Desde el aire acondicionado al transporte de coches por averías

¿Cómo realizar el mantenimiento del coche en verano?

mantenimientoverano
¿Cómo realizar el mantenimiento del coche en verano?
Creative Luike
Creative Luike


El mantenimiento de nuestro coche varía con las estaciones. La llegada del verano y, con él, de las altas temperaturas que se dan en nuestro país hacen que debamos tener en cuenta algunos aspectos si no queremos que nuestro vehículo se deteriore. A continuación, te contamos qué pasos tienes que seguir para mantener en perfecto estado tu coche durante el verano.

Procura que tu coche no parezca una sauna

Algo que sucede con frecuencia en verano es tener que aparcar a pleno sol, ya que no siempre encontramos un hueco disponible en zona de sombra. Esto provoca que dentro del coche suban mucho las temperaturas, haciendo el aire sofocante y logrando que cuando nos vamos a montar no podamos tocar los cinturones o el volante. Para evitar esto, es importante dejar una diminuta rendija abierta de las ventanillas, para que el aire pueda circular; pero asegúrate de que no dejas espacio suficiente para que alguien pueda abrir el coche o introducir algo en él.

Por otro lado, colocar en el parabrisas un parasol es muy útil, ya que crea sombra dentro y refleja la luz, haciendo que disminuya la temperatura del coche y que cuando vamos a montarnos los asientos delanteros y el volante no quemen. También es conveniente tomarnos unos minutos para airear el vehículo antes de montarnos.

Cuidado con las averías en la batería

El verano puede propiciar algunas averías en la batería de tu coche, como que el líquido que contiene se evapore con el calor. Si esto sucede, puede darse un fallo general o un mal funcionamiento. Es necesario manipular con cuidado la batería cuando realizamos tareas de mantenimiento en el vehículo, y comprobar el nivel del líquido si es posible además del estado de otras partes, como los postes y los cables de conexión.

Siempre podemos trasladar nuestro vehículo a un profesional para que se ocupe del mantenimiento de la batería o, en caso de que la avería ya haya tenido lugar, tener en cuenta los servicios de transporte de coches que nos permitan llevarlo a un taller.

Optimiza el aire acondicionado

El uso del aire acondicionado en verano es ineludible y asegurarnos de que enfría correctamente es un indicador de que todo funciona bien. También podemos mejorar la eficacia del aire acondicionado utilizando la ventilación en climas secos, ya que esta trae aire del exterior y esto mejora su funcionamiento. En climas húmedos, en cambio, lo más recomendable es usar el aire acondicionado para mantener fresco el interior del coche.

Revisa los neumáticos

comprobar presion de los neumaticos

Las altas temperaturas tienen un efecto negativo en los neumáticos, por lo que especialmente en esta época es muy importante que la presión sea la adecuada. Ten en cuenta que el con el calor el aire se expande, por lo que si tus neumáticos están demasiado hinchados hay riesgo de sufrir un pinchazo o de que reviente la rueda. Del mismo modo, si la presión es insuficiente, aumenta la fricción entre el neumático y la carretera. La fricción produce calor, que se suma al que ya desprende la carretera, lo que puede traer nefastas consecuencias.

Para evitar que esto suceda, es conveniente tener un medidor de presión y conocer cuál es la que se recomienda para nuestro coche (indicada en el manual y a menudo en el interior de la puerta del conductor).

Ojo con el nivel del refrigerante

Revisar regularmente los niveles del líquido refrigerante del vehículo es especialmente importante en verano, ya que este sistema tiene que trabajar más para evitar que el motor se sobrecaliente debido a las altas temperaturas. Normalmente es suficiente con cambiarlo una vez al año y podemos hacerlo nosotros mismos en casa, pero te recomendamos consultar el manual del vehículo antes de hacerlo para conocer las especificaciones.