spring es un coche chino y que se fabrica en China (en la provincia de Hubei). Renault lo fabrica en colaboración con la china DongFeng, y allí se le conoce como Renault City K-EZ. Se trata a su vez de una versión electrificada de otro coche a la venta en India y Brasil, el Renault Kwid. Al tratarse de un modelo de combustión electrificado, cuenta con mucho espacio vacío en el vano delantero (los modelos de la competencia citados aprovechan mejor el espacio, ofreciendo una habitabilidad casi similar a pesar de ser sensiblemente más cortos).

Dacia apenas ha realizado modificaciones sobre el modelo chino, aunque sí ha introducido pequeños cambios. Por ejemplo, el Dacia Spring europeo va a prescindir de los pestillos visibles en las puertas, así como del mando mecánico para seleccionar la recirculación de aire. Además, contará con frenada de emergencia a baja velocidad (hasta 50 km/h); sin duda, todo un guiño a la normativa de EuroNCAP (esta organización aún no ha ensayado el Spring).

¿Cómo es por fuera?

Dacia Spring

El Dacia Spring tiene una carrocería de cinco puertas y proporciones de SUV urbano. Mide 3,73 metros de largo y 1,58 m de ancho (es un coche bastante estrecho). La altura, de 1,51 metros, puede considerarse como normal. La distancia libre al suelo es de 150 mm; dos o tres centímetros más de lo que ofrece cualquier urbano convencional.

El Dacia Spring es un coche ligero, especialmente si tenemos en cuenta que es eléctrico: homologa 1.045 kilos de peso (con un pasajero incluido). Esta ligereza le permite ofrecer unas prestaciones aceptables (que no buenas) a pesar de la baja potencia de su motor. De hecho, no existe otro eléctrico a la venta menos potente; incluso el Invicta Electric D2S (un microcoche de 2,8 metros de largo) ofrece más potencia (49 CV en lugar de 45). El resto de rivales potenciales del Dacia Spring ofrecen, como mínimo, el doble de potencia.

Por fuera, el Dacia Spring destaca por su aspecto compacto, la estrechez de su carrocería y su apariencia de todocamino. Detalles como los pasos de rueda rematados en plástico gris, las pegatinas en color gris o las barras del techo refuerzan esta impresión.

Los coches eléctricos más baratos: precios de derribo gracias al Plan MOVES III

La versión más equipada, el Dacia Spring Confort Plus, contará con detalles en color naranja que le distinguirá de la versión básica. Este acabado Confort Plus también incluye pintura metalizada, tapicería en imitación de cuero, rueda de repuesto de tamaño completo y navegador con pantalla de 7» y compatibilidad con CarPlay y Android Auto.

El puerto de carga está situado en el morro del coche, como ocurre, por ejemplo, en el Renault Zoe. Para cargar el coche, hay que tirar de una palanca situada bajo la columna del volante y que libera de manera mecánica la tapa que cubre el conector de carga. Esta tapa impide ver claramente el conector, dificultando un poco la tarea a la hora de enchufar el coche.

Todos los Spring cuentan con alumbrado convencional (basado en lámparas halógenas), neumáticos en medida 165/70 R14 y cuentan con detalles (como las cerraduras y los tiradores en plástico gris de diseño sencillo) que recuerdan a los Dacia de antaño.

¿Cómo es el Dacia Spring por dentro?

Dacia Spring 2021

El interior del Spring es realmente espartano, y recuerda a los primeros modelos de Dacia, como el Logan de 2005 o el Sandero de 2008. Antes que sensación de pobreza, la impresión que da es de ser anticuado. La única zona que parece moderna es la de la consola central, cuando se opta por el acabado Confort Plus.

En cuanto a materiales, todos los plásticos son duros. Hay detalles de acabado que no encontramos en ningún coche europeo, como una tapa para el airbag del pasajero que está sobrepuesta (normalmente, la superficie que se abate para permitir el despliegue del airbag está bien disimulada).

El tapizado en material sintético con aspecto de piel parece más resistente que agradable. Hay mandos curiosos, como la regulación mecánica de la altura de faros (un sistema que Dacia había dejado de ofrecer) o el hecho de que el ordenador de a bordo se controle pulsando un palito en el cuadro (de la misma manera que se reseteaban los odómetros mecánicos del siglo pasado). La instrumentación es sencilla, pero al menos tiene un diseño gráfico atractivo.

De todos los mandos, los más chocantes son los del aire acondicionado: tanto la regulación de la distribución de aire como el ajuste de la velocidad del ventilador son mecánicos, y recuerdan a coches de otras épocas. Al menos, el Dacia Spring cuenta con cuatro elevalunas eléctricos, retrovisores ajustables eléctricamente, seis airbags y un sistema de climatización mediante bomba de calor (procedente del Zoe, y bastante más eficiente, sofisticado y costoso que uno convencional).

La postura de conducción no es la mejor, pero no es mala del todo. El volante carece de regulación tanto en altura como en profundidad, y los asientos delanteros carecen de regulación en altura. Un conductor de 1,80 se sentirá a gusto, pero aquellos de mayor o menor estatura pueden tener dificultades para encontrar la postura ideal.

En las plazas delanteras, la habitabilidad es suficiente. A pesar de la reducida anchura, en las plazas delanteras hay espacio para que los dos ocupantes viajen sin agobiarse. No obstante, el espacio entre el cuerpo y la puerta se siente como escaso, especialmente en el caso del conductor, que no tiene mucho hueco para apoyar el pie izquierdo.

Las plazas traseras son pequeñas: con un conductor de 1,80 al volante, el pasajero trasero tiene que hincar las rodillas en el tapizado blando del respaldo delantero. Además, el Spring está homologado para 4 ocupantes (en lugar de los 5 habituales). En cuanto al maletero, ofrece unos buenos 270 litros de capacidad, y formas muy regulares. Esa cifra puede ampliarse hasta unos 825 litros abatiendo el respaldo trasero.

El Dacia Spring contará con una aplicación llamada My Dacia que permitirá realizar desde el teléfono las operaciones típicas de los coches eléctricos: localizar el vehículo, comprobar la autonomía, parar y reiniciar la carga y acondicionar el interior del coche empleando energía proveniente del cargador (para maximizar la autonomía).

¿Cómo va el Dacia Spring?

Dacia Sprin 2021 trasera

Renault sólo nos ha dejado conducir el coche durante unos 70 minutos, de manera que no hemos podido probar el Spring en toda clase de entornos. En cualquier caso, ha sido suficiente para obtener unas primeras impresiones.

El aspecto que más nos preocupaba era el de las prestaciones, y hay que reconocer que está bastante bien resuelto. El Dacia Spring nunca se percibe como un coche rápido pero, hasta 60 km/h, ofrece la aceleración de un coche normal, y en ciudad se desenvuelve sin problemas.

En autopista, se siente confortable entre los 100 y 115 km/h, de manera que siempre circulamos más deprisa que camiones, autobuses y otros vehículos lentos. En llano, es capaz de alcanzar y mantener los 120 km/h, aunque requiere pisar el acelerador casi a fondo.

La autonomía es bastante buena para un uso urbano con pequeñas excursiones extraurbanas. Dacia dice que puede recorrer casi 300 kilómetros en ciudad (con uno consumo de unos 10 kWh). Nosotros hemos medido 15 kWh en conducción en vias de circunvalación con una velocidad media de 100 km/h y alguna punta muy esporádica de 120 km/h, lo que se traduciría en casi 200 km de autonomía.

La suspensión es lo bastante confortable como para definirla como cómoda, aunque los movimientos de la carrocería no están bien controlados. La describiremos como una suspensión ‘blanda’. No hay una cantidad preocupante de balanceo, ni siquiera al llegar al límite de adherencia. El tacto de la dirección es liviano, poco preciso y transmite algo de información. El tacto del freno es mejorable (se notan algunos cambios en la dureza del pedal), aunque no supone un problema a la hora de tenerse con precisión (no es impreciso en los últimos metros de la frenada).

La insonorización es mala, y una consecuencia es que, por debajo de 30 km/h, el sonido de advertencia a los peatones se filtra demasiado al interior del vehículo, siendo claramente perceptible y llegando a resultar molesto (aunque no insoportable).

El Dacia Spring no cuenta con ninguna modalidad especial en cuanto a regeneración, y para detenerlo por completo, siempre hay que usar el pedal de freno (no admite una conducción One Pedal). Cuenta con un modo ECO que limita la velocidad a 100 km/h, así como la potencia máxima del motor. Emplearlo no tiene mucho sentido, salvo si necesitamos la máxima autonomía.

La carga en corriente alterna se realiza mediante un cargador embarcado de 7,2 kW de potencia (tardará unas cuatro horas). En un cargador wallbox de 3,6 kW (lo habitual en hogares) tardará en cargarse completamente unas 7 horas, mientras que para reponer 100 kilómetros de conducción mixta se necesitarán unas 4 horas (calculadas en base a un consumo de 12 kWh por cada 100 km).

Opcionalmente, se podrá cargar en cargadores rápidos de corriente continua, a una potencia máxima de 30 kW (en ese caso, la batería tardará en llenarse 56 minutos). No es un coche para realizar viajes largos, tanto por capacidad de batería como por velocidad de carga. Sí puede ser apropiado para reparto de paquetería y, de hecho, en 2022 va a llenar una versión Cargo con sólo dos asientos y una reja para separar el habitáculo del espacio de carga. Si se tiene una flota de estos Dacia Spring, tendría sentido optar por la carga rápida opcional y utilizar un cargador privado de 22 kW y corriente continua para recargarlos.

Nuestra opinión del Dacia Spring

Dacia Spring 2021 faros

El Dacia Spring es un eléctrico asequible y espartano, capaz de deambular con dignidad tanto en ciudad como en carretera. Cuenta con unas plazas delanteras aceptables, unas plazas traseras mejorables y un maletero de 270 litros. Por confort, acabados, comportamiento, aplomo y prestaciones, se encuentra por detrás de sus rivales más caros.

Puede ser una opción para quien necesite imperativamente esos 270 litros de maletero y quiera aprovecharse de la pegatina CERO. También tiene mucho potencial como coche de carsharing así como único coche de cara a quien viva en un pueblo y realice pequeñas excursiones por los alrededores o al núcleo urbano más cercano.

 

Dacia Spring