Bussink GT R SpeedLegend: oda al mítico Mercedes-Benz SLR Stirling Moss

bussink-gt-r-speedlegend
Bussink GT R SpeedLegend: oda al mítico Mercedes-Benz SLR Stirling Moss
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Preparado por el especialista germano HWA AG, el Bussink GT R SpeedLegend parte del Mercedes-AMG GT R Roadster y lo potencia hasta los 850 CV. Sólo se fabricarán cinco unidades.

El fabricante con sede en Affalterbach sorprendía en 2009 con el lanzamiento del Stirling Moss. En esencia, un SLR sin capota al más puro estilo speedster. Ha sido este modelo el que ha motivado a la empresa HWA AG, misma compañía que se encarga del desarrollo de las variantes de competición de Mercedes, así como de la producción de ciertos componentes para los modelos de calle, para lanzar una versión speedster del actual Mercedes-AMG GT bautizada como Bussink GT R SpeedLegend.

bussink-gt-r-speedlegend
El Bussink GT R SpeedLegend puede parecer un modelo oficial, pero es una preparación

Para llevar a cabo este proyecto, se han basado en el Mercedes-AMG GT R Roadster, pero han eliminado la capota y todos sus componentes eléctricos. Para ofrecer la máxima seguridad a sus ocupantes, se ha instalado un gran arco longitudinal en fibra de carbono como si de un Fórmula 1 se tratase. También se ha eliminado el parabrisas y en su lugar se ha puesto una pequeña superficie acristalada para evitar que el aire le dé a los ocupantes en la cara.

interior-bussink-gt-r-speedlegend

Esto se completa con un gran uso de la fibra de carbono en elementos como el alerón o los tomas de aire que hay alojadas encima de los pasos de rueda. Con ello, el Bussink GT R SpeedLegend consigue ahorrar en la báscula 100 kilogramos con respecto al GT R Roadster. Pero este bonito diseño también tiene sus inconvenientes: Su configuración speedster obliga a sus ocupantes a llevar un casco, ya sea en carretera o circuito.

El Mercedes-AMG GT más radical

bussink-gt-r-speedlegend

Hasta el momento, el Mercedes-AMG GT Black Series de 415.000 euros es el modelo más potente que se ofrece dentro de la gama del deportivo alemán. Y decimos esto porque el Bussink GT R SpeedLegend monta el bloque gasolina V8 de 4.0 litros del GT Roadster de 585 CV, aunque ha sido vitaminado para rendir la friolera de 850 CV y 767 Nm de par máximo.

Esto lo convierte en el Mercedes-AMG más canalla visto hasta la fecha, pero también en uno de los más exclusivos… Sólo se han fabricado cinco unidades, todas ellas ya vendidas, a un precio que todavía desconocemos. Eso sí, precisamente barato no será.

 

Mercedes-Benz AMG GT