Por ahora, sólo disponible en los Ford Mustang Mach-E

Probamos el sistema de conducción sin manos BlueCruise de Ford

Enrique Espinós
Enrique Espinós
España es el segundo país de la UE donde Ford ha homologado este sistema BlueCruise, que permitirá que los usuarios de los Ford Mustang Mach-E los ‘conduzcan’ sin usar las manos ni los pedales. Podrán hacerlo a lo largo de 28.500 kilómetros de autovías y autopistas en nuestro país.

Conducir sin manos… es una vieja propuesta del sector de la automoción. Pero que se acaba de hacer realidad en nuestro país gracias a la homologación, por parte de Ford, de su sistema BlueCruise.

Se trata de un sistema de conducción autónoma de nivel 2, o de conducción sin manos que los modelos de Ford y Lincoln (una marca del Grupo Ford en EE.UU.) llevan utilizando ya en EE.UU. desde 2021, pero que la marca del óvalo ha homologado el pasado abril en Gran Bretaña y, en agosto, en Alemania. Ahora, lo acaba de homologar en España.

Si quieres un coche nuevo con descuento, haz clic aquí

En total, más de 225.000 de usuarios de estas marcas ya han recorrido más de 1,6 millones de kilómetros con el sistema BlueCruise conectado y, lo más importante, sin ningún incidente.

Ford BlueCruise España mach-e trasera

¿Cómo funciona el sistema BlueCruise?  

En la práctica y en España, el sistema BlueCruise supone poder conducir un Ford Mustang Mach-E (por ahora, el único modelo de Ford que lo incorpora; aunque los responsables de la marca señalan que se incluirá próximamente en otros) sin usar las manos ni los pies a lo largo y ancho de 28.500 kilómetros de autovías y autopistas españolas.

Esos kilómetros son los que Ford ha catalogado como BlueZones en España. Y aquellas en las que el GPS del Mach-E, al circular por ellas, permite al vehículo activar este sistema, que funciona incluso aunque sea de noche o esté lloviendo. Eso sí, en condiciones de muy difícil visibilidad (fuertes nevadas, intensa niebla), desde Ford reconocen que el sistema podría no poder funcionar satisfactoriamente, de forma que cedería el control al conductor.

Ford BlueCruise España grafico

Eso sí, por precaución, desde Ford no han querido catalogar como BlueZones carreteras secundarias, vías de servicio, curvas con un radio de giro inferior a 700 m o aquellos tramos en los que los lindes de la carretera no queden claramente delimitados. Esto último afecta al sistema cuando, por ejemplo, y aún circulando por una BlueZone, el vehículo circula por una zona de obras. Como el sistema BlueCruise detecta que la anchura de la vía se ha estrechado (debido a unos conos, por ejemplo), se desactiva y cede al conductor el control del vehículo.

Pero, ¿cómo funciona exactamente este sistema BlueCruise? Lo hace gracias a una cámara frontal que, situada en el vehículo y orientada hacia delante, detecta las marcas del carril, los límites de velocidad y, por supuesto, las condiciones de tráfico cambiantes en las vías. Con estos datos, el sistema BlueCruise controla parámetros del vehículo como la dirección, la aceleración, el frenado y la posición del mismo en el carril; manteniendo siempre una distancia de seguridad adecuada respecto a los vehículos que le preceden.

Capaz de funcionar hasta una velocidad máxima de 130 km, el sistema es incluso capaz de detener el vehículo si se producen retenciones de tráfico, pero también de reanudar la marcha automáticamente. Eso sí, este sistema requiere que el conductor preste atención en todo momento a la carretera, algo que controla (tanto la mirada del conductor como la posición de su cabeza) una cámara infrarroja situada detrás del volante y orientada hacia el habitáculo. Y por si te lo estás preguntando, sí, sí funciona incluso aunque el conductor lleve puestas unas gafas de sol… cómo puedes comprobar en la fotografía que abre este reportaje.

El sistema BlueCruise: lo hemos probado

Ford habilitó en Madrid una jornada para varios medios especializados en la que nos proponían… conducir sin manos. Y, efectivamente, pudimos hacerlo.

Con un trayecto de unas decenas de kilómetros a lo largo de la autovía A-1, un monitor se situaba junto al periodista para irle explicando el funcionamiento del sistema y, también para animarle a soltar el volante; algo que, por deformación profesional, nos costó a más de uno.

La puesta en funcionamiento del sistema BlueCruise es fácil; una vez activado el sistema del control de crucero inteligente, tan sólo hace falta pulsar de nuevo otro botón y el sistema quedará latente a la espera de poder activarse. Algo que hará automáticamente al entrar en un tramo catalogado como BlueZone. Una vez el GPS del coche detecte que circulamos por uno, el cuadro de instrumentos mostrará una burbuja azul rodeando un pictograma del vehículo y un símbolo de un volante azul con la leyenda BlueCruise.

Ford BlueCruise España logo OK
Cuando veas el símbolo del volante en el cuadro de instrumentos de un Ford, el BlueCruise estará activado y podrás soltar las manos.

Esta es la señal que permitirá al conductor quitar las manos del volante y relajarse… siempre que mantenga la vista puesta en el volante. El sistema, como hemos indicado, es capaz de funcionar a velocidades de hasta 130 km/h, pero adaptará automáticamente la velocidad del vehículo a la del vehículo precedente… o, gracias al sistema de reconocimiento de señales, a la que marquen las señales de la carretera.

Una vez nos convencen, lo intentamos. Soltar las manos y ver cómo el vehículo se autoconduce es todo uno: el Mach E se mantiene en el centro del carril elegido y traza las curvas perfectamente, sin correcciones bruscas de dirección. Y cuando un vehículo se incorpora delante nuestro, el coche baja de inmediato su velocidad para adecuarla a la de ese automóvil, manteniendo también la distancia de seguridad.

Eso sí, por ahora (y a diferencia de lo que ocurre en EE.UU., donde el sistema BlueCruise sí lo incluye), en Europa este sistema no funciona junto con el cambio automático de carril; algo que Ford espera poder homologar en los próximos años. Así las cosas, cuando el conductor activa el intermitente, será él el que deba efectuar el cambio de carril… y sólo cuando el vehículo quede centrado en el nuevo carril, el sistema BlueCruise volverá a funcionar.

Ford BlueCruise España alerta

Pero, ¿qué ocurre si el conductor no mantiene la atención en la carretera? Teóricamente, si el conductor mantiene la vista fuera de la vía durante 5 segundos, el sistema lanza una alerta visual en el cuadro de instrumentos instándole a volver a poner las manos en el volante y a «recuperar el control». Y si el conductor no le hace caso, el coche comienza a emitir alertas sonoras que, de ignorarse, se traducen en sucesivos frenazos. Si el conductor sique sin poner las manos en el  volante, el coche decelerará hasta mantener una velocidad de 10 km/h (baja para que incluso un impacto directo genere escasos daños en el automóvil). En última instancia, si el conductor no retoma el control y se dan las circunstancias pertinentes, por ejemplo, que se acabe la carretera; el coche podría llegar a detenerse por completo.

La opinión de Autofácil: un sistema de seguridad a la vez que un elemento de confort

Habiéndolo probado este sistema BLueCruise por mi mismo, he de señalar que, de entrada, es un sistema perfecto para realizar largos trayectos a velocidad constante y que, frente al actual control de crucero adaptativo, suma la posibilidad de no estar mirando continuamente a la vía.

Lo cierto es que a cualquier conductor que aprecie la seguridad le costará mantener la vista fuera de la vía durante cinco segundos (pero, si tenemos en cuenta el actual engorro que supone consultar determinados apartados del sistema de un vehículo en la pantalla central, es una posibilidad bastante real). Pero junto al efecto de comodidad que permite este sistema, el BlueCruise nos parece un excelente sistema de seguridad… anti sueño. Con esos frenazos que efectúa el coche, uno puede despertarse por completo incluso si, debido al cansancio, se ha quedado adormilado. Y, en el caso de que conductor no reaccione a estas frenadas, el coche ajustará su velocidad a 10 km/h, una segura a la espera de que el conductor pueda retomar el control del vehículo

El BlueCruise, disponible en los últimos Mustang Mach-E… que reciben alguna mejora

Este sistema estará disponible, por ahora, en los últimos Ford Mustang Mach-E que llegará a España. Concretamente en aquellos denominados internamente como Model Year 2023.75, que se comercializarán en nuestro país a partir del próximo 12 de octubre.

Todos aquellos que tengan un Ford Mustang Mach-E comprado con anterioridad no deben preocuparse. Y es que, siempre que el Mach-E cuente con cámara interior infrarroja (presente en el pack Tech), Ford irá introduciendo, vía OTA y de forma totalmente gratuita, este sistema en estos coches a lo largo del próximo año.

Pero, aprovechando la llegada de esta tecnología, Ford ha realizado algunos cambios en los Mustang Mach-E 2023.75. El más importante es la introducción, para la versión Base con un único motor de  una batería LFP (de fosfato de hierro) de 77 kWh netos y que permite una autonomía de 470 km, así como una recarga en corriente continua de hasta 150 kWh; lo que supone que esa batería se recargará del 10 al 80% en apenas 33 minutos. Junto a esta batería, ahora la versión Base pasa a incluir de serie llantas de 19”.

En cuanto a los precios, la gama Mustang Mach-E parte desde los 54.050 euros. Pero con las promociones de la marca (y sin contar con las subvenciones del Plan MOVES III) puedes adquirirlo desde 46.050 euros.

Ford BlueCruise España mach-e

El sistema BlueCruise, ¿cuánto cuesta y cómo activarlo?

Lo mejor del último sistema de conducción sin manos de Ford es que no los usuarios interesados no tendrán que abonar nada por el… al comprar el Ford Mustang Mach-E; ya que el eléctrico de Ford ya incluye todo el hardware necesario para hacerlo funcionar.

Ahora bien, este sistema, que los usuarios de este coche podrán probar de forma gratuita durante 90 días a lo largo del primer año de la vida del Mach E; sí tendrá un coste. Concretamente uno de 24,99 euros al mes, ya que sólo se podrá adquirir mediante una suscripción mensual que, eso sí, el cliente podrá activar y desactivar cuando quiera y tantas veces como desee. Así, por ejemplo, podrá únicamente activarlo durante un mes cuando vaya a realizar muchos viajes (por ejemplo, en agosto)… y desactivarlo hasta volver a contratarlo un año después.

Pero, ¿cómo se activa y se desactiva este sistema? Pues a través de la aplicación para smartphone de Ford Pass, que permite igualmente iniciar el periodo de prueba gratuita de 90 días.

 

Ford Mustang Mach-e

Ford Mustang Mach-e