El Mercedes E 500 Limited cumple 25 años

mercedese500w1246
El Mercedes E 500 Limited cumple 25 años
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


En marzo de 1994, Mercedes-Benz presentó una edición especial del discreto E 500 en el Salón del Automóvil de Ginebra. Con un completo equipamiento y un diseño único, este modelo fue el final de fiesta de esta berlina producida con la ayuda de Porsche.

Hubo una época en la que las grandes berlinas deportivas no necesitaban anunciar a bombo y platillo de lo que eran capaces. Con una apariencia casi tan discreta como la del resto de la gama, algunos modelos lograron plantar cara a los mejores deportivos del momento sin dejar a un lado el confort de marcha o la habitabilidad que les caracterizaba. Si pensamos en alguno de estos «lobos con piel de cordero», ahora conocidos como «sleepers» entre los amantes de los coches, vienen a la cabeza varios ejemplos: Volvo 850R, Renault Safrane Biturbo, BMW M5 E34, Lotus Carlton o Mercedes-Benz 500 E.

Mercedes 500 EEste último fue, sin duda, el más discreto de este particular club de berlinas deportivas que bien podían pasar por la versión de acceso a la gama. Aquellos clientes de la marca de la estrella que no quisieran pasar desapercibidos, podían comprar el exclusivo E 60 AMG, del que solo se fabricaron 126 unidades, sin embargo, el 500 E era una alternativa más indicada para los amantes de la velocidad que no estaban dispuestos a sacrificar la comodidad que caracterizaba al W124, que es el código que recibía internamente este modelo.

Ensamblado en las instalaciones de Porsche

Mercedes E 500La marca alemana lanzó este modelo al mercado en 1990 y lo fabricó con la ayuda de Porsche. La firma de Stuttgart ha colaborado en el desarrollo de otros modelos, como el Audi RS2, pero en este caso también se encargó del ensamblaje, ya que se trataba de una producción de bajo volumen. A lo largo de su vida comercial, se produjeron 10.479 unidades del 500 E, denominado E 500 cuando el W124 se convirtió en Clase E, aprovechando su último restyling.

Mercedes E 500El E 500 equipaba el motor M119 de Mercedes-Benz, un bloque de gasolina V8 de 5.0 litros que, gracias a la novedosa inyección electrónica Bosch LH-Jetronic, desarollaba 326 CV, aunque a partir de 1992, con la entrada en vigor de la normativa de emisiones Euro 1, se tuvo que conformar con 320 CV para cumplir con la legislación. Con este propulsor, la berlina alemana necesitaba 5,9 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y alcanzaba una velocidad máxima limitada a 250 km/h, si bien podía rozar los 290 km/h sin limitación.

Interior Mercedes 500 EPor fuera, los únicos elementos que delataban al E 500 eran los pasos de rueda ligeramente sobredimensionados, la suspensión rebajada en 23 mm y los faros antiniebla delanteros específicos. En el interior no faltaba de nada, desde asientos de cuero eléctricos, con memoria y calefactados, hasta techo eléctrico, climatizador automático o airbag para el conductor y el acompañante.

Todavía más exclusivo

Interior Meredes E 500 LimitedPoco antes de lanzar la segunda generación del Clase E, conocida por código W210, Mercedes presentó una edición especial del E 500 denominada Limited. Solo se produjeron 500 unidades de este modelo y, aunque sus prestaciones no cambiaban, ofrecía un mayor nivel de personalización y un equipamiento todavía más completo que incluía ASR -control de tracción- y ABS -sistema antibloqueo de frenos-. Ahora se cumplen 25 años del lanzamiento de esta versión y el E 500 está más cotizado que nunca en el mercado de segunda mano, por lo que, si estás pensando en hacerte con uno debes saber que las pocas unidades a la venta en España tienen un precio cercano a los 30.000 euros.

 

Mercedes-Benz Clase E