¿Qué desguace paga más por tu coche?

desguace
¿Qué desguace paga más por tu coche?
Javier Jimenez
Javier Jimenez

Lo sabemos por experiencia. Tener que llevar el coche al desguace no es agradable. Sin embargo, llegado el momento, la mejor forma de decir adiós a tu vehículo es buscar un desguace que ofrezca la mejor tasación por él... y que facilite al máximo todos los trámites.




A la hora de tramitar la baja definitiva de un vehículo se deben tener en cuenta varios detalles. Entre ellos, la documentación necesaria que hay que aportar para notificar a la Dirección General de Tráfico (DGT), cómo llevar el coche al desguace y cuánto te van a pagar por él. A continuación, aclaramos todas las dudas que giran en torno a este tema.

¿Qué desguace paga más por tu coche?

Cuando llega el fin de la vida útil de un vehículo la mejor opción para darlo de baja es acudir a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV), popularmente conocido como desguace, donde procederán a realizar una tasación del mismo. Los desguaces cuentan con licencias municipales que les permiten llevar a cabo el trámite. En este sentido, es recomendable establecer una comparativa entre diferentes centros hasta encontrar la máxima tasación.

En este sentido, lo más recomendable es localizar servicios como el de Desguaces Castilla (Toledo), ya que a través de su web te permite introducir los datos de tu vehículo, además de una foto, para efectuar una tasación personalizada de tu coche. Puede parecer un detalle menor, pero lo cierto es que si pese a que tu coche va a ir al desguace se encuentra en un estado razonablemente bueno, podrás obtener una tasación más justa por él. Además, este centro también se ofrece a gestionar el papeleo y del traslado del coche al desguace; una opción que permite al conductor despreocuparse de las gestiones.

¿Qué hay que hacer para llevar el coche al desguace?

Pero antes de deshacerse de un vehículo es necesario cumplimentar la documentación que acredita la voluntad de retirarlo de la circulación. Esto quiere decir que no basta con dejar de utilizarlo. Existe una normativa específica establecida por la Dirección General de Tráfico para este tipo de situación que debe ser cumplida.

desguaces

Recordemos que, desde el año 2004, las bajas definitivas son de carácter irrevocable. Con esta normativa se pretende que a través de las bajas los vehículos sean destruidos tras haber sido sometido por el desguace a un proceso de descontaminación y tratamiento de sus residuos y piezas. Por lo tanto, antes de dar de baja un vehículo, hay que tener claro que nunca más vamos a darle más uso

¿Cómo llevar un coche al desguace?

Como señalamos, los trámites para solicitar la baja de un vehículo se deben cursar en un desguace autorizado. Así las cosas, no es necesario acudir a las oficinas de Tráfico. Una vez solicitada una cita previa, los documentos a entregar y el procedimiento a seguir con tu coche es el siguiente:

  • El vehículo: deberás llevarlo tú mismo al desguace. Si el coche ha sido declarado siniestro,deberá hacerlo la compañía aseguradora. En el caso de necesitar una grúa, gran parte de estos centros también ofrecen este servicio.
  • Ficha técnica: en ella constan todos los datos del coche necesarios a la hora de realizar la valoración y comprobar la procedencia del vehículo.
  • Permiso de circulación del vehículo: este documento -expedido por la DGT- autoriza la circulación e indica los datos del propietario, la marca y modelo del coche.
  • Fotocopia del DNI o NIE: en el caso de no ser una persona física o la persona a la que pertenecía el coche ha fallecido deberás ponerte en contacto con el desguace para que te indiquen qué documentos necesitarás aportar adicionalmente a la documentación indicada.
  • Firma la solicitud de baja definitiva: este documento también es expedido por la DGT y es el permiso final que permite sacar de circulación el vehículo. Gracias a este permiso, también se hará constar que el automóvil será retirado siguiendo todas las normas exigidas por la ley.

Tras haber entregado todos los documentos, el desguace nos hará entrega de dos documentos: el certificado de destrucción del vehículo y el justificante de baja definitiva en el registro de la DGT. Es importante conservar ambas copias, ya que sin ellas no podrás probar ante ninguna autoridad que te reclame el pago de impuestos de circulación, por ejemplo, que ese vehículo ya ha sido dado de baja.

Estos certificados garantizan que el coche ha sido destruido bajo la legalidad vigente de descontaminación y correcto tratamiento de residuos, por lo que el coche no podrá volver a ser dado de alta ni el desguace podrá venderlo a otras personas.