Ocurrió en Estados Unido

Un niño roba el coche a su padre para ir al McDonalds

nino conduciendo
Un niño roba el coche a su padre para ir al McDonalds
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
Un niño de 8 años en Estados Unidos fue detenido por la policía tras coger la furgoneta de su padre y conducir hasta un McDonald's para comprar una hamburguesa.


Los niños son impredecibles por naturaleza y sino que se lo pregunten a los padres del menor de 8 años de Ohio (Estados Unidos) que, sin pensárselo dos veces, decidió por su cuenta tomar prestada la furgoneta de su padre, ponerse al volante de la misma y conducir unos cuantos kilómetros, sin sufrir ningún percance, hasta llegar al McDonald’s más cercano para poder comprar una hamburguesa.

El niño en cuestión no conducía solo, ya que decidió llevar consigo, en su aventura al volante, a su hermana pequeña de tan solo cuatro años. La niña, para más detalle, iba sentada encima de una escopeta (propiedad del padre) en el asiento del copiloto. El precoz conductor recorrió casi dos kilómetros y medio, respetando todas las normas de tráfico, deteniéndose en los semáforos e incluso dejando pasar a los otros conductores antes de girar a la izquierda, antes de llegar a su destino final: el local de McDonald’s en el pueblo East Palestine de Ohio.

Cuando el niño detuvo su coche en la ventanilla del McAuto, los trabajadores de McDonalds creyeron que se trataba de una broma o una cámara oculta, pero la realidad era bien distinta. La policía, que había sido alertada por otros conductores tras cruzarse con el niño al volante, apareció en el lugar, asustando al chico hasta el punto de que se puso a llorar por creer que había cometido alguna infracción de tráfico.

Los abuelos de los niños fueron llamados para que acudieran a la comisaría y mientras tanto les dieron una hamburguesa con queso, nuggets de pollo y patatas fritas. Finalmente, los padres recogieron a los pequeños en la estación de policía y no se presentaron cargos contra ellos, indicó el periódico Weirton Daily Times.