Nissan Barcelona achatarra 125 Mercedes-Benz Clase X completamente nuevas

mercedes benz clase 12g
Nissan Barcelona achatarra 125 Mercedes-Benz Clase X completamente nuevas
Javier Jimenez
Javier Jimenez

Según la compañía japonesa, las pick-up son propiedad del fabricante alemán ya que se las habrían facturado y es suya la decisión de darlas de baja sin estrenar. Los 125 vehículos saldrán de la planta de Zona Franca directamente al desguace.


A finales de marzo de 2020, Daimler tomó la decisión de cancelar el contrato de producción que tenía firmado con la empresa japonesa. Desde entonces, 125 Mercedes-Benz Clase X han permanecido en las instalaciones de la planta de Zona Franca a la espera de conocer cuál sería finalmente su destino. Finalmente, Nissan Barcelona ha tomado la decisión de achatarrar las pick-up de la firma de la estrella.

Según publica en su web La Tribuna de Automoción, el fabricante alemán canceló el acuerdo tres meses antes de lo previsto debido al confinamiento. Fuentes oficiales de Nissan no desmienten que estos coches se están dando de baja en Barcelona, sin enviarlas a Mercedes, pero sí subrayan que esas unidades han sido facturadas a la compañía germana.

Y es que al parecer, en los últimos días se han visto varios camiones salir de la planta barcelonesa cargados de Clase X en dirección a diferentes desguaces. De esta manera, Nissan sería la que está gestionando las bajas, aunque por orden de la marca alemana. Mercedes tenía contrato con Nissan hasta 2026 para producir la Clase X en la factoría de Zona Franca, pero en diciembre de 2019 decidió cancelarlo con fecha de mayo de 2020.

Del total, unos 90 vehículos se habían montado con motores Renault y estaban a la espera de ser homologados con el nuevo protocolo de emisiones europeo. Las otras 35 unidades dadas de baja equipan motores V6 y estaban destinadas al mercado europeo para su venta antes del pasado mes de septiembre. Cumpliendo también con la normativa, fueron fabricadas antes del 31 de mayo.

Clase X

El cierre de la factoría de Zona Franca por el coronavirus y la posterior huelga por la sospecha de cierre, hizo que muchos pedidos llegasen fuera de plazo. Los modelos con motores diésel que sólo se comercializaban en nuestro continente, dejaron de tener interés para Daimler.

Al parecer, Mercedes notificó a finales de marzo a todos los concesionarios europeos que cancelaran los pedidos pendientes del Clase X, al desconocer cuándo retomaría la actividad Nissan Barcelona. A pesar de que la fecha de entrada en vigor de la normativa WLTP para este tipo de vehículos era el 1 de septiembre, Mercedes había decidido finalizar la producción tres meses antes porque les beneficiaba de cara a poder vender más unidades que cumplieran el anterior protocolo NEDC.

La decisión ha generado malestar entre los empleados de la planta que aún se preguntan si estos vehículos no se podrían haber donado a ONG o a centros de formación, con independencia de su propiedad.

 

Mercedes-Benz Clase X