Menor peso y aerodinámica mejorada

Carretera y circuito: Lotus Exige S Club Racer

image002
Carretera y circuito: Lotus Exige S Club Racer
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo
Aunque mejorar el Exige S parecía una tarea realmente complicada, Lotus lo ha logrado: el Club Racer eleva el listón del dinamismo gracias a un menor peso y a una aerodinámica optimizada.


Lotus siempre se ha caracterizado por crear modelos pasionales, con un enfoque más emocional que práctico. Dentro de su actual gama, el principal exponente es el Exige, un coupé biplaza –también disponible en carrocería descapotable– de 4,08 metros de longitud dotado de un motor 3.5 V6 sobrealimentado, que en el Exige S entrega 350 CV y puede estar unido a un cambio manual o a otro automático. Existe otra variante, el Exige V6 Cup, enfocada a la conducción en circuito, que reduce drásticamente el peso, manteniendo la potencia, mientras que en un escalón superior se sitúa el Exige V6 Cup R, que además de estar aún más aligerado, entrega 371 CV.

La última novedad de Lotus, el Exige S Club Racer, se sitúa en un punto intermedio entre el Exige S y las dos versiones más radicales. Partiendo de la base del primero, se reduce el peso en 15 kilogramos, para arrojar una cifra en la báscula de 1.161 kilos. La mecánica se mantiene inalterada, con 350 CV de potencia y un par máximo de 400 Nm, así como las prestaciones, con una velocidad punta de 274 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 4,0 segundos. Eso sí, la marca británica ha modificado la aerodinámica, con el objetivo de aumentar la carga a elevada velocidad. De este modo, el Exige S Club Racer, que solo está disponible con carrocería coupé, cuenta con 42 kilogramos de apoyo aerodinámico a 160 km/h, gracias al faldón delantero, al alerón trasero y al carenado de los bajos.

Para reducir los 15 kilogramos de peso, se ha utilizado una batería más ligera y se ha modificado tanto la consola central como las puertas y los asientos. Por otra parte, frente al Exige S se ha eliminado el equipo de sonido, que está disponible en opción, al igual que sucede con el aire acondicionado. Un ´lastre´ innecesario –sobre todo, en el Reino Unido– en un modelo destinado a ofrecer el máximo placer de conducción. Para ello, el Club Racer pone a disposición del conductor tres modos de conducción predefinidos, denominados Drive, Sport y Race, que modifican diversos parámetros de la mecánica y varían en funcionamiento de las ayudas electrónicas.

El Lotus Exige S Cup Racer está disponible en cuatro colores de carrocería: blanco metálico, naranja Exige, amarillo metálico y negro mate –con sobreprecio–. Este último aparece, independientemente del tono elegido para la carrocería, en el faldón delantero, el alerón posterior, el techo, el capó y los retrovisores. Por otra parte, en el habitáculo encontramos diversos adhesivos con el nombre de la versión.

Según Lotus, el equipamiento exclusivo del Exige S Club Racer está valorado en 4.500 libras esterlinas –unos 6.200 euros-, pero el precio solo se incremente en 2.400 libras -3.300 euros- frente al Exige S. En total, el precio de este superdeportivo en el Reino Unido es de 56.900 libras, al cambio, unos 78.300 euros.

 

Lotus Elise/Exige