A la venta desde 8.125 euros

Prueba del Peugeot Metropolis 400, ¿y si te cambias a un scooter?

Metropolis GT Dynamic JFM36031 2 HD V3 1 e1653570289158 1
Prueba del Peugeot Metropolis 400, ¿y si te cambias a un scooter?
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
No es habitual que probemos scooters, pero la Metropolis de Peugeot es un scooter… con importantes matices que tienen su parte interesante.

Lo hemos comprobado en diferentes ocasiones en nuestro famoso Reto Multimodal de Luike Motion: la moto es, de largo, el medio de transporte más ágil y veloz para cuando las condiciones del tráfico no son las óptimas, es decir, en el día a día.

Sin embargo, mucha gente es escéptica a dar el salto del coche a la moto, ya no solo por cuestiones de confort, sino sobre todo por seguridad. Y es que, resulta evidente que los peligros que conlleva manejar una moto son mucho mayores que los que te puedes encontrar a los mandos de un coche. Y, por supuesto, conducir un automóvil es mucho más fácil que llevar una moto.

Pero espera, ¿y si añadimos una tercera rueda? Es ahí donde juegan algunas marcas de scooters, como Peugeot con la Metropolis. Además, el hecho de que esté homologada como cuadriciclo ligero (ojo, no todos los scooters de tres ruedas lo están), te habilita a conducirla con el carnet B a pesar de sus 400 cc y 36 CV (recordemos que el permiso de coche te permite llevar motocicletas de hasta 125 cc y 15 CV), por lo que puedes salir a carretera con garantías.

Ahora bien, esos ‘privilegios’ se traducen en un precio elevado, pues el Peugeot Metropolis, y también otros modelos similares como el Piaggio MP3, cuestan entre un 20% y un 40% más que un scooter convencional de la misma cilindrada. Pero bueno, ¿cómo es conducir un artilugio de estos? ¿Qué aporta de bueno? ¿Y de malo?

Peugeot Metropolis GT

Así es la gama Peugeot Metropolis

Hay cuatro acabados, todos con el mismo motor: Active es el básico, que renuncia a la conectividad y sale por 8.125 euros. El Allure es el siguiente escalón (ya con conectividad; 8.920 euros), al cual siguen el GT de esta prueba (de estética deportiva; 9.325 euros) y el SW (el más confortable y con maletero adicional de 54 L; 9.720 euros).

Peugeot Metropolis 400: así va

Al principio parece que el Metropolis es demasiado voluminoso y pesado pero, con los kilómetros, es fácil ir haciéndose a sus peculiaridades. Sólo tienes que acelerar, frenar y mantener el equilibrio. No tiene marchas.

Pero no te confíes… Creer que por tener tres ruedas no puedes caerte, es un absoluto error. Por lógica es más difícil, pero podrías caerte si no mantienes el equilibrio a baja velocidad. Eso sí, cuenta con control de tracción y frenos ABS como equipamiento de serie.

Es confortable, puedes ‘tumbarlo’ con confianza en curva, los neumáticos Michelin agarran bien y la frenada es suficiente. Tan sólo en autopista, yendo rápido y si hay ráfagas de viento, podrías llegar a notar poco aplomo en las ruedas delanteras.

No es rápido, pero el motor responde muy bien desde el principio y gana velocidad con soltura. Eso sí, para tener 36 CV, sus prestaciones no son fulgurantes. Por su parte, el consumo real oscila entre 4,7 y 5,6 L/100 km, que no está mal.

Peugeot Metropolis: detalles muy curiosos

Peugeot Metropolis cuadro
Con navegación. Un equipamiento útil y muy interesante es la conectividad para smartphone, que funciona mediante una app y que permite replicar en la pantalla del scooter indicaciones reducidas de la navegación del teléfono. El cuadro también muestra el consumo medio y la autonomía restante, aunque según nuestras pruebas, este último dato no suele ser nada preciso.
Peugeot Metropolis guantera
Muchos huecos. Hay un par de prácticas guanteras en el escudo frontal, aunque no se cierran con llave.
Peugeot Metropolis frenada combinada
Elige cómo frenar. En el manillar, dispones de freno delantero a la derecha y trasero a la izquierda, como en cualquier scooter. Pero, adicionalmente, el pedal que hay en la plataforma de los pies sirve para que la frenada sea combinada.
Peugeot Metropolis bloqueo suspensión
¡Que no se te caiga! Aunque apoyado sobre su eje vertical no pesa tanto como sugieren sus 290 kg, al maniobrar es fácil que se te caiga si se te vence a un lado. Para evitarlo, hay una función electrónica que bloquea la suspensión delantera, dejando al Metropolis ‘de pie’.
Peugeot Metropolis hueco asiento
Un portátil y algo más. El hueco bajo el asiento está diseñado para que quepa un ordenador portátil.
Peugeot Metropolis hueco casco
Y detrás, el casco. Por la parte trasera se accede a un hueco más profundo en el que cabe un casco integral sin problema. La única pega es que la tapa de plástico resulta bastante incómoda de abrir.

Peugeot Metropolis: ficha técnica

  • Motor Gasolina, 1 cilindro, 399 cm3
  • Potencia 36,6 CV (26,2 kW) a 7.250 rpm
  • Par 38,1 Nm a 5.750 rpm
  • Tracción A la rueda trasera
  • Cambio Variador continuo
  • Vel. máxima 135 km/h
  • Acel. 0-100 km/h 10,0 segundos aprox.
  • Consumo medio 3,9 L/100 km
  • Emisiones CO2 85 g/km
  • Dimensiones (cm) 215x75x145
  • Peso 290 kg

Peugeot Metropolis: Veredicto de Autofácil

Si eres motero, no te va a gustar. Pero si no tienes experiencia en moto, el Metropolis te aportará un plus de seguridad interesante, pues su estabilidad es elevada y es fácil de llevar.